Espido Freire se lleva el Premio Azorín de Novela 2017

La escritora bilbaína recibió ayer en el ADDA el premio de novela en una gala que celebraba los 50 años de la muerte del escritor alicantino.

Un relato escrito en primera persona desde la voz y los ojos de la última zarina, Alejandra Fiódorovna Románova, se ha alzado con el Premio Azorín de Novela 2017, que se entregó anoche en una gala celebrada en el Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA). Su autora, la escritora bilbaína Espido Freire, ha relatado la obsesión que, durante 15 años, le ha llevado a seguir ahondando en la historia de esta mujer que lo tuvo todo para ser feliz y que sin embargo siempre se sintió una intrusa en Rusia, atormentada por la melancolía y por la enfermedad de su hijo varón.

Esta es solo una pequeña pincelada de lo que esconde la obra «Llamadme Alejandra», un trabajo en el que se muestra la trayectoria de una mujer que se casó completamente enamorada de su marido, el Zar Nicolás II, y que por él abandonó su tierra natal y su religión para vivir en Rusia.

El trabajo que ha resultado ganador en esta edición, la más especial del Premio Azorín porque se conmemora el 50 aniversario de la muerte del escritor de Monóvar, descubre los desvelos de Alejandra, de su oscuro mundo interior y de una personalidad que, a ojos del país que la acogió, resultaba antipática, fría, distante y con un gesto de tristeza permanente. En realidad, y siempre según la autora, tenía un exceso de timidez que la llevó a encerrarse en sí misma y a no estar a la altura del papel que la sociedad rusa esperaba de ella, el de una zarina entregada a la causa.

La obra ganadora se dio a conocer ayer en el transcurso de una gala de excepción que congregó en el ADDA a más de un millar de personas y que destacó por la combinación de elementos teatrales, musicales y escénicos.

El acto estuvo presidido por el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, que apuntaba que «ha sido una noche grandiosa, expresiva, escénica, una gala de homenaje a la cultura, de aprecio a la literatura y de exaltación a la figura de Azorín». Además, destacaba que «se trata de una cita imprescindible de las letras españolas y el evento cultural más importante del año para la provincia». Respecto a la autora ganadora, Sánchez ha destacado que Espido Freire fue en 1999 la escritora más joven en ganar el Premio Planeta, con tan solo 25 años.

El responsable de la institución provincial ha agradecido a Editorial Planeta la colaboración para seguir impulsando este galardón que, tras 24 años de la mano, ha alcanzado un nivel de calidad máximo en el panorama literario nacional e internacional.

El jurado, por su parte, ha sido unánime al calificar este trabajo como «genial, brillante y una gran novela desde todos los puntos de vista. Una historia que resulta atractiva para el lector y que consigue mantener el punto narrativo página tras página».

Este año han concurrido al certamen 117 novelas de las que 19 tenían sello alicantino. En la gala, la interpretación de varios fragmentos de Hamlet por parte del actor Juan Echanove o la aparición en escena de La Fura dels Baus como colofón al evento han sido los puntos escénicos y musicales fuertes de la noche.

Espido Freire ha querido resaltar la importancia que para ella tiene el haber ganado este premio «porque está vinculado a un escritor que yo admiro y a una tierra a la que no me atan lazos de sangre pero sí muchos vínculos emocionales, es una tierra que conozco bien».

Representación noveldense en el acto

Una noche tan importante para la cultura de la provincia no pudo quedarse sin la presencia de Novelda. En la gala nos encontramos con el alcalde, Armando Esteve, así como el exconcejal Valentín Martínez. También estaba el periodista noveldense Juanjo Payá y su padre Pepe Payá, director de la Casa Azorín de Monóvar. También estuvo el noveldense Augusto Beltrá, así como Luis Boyer, presidente de la Fundación CAM.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí