La niña maltratada, vecina de Novelda, saldrá del hospital en dos días

La menor de 17 meses está recuperándose de una infección, junto a su madre y abuelo, quienes confiesan que ahora sólo les queda confiar en la justicia

El abuelo de la niña de 17 meses presuntamente agredida, el pasado jueves en Novelda por su padre, declara que su nieta ya se ha recuperado y se encuentra estable “ya la mirada de terror le ha desaparecido y empieza a recuperar la sonrisa” afirma Juan Navarro. La niña todavía se encuentra ingresada en el Hospital General de Elda-Virgen de la Salud, después de que el presunto agresor E.J.C.C., de 23 años, les propinara una paliza. Según fuentes del hospital, el alta se lo darán en dos días ya que la menor aún se está recuperando “de la infección que sufre en la nariz”.

La Guardia Civil fue alertada por la Cruz Roja después de que el presunto autor huyera a Aspe hasta que se le localizó y se le detuvo a las once y media de la noche del pasado jueves.

Cuando se encontró a la niña mostraba moratones y bocados en todo el cuerpo, principalmente en los brazos, espalda, piernas y en una oreja. Además tenía los labios y nariz hinchados, erosiones en las manos y hematomas. Al parecer, el presunto agresor le introdujo a la niña un trapo en la boca para que dejase de llorar lo que le produjo una parada cardiorrespiratoria y perdiera la conciencia.

Juan Navarro asegura que lo más grave de esto es que el presunto agresor debía de estar actualmente en la cárcel ya que se escapó del centro penitenciario Alicante II en Villena y se encontraba libre por un error burocrático. “No me explico cómo esta persona seguía en la calle y es por lo que estamos indignados” alega Navarro.

El presunto agresor E.J.C.C, ha estado ingresado en la cárcel desde hace cinco años y cuando le concedieron un permiso aprovechó para huir, según explica Juan Navarro. Después de cuatro meses desaparecido volvió para estar junto a su mujer, Erica Navarro y las dos niñas que tienen en común. “A partir de ese momento comencé a tener sospechar de él” confiesa Navarro, “anteriormente no había levantado la mano a mi hija, que yo supiera, pero en las fiestas de Navidad empecé a observar cosas extrañas y es cuando puse la denuncia”, explica.

Es entonces, cuando el padre de Erica se acercó a la Guardia Civil de Alicante y presentó la denuncia. Por un error burocrático, no aparecía antecedentes de fuga en la ficha de E.J.C.C y la Guardia Civil no pudo hacer nada.

El abuelo de la niña afirma que su hija y sus nietas llevaban un tiempo desaparecidas y con el teléfono apagado, por lo que no podía ponerse en contacto con ellas. Juan Navarro las buscó días antes de lo sucedido por Aspe, donde supuestamente estaban instaladas, pero no las encontró. Presuntamente E.J.C.C les rompió el teléfono móvil y las mantenía encerradas bajo llave, después de cambiar tres veces de domicilio por lo que su pista se perdió. Navarro confiesa que “lo único que quería era proteger a mi hija y a mis nietas, pero no las encontraba y me olía lo peor”.

Actualmente, la madre Erica Navarro se encuentra al lado de su hija en el hospital. La agredida, de 23 años, muestra el rostro desfigurado por los puñetazos y asegura que su pareja la tenía retenida en casa bajo llave porque no la dejaba salir sola a la calle. Según su padre, Juan Navarro: “ahora que mi nieta se ha recuperado y parece que está mucho mejor, mi hija Erica se ha hundido y no quiere hablar con nadie, ha explotado”.

A día de hoy, Juan Navarro, que confiesa estar pasándolo muy mal con esta situación, dice que sólo confía ya en la justicia. “Lo único que pido es que no salga de la cárcel y no lo saquen nunca”, apuntó.

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,714FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,990SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES