Art. de opinión de Francisco Sánchez (Director de la Universidad CEU de Elche)

El Infractor:

We the people

Nosotros el Pueblo, como reza en la Constitución de EE UU. Nosotros el populacho. Nosotros los que votamos y decidimos. Nosotros los depositarios de la soberanía nacional. Nosotros a los que nos tienen que servir los políticos, y no al revés. Nosotros los que elegimos a nuestros representantes para que trabajen por el pueblo no por sus intereses personales, ni de partido. Nosotros gritamos: ¡Ya está bien!

Ya está bien de poner dinero en aeropuertos sin aviones. Que esos millones de euros bien les vendrían a los miles de discapacitados que están pasándolas canutas. Que si los políticos se empeñan en mantener sus errores, y piensan que «We the people» nos comemos los mocos, que se preparen.

Ya está bien de tener que aguantar presupuestos irreales donde sí caben miles de enchufados a dedo que son del partido de turno y no valen ni para tacos de escopeta. Porque que te voten no significa que coloques a tus compis de partido para que vivan sin pegar un palo al agua, y tengamos que pagar impuestos por ellos. Eso, ya va dando asquito, y repugnancia.

Ya está bien de utilizar el móvil para llamar a vuestras «lumis». La zozobra de un sistema comienza cuando los políticos se jactan de utilizar los bienes públicos sin pudor. A mí me la chufla que alguien llame a una señorita de compañía, incluso que juegue con ella al parchís, pero que lo haga con lo que gane. Sin moralinas. Lo grave no es el calentón, sino quién lo paga. Sigan así, que no hay manera de perder votos más rápido que ejemplos de esta naturaleza.

Ya está bien de que los ayuntamientos firmen convenios chorras de colaboración. Ayer mismo, en nuestro periódico, aparecía una foto del Alcalde de Campello y de la Alcaldesa de Novelda que rezaba: «Convenio de colaboración para desarrollar una estrategia conjunta y recíproca de promoción turística en el ámbito geográfico de ambos municipios». ¡Apaga y vámonos! Poneros a trabajar y dejaros de chorradas. ¿Qué vais a solucionar el turismo haciendo que la gente de Novelda vaya a El Campello y viceversa?

Estos han perdido el Norte y el juicio. Creen que con la foto-firma, Nosotros el Pueblo, vamos a pensar que estos piensan por nosotros. Y que además trabajan. Chorradas. Nosotros, el populacho, deberíamos escribir «estrategia conjunta y recíproca de los ciudadanos en el ámbito geográfico de ambos municipios dispuestos a no votar a estos incompetentes nunca más». ¡Qué vengan ya las elecciones!

Ya está bien de aguantar a los representantes elegidos, democráticamente, desfilar por los juzgados para defenderse de graves acusaciones y quedarse calladitos. Con boca cerrada que no tuvieron cuando se despachaban con los móviles, no con pilinguis sino con constructores, para pedir o dar favores. Yo no sé si son culpables. Pero no merecen seguir ni un ratito más ahí. Lo podemos cambiar votando. Pues, Nosotros el Pueblo, tenemos la palabra, cuando toque.

Ya está bien de pensar que esto no tiene arreglo. Porque como muy bien dicen J.M. Vallés y X. Ballart en un magnífico ensayo «Política para apolíticos. Contra la dimisión de los ciudadanos», publicado en Ariel, es el tiempo de la política. Y el hecho de que nos hayamos alejado de la política, dejando que la política «transformase a los partidos políticos en agrupaciones profesionales» ha hecho mucho daño. Porque los partidos políticos se han convertido en «equipos de buscadores de cargos». Da lo mismo si te quedas sin una concejalía, te colocan en la televisión autonómica. Da lo mismo que en tu pueblo no te voten, que te colocan de asesor en la Diputación. Da lo mismo que traiciones a tus amigos, y tus principios, que como aquí es estar con el líder que tiene el bolígrafo de los contratos, te colocarán.

Nosotros el Pueblo somos los necesarios. Podemos cambiar esto desde dentro y de eso ya se han dado cuenta los privilegiados políticos, sus familiares y sus amiguetes. Y si se quiere, se puede. Porque si los grandes partidos han tenido que ver a gente suicidarse, por haber sido desahuciados, con lo fácil que habría sido ponerse a trabajar antes para arreglar el problema; ¿qué hacían los asesores nombrados a dedo? ¿No olían este problema? Pero, no. No son asesores, son chupópteros que igual podrían estar en sanidad, en educación o en petanca. Nosotros, el Pueblo, os decimos a los políticos que se os ha acabado el chollo. Políticos somos todos, no algunos de estos manirrotos, chorizos e incompetentes que no se van ni con agua caliente. Nosotros el Pueblo somos los políticos necesarios.

4 COMENTARIOS

  1. Yo`pienso, si no es mucho pensar,porque ya se me han agotado los argumentos, que los que se presenten a vivir de la política para disponer a su antojo de nuestro dinero, si no cumplen al menos el 50% de las promesas que inmediatamente se les destituya. NO, puede ser que se valgan de inmundas mentiras para acceder al poder para mangonearnos como les venga en gana. Este sistema de corrupción gratuito, se ha de desterrar de nuestra vidas. Y, quien puede cambiar esta forma de gobernar…. ( es un decir; porque aquí no gobierna nadie, están para llevarse todo lo que pueden y, a otra cosa mariposa)…. somos: ¡ NOSOTROS!
    En la cárcel tendrían que estár la mayoría de los astutos mandatarios junto, a banqueros más corruptos. Todos de la manita y, devolviendo todo lo robado. Seguro es, que las familias no tendrían que vivir con el alma en vilo temerosas que vaya la» policia montada»a arrancarles de su casa como si fueran asesinos.No sé para que queremos policia ¡Malditos!si son peores que los soldados de Hitler.
    En esta vida todo pasa y todo llega, y las torres más altas las haremos caer!!!!!!

  2. Ya leí en estos mismos comentarios de ND, que si en los Ayuntamientos hubiera una Comisión Auditora de Cuentas, compuesta por un número de ciudadanos y cambiados por el Juez trimestral o mensualmente y que esta Comisión fuese imprescindible para autorizar cualquier gasto o inversión municipal, seguramente las cuentas irían mucho mejor.
    Pero dejarles a los políticos que sean juez y parte con los dineros de todos, es como encargar al lobo de vigile a las ovejas.

  3. Todos sabemos que hay corrupción. Pero lo malo no es que la haya, sino que no se pueda hacer nada para combatirla. Cualquier poder que no tenga control genera, indefectiblemente, corrupción. De ahí la vital importancia de la separación de poderes. Pero separación de poderes en origen. No hay nada que hacer en tanto no sustituyamos la elección de listas por la elección de candidatos (a Jefe de Estado, a Alcalde, etc.) como ocurre en paises tan exóticos como Francia, Portugal….

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí