Art. de opinión de Valentín Martínez, Licenciado en Historia

JORGE JUAN, EN LA ÓPTICA MATEMÁTICA

No todos los días se tiene la suerte de obtener una perspectiva nueva de conocimiento, las implicaciones que ello trae son del todo positivas, y el artículo que nos regala Diego García Castaño en el número 79 de la revista SUMA (revista sobre el aprendizaje y la enseñanza de las matemáticas) es una nueva perspectiva que amplía los conocimientos que teníamos sobre Jorge Juan y su participación en la expedición al Ecuador para la medición del meridiano. Es una visión de Jorge Juan desde una óptica puramente matemática, que profundiza sobre un aspecto conocido, pero poco estudiado. Un trabajo que aporta conocimiento, como hacen los buenos investigadores.

En 2013 se celebraron en Novelda, ciudad natal de tan célebre ilustrado, los principales y más importantes eventos en conmemoración del 300 aniversario del nacimiento de Don Jorge Juan y Santacilia, que se reprodujeron en otros municipios y ciudades de España a lo largo de todo ese año, y que tuvieron su culmen con la aprobación de una propuesta no de ley en el Congreso de los Diputados a instancias del Ayuntamiento de Novelda, para ensalzar la figura de Jorge Juan, rendirle debido tributo, y fomentar y respaldar la investigación sobre su obra y legado. A ello ha dedicado desde siempre sus esfuerzos Diego García Castaño, fomentando por todos los medios a su disposición la divulgación de la gran labor realizada por este insigne marino, así como aprovechando sus amplios conocimientos matemáticos para aportar novedades al conocimiento del trabajo que legó para la posteridad el más grande ilustrado que ha dado España.

En el artículo “Jorge Juan: el introductor del cálculo infinitesimal en España”, el autor no sólo desgrana de manera pormenorizada las labores de medición realizadas por Jorge Juan en Ecuador, si no que plantea la habilidad del mismo para desenvolverse en el uso del cálculo infinitesimal, siendo de los primeros en hacerlo en España, así como planteando una propuesta o conjetura de investigación al respecto de su uso con el noble fin de la medición del meridiano. Gran trabajo el que con conocimiento matemático preciso, desgrana línea a línea el autor, para avalar sus explicaciones, a la par que ensalzar más si cabe la figura del noveldense y la importancia sin igual de sus aportaciones a la ciencia en los tiempos de la ilustración.

Es este artículo por tanto, y por derecho propio, no sólo un escrito encaminado a aquellos mas avezados en las artes matemáticas, sino para un público más amplio, interesado en la figura de Jorge Juan, y apasionado por un siglo XVIII que supuso el camino hacia una transformación de las mentalidades que finalizó con un cambio de régimen. Para aquellos que rezumen “jorgejuanismo” en vena, disfrutarán de esta lectura, así como aquellos que pretendan investigar sobre ciencia en el siglo de las luces. De Diego García siempre podemos esperar grandes cosas, y muy bien argumentadas, y como no, un esfuerzo denodado por situar a Jorge Juan en la perspectiva histórica que merece, para sacarle del ostracismo y situarle en el lugar que merece.

Gracias amigo Diego.

7 COMENTARIOS

  1. Buen artículo y con mucha pasión por su pueblo y por Novelda Valentin, gracias por la recomendación de lectura, espero que esté disponible en bibliotecas o a través de Internet

  2. De lo mejor citó que ha pasado por el ayuntamiento con el pp al frente. Mil patadas le da al Rafa, sepilcre o hortensias…..

  3. que Dios te bendiga siempre valentín, en mi casa nunca olvidaremos lo que hiciste por nuestro hijo en tu etapa de concejal de educación. Eres una persona muy preparada y siempre miras por tu pueblo y sus señas de identidad, lo compartiré!!!

  4. Excelente trabajo de investigación e historia. Gracias Diego García Castaño por tu gran aporte a la historia del mundo. Un abrazo. Dios te guarde!!

  5. En primer lugar, como persona, manifestar que me emociona, me entusiasma, la forma de ser y actuar de los noveldenses, ¡pero que grande eres Valentín! y, por otro lado, como matemático, decirle al pater Javier que en el artículo que me publica la Revista Suma afirmo que » por eso debemos reconocer que fue un hecho histórico trascendental, uno de los más grandes avances de la Matemática lo que aconteció en los “anni mirabilis”, 1665 y 1666, cuando al cerrarse la Universidad de Cambridge, por la epidemia de peste, Newton se recluyó en su ciudad natal de Woolsthorpe y descubrió el Cálculo Infinitesimal, aunque no lo hiciera público hasta el año 1711, en su “De Analysi per æquationes numero terminorum infinitas”, que escribió en 1669. Un abrazo a todos los paisanos de Jorge Juan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí