Entrevista a Juan Mira, embajador Moro

Toda una vida dedicada a las fiestas de Moros y Cristianos de Novelda. Juan Mira Alcaraz, «Juanito» como le conocen muchos, se retira tras 35 años como embajador Moro. Muchas vivencias que le han convertido en uno de los grandes protagonistas de las fiestas de Novelda. El próximo 19 de julio no será él quien llegue al castillo de la Plaza Vieja para intentar conquistarlo, por lo que el trabajo ahora está en encontrar un sustituto que «será tan bueno o mejor que yo», aseguraba.

Pregunta.- ¿Cómo surge la posibilidad de ser embajador Moro? Respuesta.- Hace más de 35 años, cuando en aquel momento se quedó la Junta Central sin embajadores, yo formaba parte de la junta directiva. Era ya un amante de las embajadas y me eché hacia delante.

P.- ¿Cómo vivió esos primeros momentos? R.- Con mucha ilusión, pero a la vez con muchos nervios. Mi participación hasta entonces en la fiesta era más discreta, disfrutando de los actos con mi comparsa. Dar el paso adelante me costó, pero me gustó mucho.

P.- ¿Le costó aprenderse el texto de las embajadas? R.- Creo que no mucho. Recuerdo que fue a base de ir memorizando poco a poco. Incluso llevaba siempre mis apuntes y en todos los momentos libres iba avanzando.

P.- ¿Recuerda alguna embajada en especial? R.- Cada embajada es diferente. A veces consideras que has gritado mucho o que podrías haberlo dicho de otra forma, pero nunca te quedas al 100% satisfecho. En 35 años he tenido momentos de todo. Pero, gracias a mi familia, que ha estado siempre conmigo, ha sido más fácil. Hace 7 años faltó mi mujer Paquita, pero ni ella ni mis hijos permitieron que dejara de ser embajador. Fueron años difíciles, pero saqué toda mi fuerza.

P.- ¿Qué se necesita para ser un buen embajador? R.- Hay que sentir la embajada, eso lo primero. Pero también es muy importante coger el diccionario y entender todo lo que estás diciendo.

P.- ¿Tienen las embajadas el sitio que se merecen dentro de la fiesta? R.- Aunque siempre se hace en el centro del pueblo, yo creo que la Torre Triangular del castillo sería el sitio ideal. De hecho, nunca olvidaré mis primeras embajadas, que fueron allí.

P.- Más que el sitio físico, ¿tienen la importancia y el lugar que se merecen en la fiesta? R.- Lamentablemente, no. Vamos enanzando, pero muy lentamente. Después de 50 años, seguimos con las dos embajadas en el mismo día. Un día, además, que está cargado de actos. Las embajadas deben de tener su tiempo y su espacio. Solo hay que ver que no tienen ni horario, se hacen después de la entrada de capitanías. Creo que le falta su sitio. Los festeros tienen que tener su hora para hacer las dos embajadas. Además, si es posible, por separado.

Siempre tenemos como referencia la embajada mora, pero la cristiana es tan bonita como la mora, pero al no estar completa, siempre se queda muy recortada y con muy poco público, porque hay actos a continuación. La Federación de Comparsas debería ir buscándole un sitio y una hora para ellas.

P.- La escuela de embajadores infantiles surgió a iniciativa suya. ¿Cómo surge? ¿Cómo se trabaja con los niños? R.- Nace en 2010, porque me di cuenta de que había que ir buscando nuevos embajadores, y propuse hacer estos talleres. Pero no llegaron a buen puerto, al menos en Novelda, porque fuera de aquí estaban muy valorados, como en Sax, donde les dieron una importancia que en su día Novelda no les dio. Todo aquello me ilusionó, pero al volver a Novelda me encontré con poca fuerza para seguir. Posteriormente hubo otro intento, pero tampoco cuajó. A la tercera vez, creo que lo hemos conseguido. Estoy muy orgulloso de todos ellos.

P.- ¿Qué le lleva a tomar la decisión de dejar el cargo? R.- Como es lógico, todo tiene un principio y un final. No hay nadie imprescindible. Estoy seguro de que saldrá un nuevo embajador que será tan bueno o mejor que yo.

P.- ¿Hay sustituto? R.- Hay una persona interesada. Ahora falta que llegue a buen puerto y la Federación de Comparsas lo apoye y anuncie cuanto antes.

P.- ¿Qué ha sido lo mejor de estos 35 años? R.- Tener la satisfacción de hacer las embajadas y, sobre todo, de haber conseguido amistades en muchos pueblos festeros.

P.- ¿Qué necesitan las fiestas de Novelda? R.- Yo creo que son muy completas, pero habría que descongestionar algunas cosas para dar más realce a cada acto.

P.- ¿De qué forma va a participar ahora en las fiestas? R.- Mientras pueda, voy a participar como un festero más.

P.- ¿Mejor juntas con las patronales o separadas? R.- Ese debate se cerró con el referéndum que hizo la Junta Central. Pero creo que faltó más información durante esos días y no se dio a conocer todos los detalles para una posible separación. Ha habido otros intentos, por lo que creo que el pueblo no está preparado para esto.

P.- ¿Qué le pediría a los festeros del futuro? R.- Que disfruten la fiesta y que amen un poco más a las embajadas.

1 COMENTARIO

  1. He nacido en Novelda y vivo en Francia 60 años Juanito yo y mi hermano nos hemos criado juntos vivíamos en el carre lafont me gustaría que me de noticias suyas muchas gracias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí