Sueños de cine reales y solidarios

Una película de bajo presupuesto sobre el espíritu de superación de cuatro personas, cuya recaudación destina a obras sociales, compite por el mejor documental en los Premios Goya. (Artículo de Miquel Alberola publicado el 29 de diciembre en EL PAÍS).

Todo parece imposible hasta que se hace. La frase de Nelson Mandela introduce una epopeya protagonizada por gente corriente. Y como todas las audacias de la gente corriente, tiene más intensidad que apariencia. Alejandro es un niño ciego de 13 años que ve a través de los ojos de su hermana. Irene es una joven de 22 años con espina bífida. Simón es un deportista de 34 años que practica el boxeo tailandés denominado muay thai. Y Mariano es un conductor de camión de 63 años que ha superado la adicción a las drogas.

No son personajes de ficción y todos tienen en común la persecución de un sueño rodeado por una alambrada de dificultades. No persiguen utopías. Sus ambiciones son factibles, aunque están lejos de su alcance: jugar al fútbol, tener casa propia y ser independiente, viajar a Tailandia para perfeccionar un arte marcial o aprender a tocar la guitarra eléctrica.

Los cuatro corren por una pista con muchos obstáculos que pone a prueba su espíritu de superación y su resistencia individual en un entorno vapuleado por la crisis económica y con un horizonte abrupto. Sin ninguna salida de emergencia que no pase por uno mismo. Es el argumento de Sueños de sal, documental que con estos cuatro ejemplos personifica la historia de Novelda (Alicante), “un pueblo que a pesar de tener un río salado [el Vinalopó], que quema todo lo que toca, ha sabido reinventarse en cada crisis y levantarse a cada tropiezo”, explica el productor ejecutivo de la cinta, el empresario Jesús Navarro Alberola, responsable de la conocida firma Especias Carmencita.

El origen de Sueños de sal fue la crisis. Novelda, un pueblo de poco más de 26.000 habitantes (célebre por las especias que no produce, su mármol sin canteras y su uva casi imposible),ha alcanzado una tasa de paro del 35%. En ese ambiente asfixiante, el empresario quería “hacer algo” que reflejara que todavía estaba allí ese espíritu de superación que hace 120 años movió a su abuelo a ir a Albacete a comprar azafrán, y a otros a traer mármol o a plantar vid en un suelo áspero.

Con su empeño involucró a mucha gente en el proyecto y salió a adelante. El largometraje es un resultado colectivo. “La película es de todos”, según el productor. En ella han participado de forma desinteresada muchos vecinos. La cinta ha sido rodada con un equipo básico durante dos años (a menudo estabilizando el vehículo de rodaje con sacos de pimienta) y financiada con recursos limitados a través de la productora Condimenta Films, creada por el empresario para este fin, que destinará la recaudación a Cáritas y Cruz Roja.

Tanto la dirección como la banda sonora han corrido a cargo noveldenses. Ambos responsables comparten el apellido con el productor, pero sin ningún vínculo familiar entre ellos. El joven realizador Alfredo Navarro, con amplia experiencia televisiva y publicitaria, se decantó por la fórmula del docudrama, “un híbrido entre ficción y documental”, como define, para contar esta historia con recursos propios de la ficción pero sin alejarse del propósito del documental. La rodó sin guion previo y se fue estructurando a medida que avanzaba hasta componer un relato, alejado de los documentales al uso con entrevistas. “Es la primera vez en un documental que los protagonistas no miran a la cámara”, resalta el productor. Su resultado final ha despertado el interés de los miembros de la Academia de Cine Español y competirá el próximo 6 de febrero por la estatuilla al mejor documental en los Premios Goya.

La música que envuelve estas historias de retos y complicaciones ha sido asimismo nominada a los premios Hollywood Musica In Media Awards 2015. Su compositor, Óscar Navarro, que ya fue distinguido en 2012 en estos galardones por su obra ‘Creation’, ha contado con la Orquesta de Córdoba y el coro de voces blancas del Misteri d’Elx para una composición que ha basado en las experiencias de los cuatro soñadores protagonistas y cuyo hilo conductor ha sido “la emoción”.

Sueños de sal se enfrenta a otras tres cintas nominadas. Chica nuevas 24 horas, producida por Mafalda Entertainment, SL, un proyecto de la actriz Mabel Lozano; I’m your father, dirigida por Marcos Cabotá y Toni Bestard, con una historia sobre David Prowse, el actor que interpretó a Darth Vader en la primera parte de La guerra de las galaxias sin mostrar su rostro, y The propaganda game, dirigida y producida por Álvaro Longoria, quien ya fue distinguido por los Goya en 2012.

Proyecciones en pueblos sin sala

Sueños de sal se ha proyectado hace unos días en El Pinós, un pueblo en el límite de la provincia de Alicante con la de Murcia en el que hace 10 años que cerró el último cine. Esta experiencia se está repitiendo en otros municipios en las mismas circunstancias. Un acuerdo entre la productora Condimenta Films y Cruz Roja va a permitir resucitar la magia del cine en aquellas poblaciones de España en las que Cruz Roja cuenta con una sede con un proyector y una pantalla de tres por cuatro metros. La recaudación de las entradas se destina de forma íntegra a proyectos sociales. “A la gente más necesitada, que por desgracia hay mucha en España”, señala Navarro Alberola.

“Me da una gran satisfacción llevar la proyección a donde hace años que desapareció la posibilidad de ver cine”, explica el productor, un empresario que da trabajo a 300 personas convencido de que debe invertir en cultura para devolver a la sociedad parte de lo que obtiene en su actividad profesional gracias a la sociedad. Él ha involucrado a varios de sus proveedores en el proyecto de Sueños de sal, y sobre todo, al fabricante sales tartáricas naturales Gonzalo Castelló, que ha aportado la mitad de los 170.000 euros que ha costado el largometraje.

El preestreno de la película, que llegó a las salas el pasado 8 de octubre, se realizó en el castillo de Novelda (Alicante) con 6.000 espectadores y cuatro pantallas. De momento, el documental ya se ha llevado tres importantes premios en el Accolade Global Film Competition: Premio de Mérito al Mejor Documental, a la Banda Sonora y una mención especial para la canción de la película.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí