De vecinos a terroristas. Y viceversa.

Opinión de Pascual Benito Sánchez. 

“Cualquiera a nuestro a alrededor puede ser un agente”. Estas eran las palabras con las que Morfeo ilustraba a Neo el concepto de omnisciencia que utilizaban las máquinas para capturar a los humanos rebeldes y reacios a vivir en la realidad ficticia de Matrix. Y si bien, un concepto aplicable a lo que ocurre hoy en día con los terroristas camuflados en Occidente y que siembran el pánico cuando se les activa el interruptor. Lo han vuelto hacer esta última semana. Londres vuelve a vivir un infierno.

Son muchas ya las noticas en los últimos años que han mostrado esa cruda realidad del terrorismo islámico. La guerra santa que llevan librando los musulmanes radicalizados y seguidores del Yihadismo desde la genealogía de su religión y mostrada como una rama independiente prodestructiva y violenta del islam. Pensamiento, sin embargo, no compartido por la mayoría de la comunidad de Oriente Medio y por supuesto, rechazada de manera absoluta por el resto del mundo civilizado. Un sistema de dominación social que pretende imponer a base de tiros y explosiones su visión del mundo. Un mundo en llamas.

La última atrocidad acometida por los radicales ha sido en el corazón de la vieja Europa. Londres ha vuelto a sumarse en el caos después de que un hombre, aparentemente normal, se ha decidido a atropellar un centenar de personas a las puertas del parlamento inglés. No suficiente con su hazaña, salió del vehículo y cuchillo en mano, asestó varias puñaladas a policías del lugar. Resultado: cuatro muertos y una veintena de heridos. Los agentes han abatido al presunto terrorista tiempo después. Un duro golpe para la cuna de la democracia en Occidente.

Cualquiera puede ser un terrorista. Y cualquiera puede sembrar el caos, sin que nadie pueda garantizar nuestra supervivencia.En efecto, un hombre normal, viviendo en un barrio normal y conviviendo con sus vecinos normales. Según las propias palabras de los residentes cercanos al terrorista, se trataba de “un vecino cualquiera”. Y esa palabra es la que da miedo. Cualquiera puede ser un terrorista. Y cualquiera puede sembrar el caos, sin que nadie pueda garantizar nuestra supervivencia. Como si de la guerra fría se tratara, los jefazos de Yihadismo instan a estas células durmientes a llevar la oscuridad a cualquier parte. Utilizando zutanas armas que tengan a su alcance. Un llamamiento a la violencia cotidiana.

En definitiva, ya nadie puede estar a salvo de nadie. Y mientras vemos cómo el mundo se ennegrece, los gobiernos se ven incapaces de buscar una solución para frenar estos ataques sorpresa. Esa es la sensación que tengo, una sensación de inseguridad y supervivencia del más ágil. Ahora me arrepiento de querer que el gobierno eliminase aquella castiza mili de forma obligatoria. Al menos, tendríamos nociones de combate y artillería. Llegará el momento en que, con el periódico, ya no se suplementarán libros prohibidos o panfletos ideológicos. Nos obsequiarán con una Ak-47. Marca rusa, claro está. 

6 COMENTARIOS

  1. Triste realidad la que vivimos; falta de control en políticas migratorias
    que conducen al extremo más sanguinario. Por favor, POLÍTICOS SEAN
    MÁS CONSECUENTES Y EFECTIVOS CON SUS ACTUACIONES EN MATERIA TERRORISTA.

  2. Me gustaría que este chaval pudiese haber vivido como palestino en los territorios ocupados soportando a Israelí haciendo tropelías y tirando su casa y quitándole sus tierras. ¡a ver si escribía lo mismo!

  3. Permíteme que te tutee Pascual.
    Con la juventud que posees y las miles de formas de obtener información es algo extraño el contexto en el que has escrito. O bien has leído poco sobre el asunto o es probable que seas una de esas personas manipuladas por el sistema; sistema que cree que todos los musulmanes son terroristas, que los salvadores del mundo son países como Estados Unidos o Inglaterra y que en España no existe la corrupción política (entre otros ejemplos de manipulación política).
    Volviendo al epicentro del argumento, deberías buscar información sobre cómo y quiénes han contribuido, incluso poniéndole nombre, a la creación actual del terrorismo yihadista a nivel mundial. (No digo que no existiera anteriormente, pero como está de potente actualmente, no).
    ¿Has leído algo sobre Irak? ¿Cómo estaba antes y después de que los Estados Unidos lo invadieran? ¿Estás viendo lo que sucede y se deja que suceda en Siria? ¿Y sobre quiénes y por qué venden armas a los yihadistas y a países como los que acabo de nombrar?.
    Te sorprenderá sabernque los mismos que abanderan la causa por la libertad mundial y la lucha contra el terrorismo, son los mismo que les proveen de armas y que los han puesto en primera línea de la actualidad. Por no hablar de otros países que mantienen en constante conflicto bélico por intereses económicos-políticos.
    Ni muchísimo menos, ¡válgame Dios!, apoyo ni estoy a favor del terrorismo yihadista ni de cualquier otra forma de violencia, pero hay que poner todos los datos sobre la mesa y acusar de violentos y terroristas tanto a los que matan como a los que incitan y obligan a ello.
    Y por cierto, otro asunto que me llama la atención, hablas de «MILI», ¡qué gran barbaridad militarizar a jóvenes de 18 años!, que están en lo mejor de su vida, disfrutando de la juventud, de los estudios, del trabajo, de los amigos y tú ves con buenos ojos que se les saque de tan preciado entorno para militarizarles y enseñarles a matar. ¡Qué gran barbaridad! Recuerda Pascual lo de «ojo por ojo y diente por diente», así únicamente se llega a la violencia.
    Te aconsejo que, en vez de pedir la «mili» para bellos y entusiastas jóvenes españoles, les des información sobre cómo se crean los conflictos bélicos en el mundo, con qué intereses y quiénes los llevan a cabo, etc. Así esos jóvenes que quieres militarizar podrán crear una sociedad basada en la tolerancia y en otros múltiples valores alejados de la VIOLENCIA.
    Espero que mis palabras no sean solamente un reproche para ti porque no te las dedico cubiertas de egoísmo, rabia, descontento o cualquier otra emoción negativa, te las escribo rebosantes de esperanza y cariño para que puedas entender que existe otro mundo y otras personas con ideas y propósitos distintos y alejadas del mundo bélico.
    Hay esperanzas de que se pueda vivir con otra política económica y bélica distinta a la actual y los jóvenes sois y seréis los encargados del cambio.
    Saludos Pascual.

  4. Groc, me he leido dos veces el escrito este, y no he visto por ninguna parte referencia a Israel, Palestina, etc.
    ¿no te has confundido al leerlo?.
    de Todas maneras, ¿que tiene que ver el conflicto en Palestina, para que un tío de 120 kg, agarre un coche y se lleve por delante a cuatro personas, que nada tienen que ver con aquello?.
    ¡ah!, claro el problema esta en que acercarse al muro de la verguenza israeli, para llevarse por delante a cuatro soldados israelíes, es mucho más dificil y arriesgado, que atropellar a:
    – una profesora de idiomas.
    – un ingeniero de vacaciones.
    – un jubilado.
    – un policía desarmado.
    Esta claro, el valiente de 120 kg, ha subido al cielo y esta con nosecuantas vírgines y pasándolo en grande.
    ¡y cuanta chorrada de religión!

  5. Hola Jorge.
    Trataba de extrapolar situaciones a otro contexto. Es muy fácil a los que vivimos en el primer mundo con todas las comodidades y lujos hablar de extranjeros o islamistas peligrosos. Yo defiendo la No Violencia aunque sea dificil. Pero en situaciones de extrema violencia e injusticia muy poca gente lo hace. Y por eso exponia, por ejemplo que en Palestina, en una situación así, no se si el autor de este escrito habría dicho lo mismo. ¡¡De hecho acaba diciendo que ojalá supiese manejar un arma!! De ahí a que este vecino se convierta en terrorista, solo hace falta cambiar de contexto.
    Y respecto a la religión, toda la razón: son el elemento alineante más poderoso que ha creado la humanidad. Así nos va.

  6. Lo triste y cierto es que ocurre y con demasiada frecuencia, también es cierto y constatable que a los que matan y masacran con sus bombas, camiones, coches, cuchillos y kalashnikov no es precisamente a los que se lo han buscado ni tampoco a los que lo han propiciado. Eso les pasa a los inocentes, civiles desarmados e inofensivos que tratan de vivir su vida sin hacer daño a nadie. En países como el nuestro, parece que sólo sabemos llorar a nuestros muertos para después salir a justificar las actitudes de grupos de asesinos echando la culpa a las superpotencias, los magnates del petróleo, a los fabricantes de armas o al sursum corda. Pues mira Pascual, yo si estoy de acuerdo contigo, también siento esa inseguridad de la que hablas, pero no es por miedo a los terroristas. Realmente es por la falta de coraje de esta sociedad, europea en general y española en particular para llamar a las cosas por su nombre, para implementar medidas de seguridad serias y razonables, para dejarnos de ñoñerías y asegurar la protección de nuestros hijos y para que dejen de convertirnos en los corderos que sacrifican en sus fiestas religiosas para mayor gloria de su dios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí