Novelderos por el mundo: Balcombe, (Inglaterra)

Paula Boyer Navarro: “Vivir en Balcombe me aporta paz y tranquilidad“

Paula es hija de Chimo Boyer y Mari Carmen Navarro y nieta de dos conocidísimos abuelos, por parte paterna, Luís Boyer, que fue gerente de la extinta Inprover, donde trabajó media Novelda y por parte de madre, Manuel Navarro Brufal, muy conocido por sus conocimientos y dedicación de la cetrería, cuyo nombre lleva el parque junto a correos y que en algún momento colaboró con Félix Rodríguez de la Fuente. Paula cursó parte de sus estudios en el Gómez Navarro, y en la actualidad, a sus 23 años es Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Valencia.

¿Por qué decides irte a Inglaterra?
La verdad es que fue todo un poco improvisado, estaba acabando la carrera y no veía un futuro muy claro, ya que ni había perspectivas de encontrar trabajo y tampoco sabía si seguir estudiando o el qué. Así que tanteando el terreno para ver cómo me podía ir a un país extranjero sin que supusiese ningún gasto por parte de mi familia, encontré el trabajo de “au pair” y me di cuenta que podría ser una oportunidad y acabé viniendo a Inglaterra.

¿Dónde vives?, descríbenos un poco el entorno de tu ciudad.
Vivo en un pueblecito llamado Balcombe situado entre Londres (a una hora en tren) y Brighton (20 minutos en tren). Balcombe podría describirse como un “pueblo-dormitorio”, ya que solo hay 4 comercios y 2 pubs (imprescindibles); todo lo demás son viviendas, típicas inglesas, y el colegio y guardería para los más pequeños, y por supuesto, la iglesia. El pueblo es muy visitado los fines de semana ya que se pueden hacer muchas rutas de senderismo alrededor por la gran cantidad de public footpaths que tiene.

¿En qué consiste tu trabajo?
Pues el trabajo de au pair se basa en cuidar de los niños mientras los padres están fuera de casa y hacer alguna tarea doméstica a cambio de alojamiento, comida y dinero para pasar la semana. Mis ¨niños¨, chico y chica, tienen 8 y 5 años respectivamente.

¿Es difícil vivir ahí? Descríbenos un poco cómo es tú día a día allí .
No, para nada. Es una vida muy rutinaria y al estar a cargo de niños está muy ceñida a los horarios. Por las mañanas me levanto antes que ellos para preparar el desayuno y la comida que se llevarán al colegio, luego vienen todos los preparativos para (intentar) llegar a tiempo a clase: vestirse, desayuno, aseo, etc. Al dejarlos en clase a las 8.55 tengo hasta las 3.15 que salen para hacer alguna tarea doméstica como planchar la ropa y hacer alguna comida más elaborada para el día siguiente. Y después depende del día, hay dos días fijos a la semana que entre las 12 y la 1 tengo que ir al colegio del pueblo a vigilar a los niños durante la comida y el rato de recreo que tienen luego. Algunos días también a ayudar a la guardería local media mañana en caso de alguna baja inesperada de las profesoras. Al recogerlos del colegio, si no tienen alguna actividad, vamos a casa a merendar. Luego la tarde se nos pasa haciendo los deberes, la ducha diaria y la cena. Cuando los niños acaban la cena, sobre las 7-7.30, suelen llegar los padres del trabajo y ya puedo irme a descansar o intentar estudiar algo de inglés. Los fines de semana los tengo más o menos libres, aunque algunos sábados noche me toca babysit si los padres tienen planes. Suelo ir a Brighton donde viven unas amigas italianas que hice aquí o, si el tiempo lo permite, hacer alguna excursión de un día para ir a algún sitio cercano e interesante.

¿Qué costumbres, a diferencia de las españolas, tienen?
La hora del lunch, donde ves a los niños locales comiendo un sándwich y todo tipo de snacks. Los horarios son bastante diferente al español, ya que ellos aprovechan el día sin hacer mucha pausa para luego poder pasar tiempo en casa por la tarde-noche. Su cortesía, aunque muchas veces notas que son corteses porque les han enseñado a serlo, pero no porque realmente quieran serlo. Pero también hay que destacar que se fían mucho de la gente y se la valora por su actitud, no por su currículum. De ahí que esté “trabajando” en el colegio y en la guardería sin prácticamente conocerme y no haber estudiado nada relacionado con ello.

¿Qué sueles cocinar allí?
Muy limitada a los ingredientes básicos que hay por casa y que también dependen mucho de los niños. Ellos llevan una ¨dieta¨ que se repite cada semana y basada sobre todo en comidas españolas. Para mí suelo cocinar de forma más aleatoria, haciendo recetas tanto españolas como otras que he aprendido a hacer, no inglesas, pero sí internacionales como Pollo al curry. Así para destacar platos españoles, la paella de marisco la tengo bastante bien aprendida, usando las especias de Novelda, claro está.

¿Qué hobbies tienes?
Van variando un poco durante mi vida, leer y escuchar música (si puede ser en directo, mejor), las manualidades y hacer un regalo siempre es una excusa perfecta para ponerme a pensar en qué hacer. Desde hace un año me ha dado por hacer ganchillo, aunque me gusta más la palabra inglesa crochet ya que ¡parece que estés haciendo otra cosa! Estas navidades les regalé a mi abuela y a mis tías un belén hecho con esta técnica. Salir con la bici, cuando el día lo permite. Y también la fotografía, afición heredada de mi padre.

¿Qué es lo que más y menos le gusta del lugar?
Lo mejor de Balcombe es la paz y tranquilidad que aporta, algo imposible en una gran ciudad, y la amabilidad de la gente ya que saben que eres nueva y extranjera y se desviven por hacerte todo más fácil y ayudarte en todo lo posible. Lo que menos me gusta es que sea un pueblo tan pequeño, que me limita mucho a la hora de poder buscar o querer hacer algo extra, ya que para ello me tendría que ir a la ciudad más cercana.

¿Has estado en algún otro país?
He estado en Alemania, Francia, Marruecos, Suecia e Italia; además estuve 5 meses viviendo en Oslo (Noruega) gracias a la beca Erasmus.

¿Hay algo que no te hemos preguntado y quieres decir?
Sí, saludar a todos aquellos que desde que me fui a Noruega en el Erasmus me estaban preguntando que por qué no hacía este reportaje e incluso me “amenazaron” con enviar la solicitud ellos mismos para que me entrevistaseis, tanto familiares como amigos, y que algunas de ellas se ha quedado sin sorpresa.

4 COMENTARIOS

  1. Hola Yo Mismo. Yo si la conozco y puestos a juzgar, yo si puedo hacerlo, cosa que tú has hecho alegremente sin conocer sus circunstancias personales. En otro país, aparte de hacer trabajo que aquí no se harían (que por cierto aquí no ha encontrado) se aprende una cultura, se abre la mente y sobre todo se aprende un idioma. No creo que tenga nada de negativo buscarse la vida, creo que enriquece a la persona pasar un tiempo fuera de casa y sobrevivir como se pueda a las circunstancias. El motivo de usar esas palabras (crochet,etc) es riqueza cultural y está transmitiendo como se denomina allí la labor que está desempeñando, no creo que nos hiciera mucha gracia a los españoles que a nuestra paella se la llamara «arroz amarillo». Así que vamos a respetar un poquito la situación de cada cual. Viendo opiniones como la suya, yo también saldría pitando de este país, pero yo no puedo. A parte de que usted está insultando y juzgando gravemente a esta joven, (y cito literalmente » Porque yo no tengo paciencia y lo quiero todo ¡ya! Aquí, claro está. Y para eso, entre otras cosas, nos hemos gastado lo que no teníamos, para darles una cultura, de la que se van a aprovechar en otros países más desarrollados» .
    Olé mi chica y el par que ha tenido de irse tan lejos. Te echamos de menos.

  2. Las experiencias y recuerdos que quedan dentro de uno suelen ser los mejores consejos que te puedes autodarte. Yo trabajé en el extranjero y también guardo datos que creo son positivos, como sin duda, traerá esta chica cuando vuelva a encontrarse con sus familiares y amigos.
    Lo que se aprende fuera nos sirve, al menos, para que se nos quite ese complejo de inferioridad que arrastramos. Vemos que por ahí también tienen problemas y observamos nuevas maneras de solucionar esos problemas, lo cual siempre es muy positivo.
    Por tanto, animo a esta muchacha. Al menos, practicará the English language.

  3. Sin ánimo de criticar a esta persona, a la que no conozco, me gustaría tomar su caso como ejemplo de una situación que se está repitiendo mucho, y reflexionar sobre lo que está sucediendo. La lectura de esta entrevista, así como de otras muchas que aparecen en los diferentes diarios, me hace pensar que los españoles estamos acomplejados. Todo lo extranjero es mejor que lo que tenemos aquí. Fuera de España estamos dispuestos a hacer lo que no haríamos aquí. Cambiamos ganchillo por crochet, niñera por au pair, saldos o gangas por outlet, etc. y ya nos creemos que vivimos en otro mundo mas güai. Allí, mal pagados, realizamos trabajos (que no tienen nada que ver con la formación adquirida) que aquí no estamos dispuestos a realizar, igual de mal pagados al cambio. Todo con la excusa de aprender un idioma. No todos los “cerebros” que se están yendo de España lo hacen para ejercer la profesión para la que se han preparado. Lamentablemente se están yendo a malvivir de la misma manera que, creo yo, lo podrían hacer aquí. Pero claro, yo aquí, a mis veinticinco años, no me voy de la casa de mis padres si no es a una mejor que la que tienen ellos a los cincuenta o sesenta. Porque yo no tengo paciencia y lo quiero todo ¡ya! Aquí, claro está. Y para eso, entre otras cosas, nos hemos gastado lo que no teníamos, para darles una cultura, de la que se van a aprovechar en otros países más desarrollados. Por eso son más desarrollados. Porque los trabajos que allí hace gente cualificada, aquí los hace gente sin cualificación. Y eso, a la larga, se nota. En fin, es lo que nos hemos comprado. Spain is different. Y no cambia por años que pasen.

  4. Felicidades a esta chica y a todas las chicas y chicos que tienen el valor y coraje de dejarse la familia y amigos y marcharse a un país extranjero para formarse y ganarse la vida. Vergüenza les tenía que dar a los políticos de que se vayan todos nuestros jóvenes al extranjero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí