Aurelio Sala lucha por mejorar la calidad de vida de las personas

Aurelio Sala dice tener la inmensa suerte de unir en su actividad profesional dos pasiones: las nuevas tecnologías, que le permiten conocer y trabajar con los últimos avances técnicos, y el trabajo humanitario donde puede ver cómo éstos se aplican para “aliviar la situación de vulnerabilidad de las personas y contribuir a mejorar su dignidad”. Bajo estos principios se ha adherido a la labor de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en Ginebra, donde trabaja en el departamento de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información. Así, ha acudido a dar soporte técnico y humanitario a los desastres naturales como tsunami, la guerra de Irak, el terremoto de Bam, las inundaciones en Haiti, Guatemala y Mozambique, así como la crisis de Darfour

Pregunta.- ¿Cuándo se marchó de Novelda? ¿Fue difícil tomar esa decisión?

Respuesta.- En verdad nunca he tenido Novelda como residencia fija, toda mi familia es de allí, pero mis padres marcharon cuando yo era muy pequeño y desde entonces he residido en diversos sitios, como Jalance, una población de Valencia, y Madrid donde he desarrollado gran parte de mi vida, aunque Novelda siempre ha sido el referente familiar donde regresábamos en cuanto existía la ocasión, sobre todo en las vacaciones. Respecto a la decisión de dejar España, creo que no fue difícil, durante los estudios ya había tenido oportunidad de colaborar con Cruz Roja en el ámbito internacional en Ginebra, por lo que la decisión de venir a esta ciudad a trabajar se me presentaba como una evolución natural.

P.- ¿Visita con normalidad Novelda? ¿Qué es lo que más echa de menos desde su trabajo en el extranjero?

R.- Suelo visitar Novelda varias veces al año, especialmente cuando hay vacaciones largas, como las de verano y Navidad. Intento también estar en fiestas, pero varios años he estado de misión por esas fechas y me las he perdido. Lo que más hecho de menos en el extranjero es el contacto con la familia, aunque es muy regular en cuanto a llamadas telefónicas y viajes, se siente no poder compartir las pequeñas cosas que hacen la convivencia de cada día. De Novelda, el carácter y la dieta mediterránea, el saber disfrutar la fiesta, la uva, les fasegures de los domingos, el chocolate con churros, el anís Novelty, hasta el giraboix y la paella que hacían mi abuelas.

P.-¿A qué se dedica?

R.- Mi actividad profesional ha estado vinculada en su mayor parte a la Cruz Roja y el mundo humanitario. Soy Ingeniero Industrial de ICAI, pero el verano antes de empezar en la universidad me hice voluntario en Novelda de Cruz Roja. Me gustó el ambiente de compañerismo y la posibilidad de dedicar un tiempo a ayudar al los demás, participar de forma activa en la vida de la ciudad. Al terminar la carrera en 2002 se presentó la posibilidad de ir a Ginebra como delegado de Cruz Roja Española, para trabajar en el departamento de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. La Federación Internacional tiene operaciones de respuesta a desastres y de ayuda humanitaria en todo el mundo, que movilizan multitud de recursos, tanto humanos como técnicos, lo que requiere de sistemas eficaces de comunicación en entornos donde las mismas infraestructuras pueden haber resultado afectadas o estar inoperativas a consecuencia de la catástrofe. El tsunami, la guerra de Irak, el terremoto de Bam, inundaciones en Haiti, Guatemala y Mozambique, la crisis de Darfour, entre muchos otros desastres naturales o por intervención humana, la respuesta ha sido coordinada desde Ginebra, y he tenido la posibilidad de participar dando soporte en medios técnicos y de telecomunicaciones. Pero durante estos años también he tenido la oportunidad de realizar misiones en el terreno, en Camerún, República Democrática de Congo, India, Malasia y en el verano del año pasado en Siria, en respuesta a la crisis humanitaria de miles de desplazados del vecino Líbano huyendo del conflicto entre Israel y las milicias de Hizbulá. En la actualidad soy responsable técnico de la red FedNet que es la plataforma de comunicaciones e intercambio de conocimientos (Knowledge Sharing) creada por la Federación Internacional pero que da servicio a todos los miembros de la familia de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

P.-¿Fue difícil la adaptación en Ginebra? ¿Qué le parece la gente de Suiza? ¿Muy distinta a la española? ¿Qué tal se ha desenvuelvo con sus costumbres?

R.- Ginebra es una ciudad singular, algunos la llaman la más pequeña de la capitales del mundo, ya que a pesar de ser una ciudad del tamaño de Alicante, alberga multitud de organizaciones internacionales, entre ellas la segunda sede de Naciones Unidas después de Nueva York, lo que la convierte en un centro de referencia de la política mundial. Es una ciudad extremadamente internacional, casi la mitad de la población es extranjera, es posible encontrar casi todas las nacionalidades. Las costumbres en si son muy diferentes, mientras que los españoles somos “mundialmente” conocidos por la alegría y las ganas de fiesta, los suizos son amantes de la vida tranquila y hogareña. Adoran el orden y la puntualidad, y luego está el silencio, sólo con decir que en muchas casas está prohibido utilizar la ducha después de la 10 de la noche… Suiza es paradigma de la Neutralidad, hasta hace poco estaba en vigor una ley que obligaba construir refugios antiaéreos en todos los edificios nuevos, pero en el que también la democracia es semi-directa, donde cada poco tiempo se celebra un Referéndum para que la población opine.

P.-¿Ha conocido otros países? Tenemos entendido que, no hace mucho, estuvo por Siria…

Sí que he tenido la suerte de conocer otros países, bien por trabajo como por motivos privados. Bolivia, India, Malasia, República Democrática de Congo, Camerún, Siria… Para mí, la experiencia más impactante ha sido viajar por África, especialmente Kinshasa, a orillas del río Congo, donde descubrí esa terrible y apasionante África que relata Joseph Conrad en “El corazón de las tinieblas”. La misión en Siria fue también muy importante por el contacto con los desplazados Libaneses que abandonaron su país buscando refugio por el conflicto con Israel. Es difícil justificar cualquier guerra viendo las consecuencias de dolor y sufrimiento que conllevan, pero tratar con ellos me reafirmó en la absoluta sinrazón de la guerra. Me acuerdo del caso de Alí, un chico disminuido psíquico que vivía en un albergue temporal de la Media Luna Roja Siria en Damasco, aunque estaba con su familia no entendía por qué habían tenido que dejar su casa y recordaba el “bum bum” de la explosiones en su barrio. Gracias a la asistencia y a los productos de primera necesidad enviados desde España sus condiciones de vida durante el conflicto mejoraron mucho.

P.- Explique en qué consiste la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja Y la Media Luna Roja en Ginebra.

R.- “Mejorar la vida de las personas vulnerables movilizando el poder de la humanidad”. Este es el enunciado de la misión de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, una red mundial de 185 Sociedades Nacionales basada en la labor de voluntarios, la mayor organización humanitaria del mundo. En virtud de esta misión, la Federación se compromete a trabajar en pos de un cambio positivo y del desarrollo de las personas vulnerables del mundo, en un mundo caracterizado por el aumento constante de los desastres y del recurso a la violencia. Fundada en 1919, la Federación Internacional dirige y coordina la asistencia del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja a las víctimas de desastres naturales y tecnológicos, los refugiados, así como durante emergencias sanitarias, también promueve la cooperación entre las Sociedades Nacionales (entre las que se encuentra Cruz Roja Española), y trabaja para fortalecer su capacidad. Actúa, asimismo, como representante oficial de las Sociedades miembros del Movimiento en el ámbito internacional. La sede principal de la secretaría de la Federación Internacional se encuentra en Ginebra, donde trabajan unas 250 personas, pero que también cuenta con delegaciones en todos los continentes. Mi vinculación con la Federación Internacional comenzó cuando pasé a formar parte de las unidades ERU (del Inglés Emergency Response Units), estas son unidades formadas por personal y medios preparados para responder en caso de catástrofe internacional en un margen de tiempo de 24 horas. Cruz Roja Española dispone de cinco de estas unidades, telecomunicaciones, agua y saneamiento, logística, socorro y unidad básica de cuidados de salud. Estas unidades son el segundo escalón de la respuesta ante una gran catástrofe, el primero lo constituyen los grupos FACT (Field Assesment and Coordination Teams) que se movilizan a las pocas horas de un desastre para evaluar la situación y determinar cual debe ser la respuesta.

P.- ¿Sigue la actualidad de Novelda a través de NOVELDADIGITAL?

R.- Hace ya un tiempo que descubrí la página web de NoveldaDigital y si que intento seguir las noticias de la ciudad a través de ella. Me permite mantener un vínculo con la actualidad de Novelda y aun en la distancia hace que me sienta cerca de lo que sucede en mi ciudad. Enhorabuena por el periódico.

Otras noticias de interés

1 COMENTARIO

  1. hola a todos
    bueno yo tengo que hacer un trabajo para el cole de la republica democratica del congo
    tengo que investigar sobre las comidas típicas,costumbres,festejos,politica,cvegetacion,etc
    bueno si saben algo de esto porfabor se los suplico plis
    muchisimas gracias
    de rocio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,721SeguidoresSeguir
3,270SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES