Art. de opinión de Manuel Sellés García (jubilado-pensionista)

Mirar hacia atrás

Mirar hacia atrás, hacia el pasado; hay quien dice que no hay que hacerlo. Que lo importante es mirar hacia delante, hacia el futuro. Es una opinión más y respetable, porque algo de razón tiene.

En todas las facetas de la vida se tiene un pasado, un presente, y un futuro, y de cada tiempo lo que le corresponde:
Del pasado la experiencia. ¡Positiva o negativa!; pero experiencia. Es el resultado de la acción que un tiempo atrás, sean minutos o años se llevó a cabo.
Del presente el proyecto de futuro.
Del futuro la esperanza, pero nada más; solo esperanza. Solo cuando llegue el futuro, se podrá percibir si lo planificado y llevado a cabo en el pasado ha dado el resultado esperado. Por ello, es necesario e imprescindible mirar también hacia el pasado; recordar lo que se pretendió en su día y observar el resultado, y a la vista de ello, si es preciso, cambiar de actitud, de dirección, de sentido o de ambos.
Tanto de lo bueno como de lo malo, se aprende si se quiere. De lo primero para seguir en aquella dirección, de lo segundo para no volver a caer en el error.

La misma dirección es, Este – Oeste que Oeste – Este; simplemente dos puntos geográficos unidos por una línea imaginaria y situados a la derecha y a la izquierda de esta, cuando miramos de frente al Norte.
Viajar de Este a Oeste se hace en un sentido, pero hacerlo de Oeste a Este es hacerlo en sentido contrario. A viceversa, lo mismo.
Llevamos años caminando en la misma dirección, pero a temporadas cambiamos solo de sentido y nos situamos radicalmente en el punto opuesto.

Si repasamos el pasado, llegaremos fácilmente a la conclusión de que, se viaje en el sentido que se viaje para transportar la mercancía, la carga siempre ha sido para el burro que tira del carro.

Para que no nos pase lo mismo que al burro, tendremos que hacernos el ánimo de observar el pasado, para que, analizando todo cuanto nos propusimos, veamos ahora lo que hemos obtenido e imaginar a donde llegaremos si no cambiamos de dirección.

Cuando llegue el momento tenemos que ser responsables y acudir TODOS al sufragio, pero debemos cambiar de dirección, porque de sentido, ya lo hemos hecho bastante y todo sigue igual.
Basta ya (creo yo) de dar apoyo a desconocidos que previamente no nos hayan demostrado que se puede confiar a ellos el gobierno de la nación, de las autonomías y de los ayuntamientos. Es decir, de lo público; de lo de todos.

No es lo mismo gobernar siendo elegido por trescientos mil que por treinta millones.
Supongo que en el caso de que alguien se decidiera a gobernar siendo elegido por una MINORÍA APLASTANTE, ¡SI, he dicho minoría! dos caminos tiene: gobernar con equidad y así ganarse el puesto para la vez siguiente siendo elegido por la GRAN MAYORÍA del pueblo, o hacerlo como hasta ahora, apoyando al poderoso sin tener en cuenta la penuria del débil, por lo cual, nada cambiaría de lo que a estas horas tenemos por no cambiar a tiempo de dirección. Es decir, por cambiar SOLO de sentido.

Es posible que las cosas no cambien, pero será porque el sentimiento de pudor y de equidad no se despierte en los que pasen a gobernar a sabiendas de que la GRAN MAYORIA del Pueblo, todavía no los reconoce aptos para gobernar con equidad; pero, al menos, el Pueblo que no le ha elegido, puede sentirse digno y con la conciencia tranquila de no haber sido colaborador de los desmadres por haberlos puesto en el cargo.
Con el paso del tiempo es de esperar que afloren dichos sentidos en el individuo y aparezcan seres humanos dispuestos a gobernar con equidad, y si esto acaba siendo así, gobernarán hasta su vejez porque el Pueblo confiará en ellos.

¡¡Pero atención!!, la responsabilidad de ser justo y honesto no solo es obligación para el que quiera gobernar, el Pueblo de a pié también debe ser responsable de sus actos, comportarse de otra manera y dejar de lado el “a mí no me va”, “que le den” “total para que” y otros tantos actos de falta de responsabilidad que muestra algún pequeño sector de la sociedad.

Gracias por vuestro tiempo en escucharme.

3 COMENTARIOS

  1. HAY UNA FRASE QUE LE DIJO UN POLÍTICO A OTRO; y esto es cierto, ( ESE ES UN SINVERGÜENZA, HA METIDO LA MANO EN EL CAJÓN, Y EL OTRO LE CONTESTÓ; SI, PERO TEN EN CUENTA QUE ES DE LOS NUESTROS ), ESTA AFIRMACIÓN DA EN EL CLAVO, DE QUE CIRCUNSTANCIAS QUE SE DAN A LA HORA DE DEPOSITAR EL VOTO, » ESOS SON DE LOS NUESTROS «, .

    TU TIENES TODA LA RAZÓN EN EL CONTENIDO DE TU ARTÍCULO, PERO ESOS HOMBRES Y MUJERES SE DEBEN CONCIENCIAR DESDE LA ESCUELA, QUE ES DONDE SE HACEN Y SE APRENDE LA SOLIDARIDAD Y LA FRATERNIDAD, Y NO LA COMPETITIVIDAD, QUE ES EN LA EDUCACIÓN EN LA QUE ESTAMOS METIDOS , ADEMÁS DE LA EDUCACIÓN DE LOS PADRES, IMPORTANTÍSIMA, POR SUPUESTO.

    SE HA MONTADO UNA SOCIEDAD SOLO PARA GANAR DINERO, Y TODO LO DEMÁS ES SECUNDARIO, Y MIENTRAS ESO NO CAMBIE, NO SALDREMOS DEL CIRCULO INFERNAL EN EL QUE NOS HAN METIDO, Y POR ESO NI LA HISTORIA SIRVE PARA NADA, PORQUE A PESAR DE LOS ERRORES COMETIDOS, SE SIGUE CAYENDO EN LAS MISMAS FALTAS.

    UN ABRAZO MANUEL.

  2. Acertado escrito. Viene a resumirse en que los que consiguen gobernar, sobre todo si son elegidos por mayoría, se olvidan de la base que les votó y del resto de ciudadanos. Parece que creen que están ahí para hacer y deshacer lo que ellos decidan y, en ocasiones, de manera injusta. Por eso, ya me he desengañado de votar a partidos grandes y lo hago a los pequeños, no porque sean más o menos honrados, sino porque son los que les sacan los colores a los grandes.
    El pequeño, mientras siga siendo pequeño, no pueden «mangonear», pues no tiene acceso a la caja de la tesorería, y suele decir las cosas más fáciles de entender por el pueblo llano, pues el pequeño dice lo que debería hacerse y el grande lo dice, pero, o bien le echa la culpa a la oposición anterior, o lo enreda de tal manera que no se le entiende y se le vota a ciegas, como los aficionados a un equipo de fútbol, que siguen acudiendo a verle, juegue como juegue.
    En fin, que me han desilusionado tanto el PSOE como el PP. Veremos si para las próximas elecciones, he cambiado y a quién votaré.

  3. 1# Pepe.
    Tu también tienes razón cuando dices “es que es de los nuestros”. Al parecer, la camarilla importa más que la sociedad en general.
    A mi modo de ver, el Pueblo español está dividido en dos grandes sectores; de un lado el que ganó la guerra y del otro, el que la perdió, cuando en realidad ninguno de los dos la ganó, porque el pueblo de a pié que fue quien pegó los tiros, tanto los de un lado como el del otro la perdieron; solo es cuestión de observar el ambiente para darse cuenta de que el ciudadano corriente, tanto simpatizante de derechas como de izquierdas es el que paga los platos rotos de la clase política.
    En varias ocasiones he presenciado discusiones (y no suaves) sobre quien es mejor; si González – Aznar o Zapatero – Rajoy. ¡Vamos!, como si conocieran a estas personas de toda la vida como para considerarlos de los suyos. Según mi opinión este es el principal problema.
    No hemos visto nunca ni veremos, que el grupo de Pueblo simpatizante de cualquiera de las dos ideologías, progrese con diferencia cuando sus ÏDOLOS están en el gobierno. Nos tratan como borregos. Respeto no nos tienen. Son la misma cosa con diferente nombre.
    También dices “…concienciar desde la escuela, que es donde se hacen y se aprende la solidaridad y la fraternidad… además de la educación de los padres, importantísima, por supuesto”.
    Sabes que solidaridad y fraternidad implica algo de esfuerzo hacia el prójimo, y eso, hoy día cuesta de aprender. Por otro lado, maestro y padre también tienen sus ideales políticos y queramos o no, algo se pegará a los jóvenes.
    Estoy convencido de que debemos empezar nosotros, YA, a intentar cambiar el sistema.

    2# Uno que escribe.
    UD. comenta “…o lo enreda de tal manera que no se le entiende…”. Efectivamente, lo enredan.
    Verá. Entre medio y un año atrás, se entrevistó a un alto cargo político de Castellón (me enteré por Canal 9) sobre el corredor Mediterráneo. Ensalzaba los beneficios que iba a reportar.
    Decía que la infraestructura era necesaria para aumentar la competitividad, porque con ella se iba a reducir costes de transporte hacia Europa. Los estudios arrojaban una previsión de prescindir del coste de cien mil camiones al año solo para Castellón. Además la infraestructura iba a crear treinta y dos mil puestos de trabajo.
    Pues bien: no especificó si los 32.000 eran para explotar la infraestructura o para construirla, cosa que es bastante diferente, dado que si era para construirla, la creación de los 32.000 era solo para un rato. Sin embargo, los 100.000 camiones supondrían un incremento del PARO PARA SIEMPRE de, en principio, 100.000 + los indirectos de los talleres para mantener los camiones.
    Y… otro detalle importante. El coste de los 100.000 camiones no tengo ni idea de cual será, pero el coste a través del corredor, no es gratis. ¿Cuál será la diferencia?; no lo dijo. ¿Por qué será? Supongo que para el Pueblo… ¡cuanto menos información detallada! mejor, y eso que el Pueblo es el Soberano, que si no…
    Me alegra mucho su despertar hacia la realidad. Es el principio del cambio.

    Muchas gracias a todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí