El Consell de la Juventud confirma la suspensión del Raïm Festival

Alegan que no pueden cumplir con todos los trámites a pesar de contar con la financiación necesaria. Desde el Ayuntamiento aseguran que esta suspensión se debe a «una falta de organización por parte de los responsables».

El Consell de la Juventud anunciaba la pasada semana la suspensión del Raïm Festival, un evento de música alternativa de grupos locales que se celebra cada año en Novelda tras las fiestas patronales y de Moros y Cristianos. Los motivos que alegaron entonces fueron la falta de presupuesto, ya que les faltaban 1.000 euros para cumplir con el presupuesto que manejaban. Un dinero que el grupo municipal de Guanyar Novelda se ofreció a cubrir para que pudiera celebrarse.

Hoy mismo, el concejal de Juventud, Jordi Miralles, ha confirmado la suspensión del festival, que se debe «no a la falta de financiación, sino a una falta de organización por parte de los responsables del mismo». En este sentido, ha recordado que esta organización «corría a cargo del Consell de la Joventut, que lo sabía desde principios de año».

Sin embargo, desde Guanyar Novelda han emitido una nota de prensa en la que aseguran que se han reunido con los miembros del Consell, que les han explicado que, ante la falta de presupuesto, se dirigieron en primer lugar al concejal de Juventud, quien les dijo que no podía ayudarles porque la concejalía no tiene presupuesto. Fue entonces cuando decidieron hablar con la concejala de Fiestas, Hortensia Pérez, quien les dijo que el festival era un tema de Juventud. «Y así unos por otros, el Ayuntamiento de Novelda se lava las manos y por una cantidad de dinero irrisoria, si la comparamos con los 150.000 de prepuesto anual para fiestas, no tendremos Raïm Festival 2017», lamentan desde Guanyar Novelda.

Por eso se quejan que «mientras que en otras poblaciones se fomentan este tipo de eventos, como es el caso de nuestros vecinos de Aspe, en Novelda el Ayuntamiento parece que trabajara para acabar con el Raïm Festival». «Nos parece muy lamentable –continúan-, aunque no estamos sorprendidos. No es la primera vez que este equipo de gobierno demuestra su escaso interés por nuestra juventud».

Esta reunión, matizan desde Guanyar, «nos ha permitido conocer de primera mano las reivindicaciones y los obstáculos con los que se han encontrado y se encuentran estos jóvenes, y confirmar, como ya suponíamos, que en realidad el problema no son los mil euros. La realidad es que a este equipo de gobierno el Festival no le interesa lo más mínimo y por eso no han movido ni un dedo para que se pudiera celebrar».

6 COMENTARIOS

  1. Hay algo que no cuadra alguien miente para pasar el marrón al otro en anteriores ruedas de prensa afirmaron que la diputación donaba 1.200 euros y que faltaban 1000 para cubrir los gastos ahora el concejal Jordi Miralles dice lo contrario . Lo cierto es que sale a flote la poca conexión de este concejal con el Concell de la Juventud por que última instancia es Jordi Miralles el responsable del funcionamiento del conjunto de la organización juvenil luego el fracaso del evento el responsable político es Jordi Miralles

  2. Pero si prácticamente todos los actos son de los moros y Cristianos!! Tan caros son los tributos? Porque el resto o son asociaciones o no hay nada más

  3. Antes que si no había dinero y que Guanyar se lo daba para que se celebrase, ahora que no se hace por falta de organización a pesar de tener la pasta. Por favor, que alguien me aclare si el toro se llama organización o dinero y que me digan a quien ha pillao con el carrito del helao

  4. Sencillamente, ¡impresionante!. Lo habéis logrado, una vez más. ¡Bravo!.

    Y es que va el cántaro tanto, tan ilusoria y peligrosamente a la fuente de la castración que al final acaba hecho añicos.

    Primer round para borrar del panorama local este festival de música que andaba cerca de cumplir, si no se me reblandece el seso, unos veinte años. Requiescat in pace.

    Sí señores, parece ser que el festival de marras no es asunto de Juventud, pero tampoco lo es de Fiestas (pese a incluirse a bombo y platillo en el programa oficial), ni mucho menos de cultura (todos sabemos que la música pop, rock y derivados no alcanza el escalafón, es solo fruto de mentes lisérgicamente alteradas). Queda en el limbo, sencillamente, a modo de mosca cojonera que nadie desea lidiar.
    Propongo como solución la creación de una nueva concejalía, que deberíamos nombrar como de Pompas Fúnebres y Decesos Sociales, y que tendría a bien asumirlo con sumo gusto, como también servir de cajón desastre donde aparcar todos los eventos de carácter creativo que no luzcan demasiado, llamémoslos impopulares, susceptibles de alterar el encefalograma plano del poble. Además, se da la feliz y curiosa circunstancia de que el perfil fisionómico, anímico y emocional de la mayoría de los componentes de la actual corporación encajaría de perlas para ostentar el bastón de mando de dicha delegación tan alegre. ¡Que ni pintiparados!, sería la expresión «ad hoc».

    Pero, ¿dónde se ha ido Wally?, se preguntan los más ilusos. El truco es viejo pero resultón. Os lo cuento. Parto la tarta que recibo y debo gestionar (bajo los principios de la eficacia y la eficiencia, no lo olvidéis) en mil pedazos, que a su vez son subdivididos en otros tantos; éstos a su vez se derivan, delegan, acuerdan, contratan y subcontratan, hasta que la mancha de responsabilidad inicial quede adecuadamente disuelta y no deje rastro alguno. Trazabilidad cero. Fragmentemos el problema y éste se solucionará por sí mismo. Finalmente, a la hora de comerse el pastel, los invitados, con cierta regularidad, se llevan la grata sorpresa de que no hay tal que echarse a la boca. La culpa no es del cocinero al que todos hemos pagado, ¡no, hijo, no!, sino de las entidades etéreas que nadie conoce y que se dieron el atracón antes que nosotros.

    Cuidado, que la gente no es tan tonta como parece (aunque sí que da el pego, coño) ni tan servil como creéis (y os demuestran); algún día os quitaremos el pastel.

    Advertencia. Estos últimos años he podido observar a la Nada acechando la periferia de Novelda, comiéndose sin piedad los límites de Fantasía. Sólo luces artificiales y cristales rotos ocupan ciertos recintos. El gigante comepiedras, subido en su bici-apisonadora, y el genio nocturno, montado en su murciélago idiota, hace tiempo que abandonaron el pueblo, aunque tampoco saben muy bien adónde ir.

    Lamentablemente ésta sí que sigue siendo una historia interminable.

  5. Como siempre, la música y en general, la cultura, paga los platos rotos por la mala gestión de unos cuantos. Villena con su Leyendas del Rock, Villarrobledo con su Viña y Novelda, más sola que la una pese a la cantidad de coletazos que me consta, ha dado el Consell. Menos mal que las fiestas de Moros y Cristianos gracias al esfuerzo de muchos siguen apostando por la música en directo. Así está el sistema: La mayor parte de gente íntegra e inteligente no dedica su vida a la política.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí