Comercio y Ciudad / Rosita teje entre lanas

Rodeada de ovillos explicaba la artesanía de crear una prenda de ropa desde los primeros puntos hasta las mangas. La tienda de Rosita Castellano es acudir a “ca Rosita”, donde vende la lana y enseña el arte de hilvanar con la recompensa de mostrar la labor en el escaparate

La tienda “Lanas Stop” de Rosita es de las pocas que todavía cuenta con una mesacamilla donde las mujeres consiguen tal destreza con la aguja de media que tornan la lana en jersey, confección que les proporcionan un nuevo legado a los nietos, al mantenerse la prenda intacta contra el paso del tiempo, porque eso sí, el tejido hecho a mano es la prueba irrefutable de que el tiempo dura siempre.

Y es que Rosita, desde que invitó a aprender a quien se preste tejer lana o ganchillo, en 1985, no concibe abrir la tienda sin que no haya alguien a la espera de que le resuelva las dudas o el embrollo de la madeja en una bufanda. Tampoco desiste en su empeño de motivar a los jóvenes y que éstos sean capaces de valorar esta curiosa herencia de las abuelas que, poco a poco, va desapareciendo.

Hace tres años tuvo lugar “el bajón de las lanas”, según comentó Rosita, los precios de la materia prima de los jerseys cayeron en picado, puede que debido en gran medida a los vaivenes de la moda que, en esa ocasión, dejaron en el fondo del armario las prendas hechas a mano. «Ahora nos mantenemos», ha dicho Rosita, y una de las mujeres que acude habitualmente a la tienda, Lucía Barea, comentó que este encuentro es el que da continuidad al negocio de las lanas.

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,639FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,970SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES