De UGT al CTA (entrevista en edición impresa)

Las desavenencias de un grupo de trabajadores con las políticas de UGT han desembocado en el nacimiento del Colectivo de Trabajadores Asociados, una asociación que tiene como objetivo participar en los procesos de negociación colectiva y comités de empresa de forma independiente a los sindicatos actuales.

Hace unas semanas tuvo lugar en Novelda la primera asamblea de este CTA que preside el noveldense Joaquín Mira Pascual. Según parece, el 99% de los afiliados a UGT-MCA han causado baja y han pasado a formar parte del CTA, dejando sin representación al sindicato y consiguiendo una plaza para la toma de decisiones que afecten a los trabajadores de ahora en adelante. En el CTA cuentan con un gabinete jurídico integrado por dos abogadas y un gabinete técnico, lo que “nos da respuesta a cualquier problema de la vida cotidiana de cualquier afiliado”, asegura Mira.

Pregunta.- ¿Qué es el Colectivo de Trabajadores Asociados? R.- Somos un grupo de trabajadores, entre el 70-80% del sector del mármol, junto con otros sectores como la construcción, la madera y el metal, que nos hemos constituido como una asociación sin ánimo de lucro, porque nuestra intención es hacer una labor diferente a la de los sindicatos.

P- ¿Qué diferencia hay entre una asociación y un sindicato? R.- La diferencia fundamental radica en la proximidad y la toma de decisiones. Las decisiones de los sindicatos dependen de sus órganos de dirección. Nuestros estatutos, sin embargo, marcan que la asamblea general y la extraordinaria tomarán las decisiones que más nos beneficien. Serán, por tanto, decisiones próximas que se acercarán más a lo que realmente necesitan los trabajadores. Por otro lado, hay que recordar que muchas de las decisiones de los sindicatos con representación nacional se toman atendiendo a la oportunidad política del momento, no a la realidad laboral o a la problemática del sector.

P.- ¿Cómo nace? R.- A finales de 2012 ya había un colectivo importante, pri     ncipalmente delegados de empresa, que no nos sentíamos “implicados” ni comprendíamos algunas decisiones que se tomaban, tanto en lo referente a la crisis general como a la crisis interna de UGT. Esto nos llevó a plantear a Pascual Gosálvez, secretario comarcal, que si las cosas no cambiaban tomaríamos una decisión. Él nos pidió que esperáramos al congreso autonómico, ya que confiaba en que Conrado Hernández cambiara las cosas. No obtuvimos ninguna respuesta por Hernández, así que decidimos constituirnos como asociación y hacerlo llegar a nuestros compañeros, que respondieron positivamente y se unieron a nosotros. En torno al 98% dejaron UGT y se unieron al CTA.

P.- ¿Quién lo compone? R.-  La junta directiva está compuesta por 16 miembros, pero todos los asociados tienen el mismo poder de decisión que cualquier miembro de la directiva. Nosotros mismos nos encauzamos hacia el camino que queremos llevar.

P.- Hablamos de discrepancias con UGT, ¿en qué se traducen? R.- Ante la convocatoria de una movilización, muchas veces no entendíamos por qué sí o por qué no se hacían. Además, están muy politizados, y para nosotros es muy difícil convencer a alguien que asista a una movilización en la que nosotros mismos no creemos.

P.- ¿Qué soluciones aporta el CTA a esas discrepancias? R.- La principal es que las decisiones se tomarán entre todos y atendiendo a las circunstancias, sin dejarnos llevar por la oportunidad política ni por la directriz que te marque nadie.

P.- Pero este sistema puede conllevar algunos problemas de organización. R.- Sí, pero tiene una solución muy fácil. La asamblea puede tomar una decisión en un sentido o en otro, o simplemente no tomar ninguna decisión y otorgar libertad a cada uno de los que integramos la asociación.

P.- ¿Contáis con los requisitos que marca la ley electoral para participar en todos los procesos de negociación? R.- Por supuesto. Se necesita el 10% de representación en un sector. En la mayoría de los centros de trabajo los representantes legales de los trabajadores han dejado de pertenecer a UGT y han pasado a la asociación. Por esta razón, cuando se produzca una reunión, los que van a acudir pertenecerán al CTA.

P.- No ha habido elecciones sindicales, ¿la ley contempla que aún así se pueda participar en estos procesos? R.- La ley electoral es la misma que para los partidos políticos. Así, por ejemplo, un concejal puede formar parte de un partido político y mañana pertenecer a otro, y por eso no deja de ser concejal. En nuestro caso es lo mismo. De esta forma, aunque hayan sido elegidos como parte de un sindicato, la representación seguirá siendo suya aunque haya cambiado su afiliación.

P.- ¿Cuál es el mayor problema para los trabajadores actualmente? R.- Sin duda, el desempleo y la falta de oportunidades. Pero también el “desapego” que la gente tiene hacia los representantes. No creen a nadie porque creen que las decisiones que se toman atienden siempre a la oportunidad política.

P.- ¿Actúa el gobierno central como debe para proteger a los trabajadores? R.- Yo sinceramente tengo muchas dudas. Una cosa es la gestión de los recursos públicos, pero a día de hoy los trabajadores se están empobreciendo con muchas de las medidas como el copago de medicamentos o la congelación de las pensiones.

P.- ¿Cómo ve el CTA la situación laboral de Novelda? R.- Sigue siendo muy complicada, sobre todo en lo que se refiere al sector agrario. Yo pienso que no es justo el sistema de pensiones que obliga a que un trabajador de este sector se jubile con una pensión mucho más baja que en otros sectores como la industria.

 

1 COMENTARIO

  1. Cuando eran UGT no salian en los medios de comunicacion, que cambio.
    El presidente en la silla, la trabajadora en el sillon, buena foto.
    Solo persiguen mantener su jornal mensual.
    Por cierto donde esta la cabeza pensante, y el controlador
    S e queja de la proximidad, el gabinete juridico de Elda.
    Si todos tienen el mismo poder, por que sale el PRESIDENTE en la entrevista y no otro asociado cualquiera.
    No tienen infraestructura, se la han arrebatado a la UGT uno tiene algo propio cuando lo ha ganado el , con sus siglas no han participado en nada,
    Eso en castellano se le llama transfugas.
    De apoliticos nada. militante de un partido
    Se van a movilizar ahora en la huelga del metal, buena oportunidad para ver a quienes defienden.
    Ha pesar de los transfugas, la UGT continua, y tiene ya 125 años de historia, y 10.000 afiliados en la provincia. ¿ Que le supone unos cuantos menos, en la comarca de la plana de Castellon ya paso eso , y fracasaron

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí