Opinión de Ricardo Moreno, UPyD Novelda.- Edición Impresa

LO TUYO ES PURO TEATRO

¿Han oído aquello de «lo tuyo es puro teatro»? ¿Les suena? La verdad que, cuanto más tiempo pasa, más me doy cuenta de que entre los seres humanos casi todo es eso, puro teatro. Pero si eso es cierto para la vida en general, en la política lo es por partida doble. En cualquier caso, no deja de asombrarme tanta mala leche y tanto veneno y tanta rabia de algunos. Me imagino que cargar con todo eso debe ser bastante duro. Pero no lo sé y no llego a entender como no revientan. Porque lo que más me extraña es que no sea por algo que valga realmente la pena; ya saben, esas cosas que deberían ayudarnos a dormir por las noches… Eso aún tendría una explicación. Pero no. No es por nada de eso. Se trata de destruir al rival, quitarle el sueldo si hace falta, darle la vuelta a la tortilla hasta que lo bueno parezca malo, conseguir que todo tu esfuerzo parezca lo contrario. Auditas a una empresa, y no sé cómo, algunos llegan a explicar que les estás regalando algo. Desatascas un tema, de hace una década, y algunos lo retuercen hasta enmarronarlo y te echan a ti la culpa. Consigues dar empleo a diez personas y te llaman populista. Pero eso, me temo, es la política. Algo que dan ganas de vomitar, la verdad. Pero uno tiene sus años y ya va curado de espanto. No es algo que me quite el sueño. Aun así, lo más patético es aquellos que tienen como gran objetivo y aspiración en su vida a figurar de algo, a ser florero. Y para eso, oiga, muerden con rabia y no hay miramientos. Supongo que para ser eso, florero, no hace falta estudiar. Pero es tan fácil de ver que no hay ni una pizca de trabajo detrás, ningún interés, cero escrúpulos y mucha jeta.

Perdónenme el desahogo. Lo necesitaba. Me cuesta cada vez más seguir bregando con todo esto. Además, son muchas trabas y zancadillas para intentar mover cualquier cosa. Yo seguro que tengo defectos peores que esos. Muchos defectos que no llego ni consigo corregir. A veces, a colación de lo que les digo, me da la sensación que no tengo enfrente rivales o gente que tiene unos objetivos diferentes. Solo veo pobres personas que no saben lo que les espera. Siempre que quieran hacer algo por cambiar las cosas, claro. Porque el problema es que quieras hacer esas cosas; que si no te mueves ni haces nada, aquí caes hasta bien a casi todo el mundo.

Pero, bueno, el caso es que a veces tengo la sensación de que aquí no hago otra cosa que intentar arreglar las cagadas de algunos, los estropicios de hace cinco, diez, quince o veinte años. Y es muy complicado intentar arreglar las cosas que no tienen arreglo.  Apechugando con las meteduras de pata (y espero que sean solo eso) de algunos que se dedicaron aquí a nada más que hacerse fotos y quedar bien, sin importantes un bledo el futuro ni el día de mañana. Y no es que yo no me equivoque, que me pasa y probablemente mucho, pero es que lo de aquí es de aurora boreal. Velódromo, Instituto tecnológico de mármol, PGOU, falta de suelo industrial, RPT, prórroga a Aqualia, CSAD, deuda con los bancos, productividades, horas extra, facturas sin pagar, demandas millonarias, endosos de los que no se toma razón, pagos duplicados, gente que no tributa, expedientes parados desde hace una década, edificios que se caen a pedazos, etc. A veces hay días que me levanto y me digo: Bueno, a ver qué me cae hoy y qué sorpresa me encuentro. Y no porque no sea lo que tengo que hacer y lo que me toca, sino por ver si podré hacer algo al respecto.

Nada, a ver qué pasa en las próximas elecciones. Tengo hasta curiosidad por verlo y, sobre todo, ver lo que iban a hacer algunos. Tontos no son, eso se lo aseguro. Estoy convencido que menos que yo. Ahora bien, también les aseguro que solo son listos para ciertas cosas. Lo suyo es pura magia, hacen que lo blanco parezca negro y lo negro, blanco. Pero a ellos con eso de vender la moto, y así volver a la poltrona, les basta.

2 COMENTARIOS

  1. Reconociendo el trabajo que has llevado a cabo y valorando el esfuerzo, que no habrá sido poco, al leer tu artículo me parece detectar un fallo. No está en las formas ni en los conceptos, si no en algo que verías si mirases de forma introspectiva, o sea, volviendo los ojos hacia dentro.
    El que uno sea autodidacta está bien y en muchos casos funciona de manera automática, pero en un entramado tan complejo como es el Ayuntamiento escuchar a los que llevan toda la vida dando el callo podía haber aportar soluciones menos complicadas, pero el autismo que te autoimpones te impide comprender que no existe un sólo camino, que hay otras formas menos enrevesadas.
    Te quedan cuatro meses y aunque a pesar de todo hay que reconocer que no lo has hecho nada mal, un poco de empatía y confianza, te hubiera supuesto en mi opinión una mejora sustancial de la gestión. De todos modos y como ciudadano que ve los resultados económicos, te doy un notable alto. Ojalá el siguiente que venga apruebe, aunque sea con un cinco raspao.

  2. Señor ricardo, no se preocupe que muy pronto su curiosidad se vera cumplida, se quedara sin un buen sueldo y sin trabajo a jornada parcial, y entonces a vender cortinas en dedicacion exclusiva, y a ganar menos, esa me parece que es su preocupacion, no otra, y por eso sale a vender su gestion, autocalificandose, le pagan para hacer su trabajo, no para compararse con otros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí