El historiador noveldense Mario Amorós publica el libro ¡No pasarán! Biografía de Dolores Ibárruri, Pasionaria (Editorial Akal)

La presentación del libro en Novelda tendrá lugar hoy miércoles 10 de noviembre a las 19.30 horas en el salón de actos de la Casa de la Cultura, con la participación de la concejala María Dolores Abad, de Jordi Segura, militante de las Juventudes Comunistas, y del propio autor.

Mario Amorós, historiador y periodista nacido en Novelda en 1973, es hijo de Francisco Amorós Ribelles, portavoz del grupo municipal comunista en la primera corporación democrática tras la dictadura.

El noveldense en su nuevo libro sobre la figura y vida de una Dolores Ibáurri comprometida con las ideas republicanas y el Partido Comunista de España.

PREGUNTA.- ¿Cómo ha sido trabajar a fondo y documentarse con el archivo personal de Dolores Ibárruri?
RESPUESTA.- Esta biografía es un proyecto en el que empecé a pensar hace casi seis años. Para mí lo decisivo fue la posibilidad de consultar el archivo personal de Dolores Ibárruri. En 2016, contacté por primera vez con su nieta, Lola, que lo conserva en su casa de Madrid, y en 2019, después de concluir mi biografía de Pinochet, me centré en la revisión de sus más de 150 cajas y decenas de miles de páginas (discursos, artículos, correspondencia, folletos, documentación personal…).

Soy el primer historiador que ha podido examinar en profundidad este acervo documental y citarlo de manera profusa. Junto con la consulta de los fondos del Archivo Histórico del PCE y de otros archivos (entre ellos los vinculados al Partido Socialista), una amplísima bibliografía y la revisión de las colecciones del periódico Mundo Obrero y de la revista Nuestra Bandera hasta 1978, entre otras fuentes, he logrado concluir la que espero que sea considerada como la biografía de referencia de una de las personalidades políticas más importantes de la España del siglo XX. Ha sido un trabajo muy duro, en plena pandemia, pero apasionante.

P.- ¿Cuál fue su papel en el Partido Comunista de España?
R.-
Dolores Ibárruri intervino por primera vez en los mítines del PCE en Vizcaya en la campaña de las decisivas elecciones municipales de abril de 1931, que alumbraron la II República.

Fue candidata a las Cortes Constituyentes en junio y se trasladó a Madrid, para trabajar en la redacción de Mundo Obrero, el 30 de septiembre de aquel año. En 1932 era la encargada de la Secretaría Femenina del partido y miembro de su Buró Político. Su nombre ya aparecía con frecuencia en la prensa comunista y firmaba artículos con cierta regularidad.

A principios de 1936, tras el triunfo del Frente Popular en las elecciones del 16 de febrero, en las que fue elegida diputada por Asturias, era una figura política de talla nacional. Como el resto de partidos y centrales sindicales, la dirección del PCE estaba formada por hombres de manera casi exclusiva, pero desde luego supieron aprovechar las cualidades de Pasionaria.

P.- ¿Y en la Guerra Civil?
R.-
Esencialmente, destacó como la gran difusora ante el pueblo republicano de las posiciones políticas adoptadas por el PCE en cada momento. A través de sus recurrentes visitas a los frentes, de sus intervenciones en actos públicos, sus discursos por radio, sus innumerables artículos en diarios como Mundo Obrero o Frente Rojo, llamó a la unidad antifascista para la defensa de la República democrática, a la formación del Ejército Popular, a la defensa de Madrid en aquel otoño dramático de 1936, también al combate contra el “trotskismo” (en términos realmente durísimos), a la lucha contra el derrotismo cuando la República empezó a perder territorio de manera muy significativa y a cerrar filas en torno al Gobierno presidido por Juan Negrín y su política de resistencia.


El 5 de marzo de 1939, el golpe de Estado encabezado por el coronel Casado, Julián Besteiro y Cipriano Mera sorprendió a la dirección del Partido Comunista y junto con la partida de la flota republicana desde Cartagena abortó los planes de evacuación previstos por Negrín. Al día siguiente, desde el aeródromo de Monóvar, Pasionaria partió en avioneta hacia Orán. Así empezó un exilio que se prolongó durante más de 38 años.
Fue un exilio marcado inicialmente por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, que le sorprendió en Moscú, adonde había llegado en abril de 1939.


A través de las emisoras de radio soviéticas, de la Internacional Comunista y de La Pirenaica, desde julio de 1941 difundió prácticamente a diario comentarios que llamaban a la defensa de la Unión Soviética de la agresión hitleriana y a la unidad de los pueblos en la lucha contra el nazi-fascismo.


En el plano personal, la muerte de su hijo, Rubén, con apenas 21 años, el 3 de septiembre de 1942, en los primeros días de la batalla de Stalingrado, fue devastadora. Desde 1953, con el nacimiento de su primer nieto, Fiódor, y posteriormente de Rubén y Dolores, pudo disfrutar de la vida familiar. En su casa de Moscú reinaba permanentemente un deseo muy profundo, el anhelo de volver a una España democrática, que convivía con el temor latente a morir en el destierro, como le sucedió a tantos españoles de su generación.

P.- Tras una vida de guerras y revoluciones ¿qué significó para Dolores la Transición?
R.-
Dolores Ibárruri era la secretaria general del PCE cuando, en junio de 1956, este partido lanzó su Política de Reconciliación Nacional. En diciembre de 1959, cedió a Santiago Carrillo la dirección del PCE y ella se convirtió, con un papel cada vez más simbólico, en la presidenta del partido, hasta su fallecimiento el 12 de noviembre de 1989.


Regresar a una España democrática fue el anhelo más íntimo de su última etapa en el exilio, que se convirtió en un sentimiento de angustia cuando, tras la muerte del dictador, dicho retorno no se concretaba. A esa extrema derecha que intenta apropiarse de palabras como “España” o “patria” les recomiendo que lean algunos de los discursos en el destierro de Dolores Ibárruri, quien sentía profundamente sus raíces vascas y españolas, con “el recuerdo de España grabado en el alma”, como dijo en Montreuil en junio de 1971.

Por fin, pudo volver aquel 13 de mayo de 1977, a tiempo para participar en la campaña electoral y ser elegida de nuevo por Asturias. De los 473 diputados de las Cortes de la II República fue la única de todos ellos que volvió a sentarse en el hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo. Ella valoró esencialmente la recuperación de la democracia y de las libertades.


Para varias generaciones, Dolores Ibárruri representó la historia del comunismo español. Fue también, seguramente, la mujer que simbolizó a escala universal la causa comunista en el siglo XX. Su figura sobrevivió a la durísima crisis del PCE en los años 80, aunque creo que entre las generaciones más jóvenes es bastante desconocida.

Es cierto que le correspondió vivir en una época muy difícil, pero creo que prevalece (y lo extiendo al conjunto del Partido Comunista) su aportación al Frente Popular y la defensa de la República en la guerra, la contribución a la derrota del nazi-fascismo en la Segunda Guerra Mundial y el largo combate contra la dictadura franquista y por la reconquista de la libertad. La historia de España en el último siglo no puede explicarse sin hacer referencia al PCE y a Dolores Ibárruri.

P.- Después de conocer profundamente la vida de Pasionaria ¿qué imaginas que opinaría sobre la situación política actual?
R.-
Hoy en España, cuando ha rebrotado la amenaza de la extrema derecha, la figura de Pasionaria nos recuerda que las causas que ella abrazó a lo largo de su vida están plenamente vigentes.

Está vigente la lucha por la defensa de los derechos de los trabajadores y la lucha por la igualdad social y de género y está vigente, y es cada vez más urgente, la necesidad de una amplia unidad democrática para conjurar el peligro creciente de una grave involución autoritaria por parte de que aquellos que a diario bombardean su odio de clase, su machismo, su xenofobia, su homofobia… Este es, en cierta forma y en otras circunstancias, el “No pasarán” de hoy.

Otras noticias de interés

2 COMENTARIOS

  1. pero se comenta que amenazó de muerte a calvo sotelo dos dias antes de que lo secuestraran y mataran a sangre fria?

  2. Con su currículum y trayectoria política y conociendo las bases documentales de donde ha extraído los datos para confeccionar el libro, no me cabe ninguna duda que la obra debe ser aséptica, imparcial, objetiva e históricamente rigurosa con los acontecimientos. Así puede voy a salir a comprar inmediatamente ese libro, pero hoy no….. !MAÑANA!

Los comentarios están cerrados.

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,764SeguidoresSeguir
4,540SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES