Art. de opinión de José Penalva Navarro

LAS TRISTEZAS DE MI ALMA

Siento tristeza en el alma,
siento un desconsuelo profundo,
mi espíritu cansado anda
viendo al débil abandonado.

Los más débiles
reclaman justicia,
pero no se les escucha,
la sociedad es acomodaticia
y los poderes de esta tierra
siguen caminos erróneos,
y los intereses predeterminados
hacen inviables los esfuerzos.

Jesús nos enseñó a amar,
a estar cerca del sufrimiento,
a que los débiles serían prioritarios,
pero hacemos lo contrario,
y ello nos aleja de Dios.

Desconsuelo siento
al ver la iglesia de Cristo,
alejarse del sufrimiento
y cabalgar sobre la púrpura,
¡ Eso me entristece, y lo siento ¡

También los poderes públicos
que se hacen llamar cristianos,
tiene el amor hecho añicos,
por no tratarnos como hermanos.

Sus decisiones nos hacen daño,
siguen pautas equivocadas,
porque los que menos tienen
no pueden seguir caminando,
ellos se quedan en el camino,
y piden misericordia, aún callando.

A los poderosos pido;
¡ No ser altivos ni soberbios,
más bien ser humildes
sencillos y respetuosos,
porque ello redundará
en hacer una sociedad
de seres dichosos,
donde el amor prevalezca
y nos tratemos como hermanos ¡

Aparcar vuestras ambiciones,
legislar con el corazón,
mirar que todo cuanto hacéis
contra vuestras convicciones
quedará grabado por adjuración.

Como nos enseñó Jesús;
¡ Es más fácil que un camello
pase por el ojo de una aguja,
que un rico entre
en el reino de los cielos ¡

¡ De que os servirá
todo el poder de este mundo
si al final perdéis vuestra alma ¡

Cuando tenemos salud
y además poder terreno
todo nos parece perfecto,
y nos volvemos engreídos
soberbios y vanidosos,
pero la vida, al final,
nos deja sin todo ello,
nos convierte en iguales,
sin riqueza, sin poder
y con débitos ante Dios,
porque en ese momento
solo somos una chispa
en ese firmamento cielo.

No entristezcamos a las almas,
todas fueron hechas iguales,
solo nosotros las etiquetamos
y las convertimos en desiguales,
respetemos por tanto
ese mandato de Dios
de que nos quisiéramos como hermanos
para que la luz y el amor
sea nuestra guía y nuestro faro.

1 COMENTARIO

  1. » Desde aquí, desde las trincheras, en esta tierra de La Alcarria, donde el frio, la lluvia, y demás elementos meteorologicos elementos nos hacen pensar en nuestra «terreta», en nuestro sol, bello cual ningún otro, en nuestro mar azul y en nuestras bellas palmeras, envíamos un caluroso y ferviente saludo al pueblo de Alicante. Qué mañana, como hoy sea España admirada por el mundo entero por su fé, trabajo y heroismo».

    Estado Mayor. 71 Brigada Mixta.
    Batallón Alicante Rojo.
    Batalla de Guadalajara, Marzo de 1.937.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí