Art. de opinión de Santi Vico PP (Edición Impresa)

Un nuevo modelo de ciudad

En todos los órdenes de la vida todo tiene un principio y un final. Nosotros tenemos, en la mayoría de las ocasiones, la posibilidad de decidir cuándo se inicia o cuando se termina, pero hay veces que no ocurre así. Si de algo nos puede servir esta despiadada crisis que estamos viviendo, y que como he dicho en varias ocasiones no es sólo una crisis económica sino que es mucho más profunda, es que nos puede dar la oportunidad de repensar dónde estamos y posiblemente sea necesario poner punto y final al modelo de ciudad para buscar otro que nos garantice un mejor futuro.

En esa línea de pensamiento se  enmarca la necesidad de buscar modelos de funcionamiento distintos a los que nos han conducido hasta aquí para obtener resultados diferentes. Parodiando una famosa cita célebre del matemático Albert Einstein que venía a decir “si quieres obtener resultados diferentes no hagas siempre lo mismo”.

Es hora de apostar por un modelo de excelencia que evite la amenaza a los niveles de bienestar logrados y tiene que permitir el progreso continuado porque nuestra población supere la crisis económica, y por eso es importante una acción de gobierno que siga priorizando la austeridad y la buena gestión de los recursos.

Un modelo de ciudad con pluralidad: que tiene que asegurar una buena convivencia y cohesión, y saber sacar rendimiento de esta diversidad, pero también enérgico en la defensa de los derechos colectivos y de los deberes.

Y un modelo sostenible, que tiene que garantizar una ciudad “de primera”.

Pero este proyecto de nuevo modelo de ciudad no puede ser improvisado. Debe nacer de la experiencia de los grupos políticos en el Ayuntamiento y de escuchar la ciudad. Hay que dedicar grandes esfuerzos a la reorganización y la simplificación de la administración local para que sea cercana al ciudadano.

Es importante avanzar en el fortalecimiento del tejido asociativo y la participación.

El empleo, la promoción y la formación son temas clave para afrontar un nuevo modelo de ciudad. Sin duda es el que más preocupa a nuestros ciudadanos. Y el Ayuntamiento debe afrontar la crisis con una lucha decidida contra el paro con todas las herramientas y los recursos disponibles para impulsar la actividad económica y empresarial de la ciudad.

En este sentido, tenemos que continuar fomentando la emprendeduría y siendo un polo de atracción de nuevas inversiones y proyectos empresariales, pero la mejor vía de creación de empleo son las empresas que ya tenemos: escucharlas, conocer sus problemas y ayudarlas. Un pequeño crecimiento de la plantilla de estas empresas puede tener gran incidencia en el paro de la ciudad.

Un aspecto importante es la formación, una herramienta necesaria para hacer frente a la crisis. A pesar de las dificultades para encontrar trabajo, todos los estudios indican que un mayor nivel de preparación facilita la inserción laboral.

Tenemos –lo he dicho también en otras ocasiones- un futuro prometedor como ciudad y estamos en el mejor momento para reinventarlo todo, para entender que los ciudadanos demandan un nuevo modelo de ciudad y hemos de ser capaces de hacerlo posible. Todo tiene un principio y un final.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí