Consejos de los profesionales: FEDEROPTICOS MINGOTE

Elena Martínez mingote-Navarro, Diplomada en Óptica y Optometía. Col. 1743. Master en Optometría Clínica. Licenciada en Farmacia. tF. 965601595

GLAUCOMA

Es una enfermedad que puede producir daño del nervio óptico y pérdida visual de moderada a grave. El nervio óptico está formado por más de 1 millón de fibras nerviosas que se encargan de enviar al cerebro la información visual producida en la retina. Su daño, impide la correcta función visual.

SINTOMAS

En las etapas iniciales no da síntomas de ningún tipo, por ello más de la mitad de las personas que la padecen no lo saben.

Posteriormente se comienza a perder la visión lateral y poco a poco la pérdida va afectando a la visión central. Este avance se produce de forma lenta y progresiva. Por este motivo, desde que aparece la enfermedad, hasta que se tienen dificultades para leer, coser, conducir, etc., puede pasar tiempo.

Los primeros síntomas se suelen notar en la visión, algunas veces incluso años después de padecer glaucoma. En este momento gran parte del nervio óptico está dañado y todo intento de recuperación es inútil.

TRATAMIENTO

Pese a ser una enfermedad tan grave, si se detecta a tiempo, en la mayoría de los casos basta un colirio para reducir la presión intraocular. Por ello tomarse la tensión ocular todos los años es esencial en la prevención, especialmente, si existen antecedentes familiares.

CAUSAS

Existen varias teorías sobre la causa del glaucoma. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que la mejor forma de prevenirlo es realizar exámenes periódicos en los que se evalúen: nervios óptico, campos visuales y tensión ocular.

Los estudios fiables revelan que entre 4 y 10 personas de cada 100 tienen tensión ocular elevada; sin embargo, no todas ellas tienen glaucoma, puesto que la tensión ocular no es la causa de la enfermedad, sino el principal factor de riesgo.

PRINCIPALES FACTORES DE RIESGO DE PADECER GLAUCOMA

Tensión ocular elevada.
Antecedentes familiares.
Edad superior a 40 años.
Hipertensión arterial.
Padecer enfermedades cardiaca.
Tener miopía elevada.
Estar en tratamiento con determinados fármacos,principalmente corticoides.

Si tiene alguno de estos factores de riesgo, venga a tomarse a tensión ocular sin compromiso

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí