Art. de opinión de Luis Fernando Berenguer Sánchez.

ESA APESTOSA LACRA

Doy gracias al levantarme cada día por tener la posibilidad de acudir a mi puesto de trabajo que mantengo desde principios de mil novecientos noventa y uno, veintiún años ya.

He sufrido en carne propia los avatares de la situación actual, en la que cada día parece peor que el anterior. He visto cerrar algunas empresas de mi sector, el mármol, como se les dejaba de pagar a los trabajadores, como se les despedía. He comprobado como se disminuía la producción, como se reducía la jornada laboral. Los que quedamos nos hemos tenido que adaptar a las necesidades de producción. Esta lista se podría ampliar para la relación de decisiones que han tenido que tomar los empresarios para, bien cesar la actividad laboral, o bien para sobrevivir bajo mínimos.

He observado como mi vecino, al que saludaba cada mañana cuando nos cruzábamos para irnos al trabajo, ha pasado a saludarme igual, solo que él se queda ahora a la puerta de su casa, -a la fresca-, me dice a modo de cumplido. Lo curioso es que cuando llego a comer, cerca de las dos de la tarde, algunos días, le vuelvo a encontrar en el mismo sitio (seguro que ha hecho otras cosas durante la mañana), pero es que a esas horas ya no hay fresca. –A la sombra- me dice ahora.

Si alguna tarde, después de trabajar, salgo a caminar un rato, me suelo encontrar a un amigo de mi edad, -me he hecho un perrito- me dice, y apostilla: -para distraerme-. Luego continua autoconvenciéndose, casi como justificándose, -me han dicho que ahora para el verano igual me llaman-.

Y así podría seguir describiendo situaciones parecidas, o incluso peores, de decenas de amigos, familiares y conocidos a nivel particular, ampliable la cantidad a millones de personas a nivel nacional.

Esa apestosa lacra revestida de la experiencia que sólo dan los años y el desarrollo de una actividad laboral específica, es uno de los colectivos que más escasas posibilidades tiene a la hora de reincorporarse al precario y escaso mercado de trabajo. De poco o nada sirve tener cuarenta y cinco años o más, y atesorar un amplio bagaje de conocimientos, adquiridos con el tiempo, poco a poco, sin prisa, más por la necesidad de solucionar imprevistos de la actividad laboral propia, que por una formación laboral previa.

Los primeros meses e incluso durante el primer año después de la pérdida del puesto de trabajo, que algunos conservaban desde hacía más de veinte años, se me antoja un tiempo y una situación relativamente llevadera. Cobrada o por cobrar una acordada o denunciada indemnización junto con los ingresos periódicos del cobro por la situación de desempleo, hacen que, en principio, la situación económica y el estado anímico no se vean demasiado afectados. Pero los meses van pasando, y las asimiladas primeras sensaciones de la nueva situación, se van convirtiendo en momentos de angustia y desesperación. Ni una sola puerta, de las decenas que el parado mayor de cuarenta y cinco años y con experiencia, se acerca para tocar, es abierta por el que gestiona del otro lado. No se da el perfil. Pero es que ahora tampoco se le abre la puerta al joven, ni con experiencia ni sin ella, ni tampoco con ardua preparación.

La situación de este colectivo de trabajadores empieza a ser precaria. Las cifras de desempleo no mejoran sustancialmente, y en los sectores más afectados en nuestra ciudad, construcción y mármol, no se aprecia una recuperación significativa.

Quizá para los que deciden este sea un problema secundario. La prioridad parece estar centrada en otros asuntos de más alto nivel. Asuntos que necesitan del esquilmado bolsillo del contribuyente para solucionarlos, léanse por ejemplo el rescate de los bancos o tapar los agujeros del despilfarro.

¿Dónde están los créditos y la Reforma Laboral? Esta última suspendió en junio, se olvidó en julio, queda aparcada en agosto porque están de vacaciones, y cuando vuelvan en septiembre… veremos cuántos más de nosotros, mayores de cuarenta y cinco años y una amplia experiencia, estamos:

“A la fresca o a la sombra” o “paseando perritos”.

9 COMENTARIOS

  1. Enhorabuena por tu articulo Berenguer.Es la realidad pura y dura.Lamentablemente con pocos visos de arreglarse a corto plazo .un saludo

  2. Coincido con Paco, en todo. Perfectamente descrita la situación de muchos noveldenses, pero por extensión, que todos conocemos, la de infinidad de españoles y de más allá de nuestra fronteras. Un texto tan real como lamentable.
    Estupenda y valiente reflexión, Berenguer.
    Un placer.

  3. ¿Acaso no se están advirtiendo las medidas tomadas, nada más llegar a la poltrona, por la alcaldesa popular? No es posible ¿No véis los camiones y las grúas actuando en el polígono de Salinetas-Plá desde el día siguiente a su toma de posesión? ¿Acaso no funcionan sus promesas que, de forma tan dicharachera, nos planteó delante del Servef con atril incluido?
    No, si menos mal que aquello que no está funcionando por parte de nuestra «admirada» alcaldesa, sí lo está haciendo la estupenda reforma laboral de Mariano Rajoy y su inefable ministra de trabajo: a los trabajadores nos han dejado; sin plumas y cacareando. Eso pasa por confiar con aquellas que se ponen el pañuelo palestino en las ruedas de prensa (va por Cospedal) y dicen que son el partido de los trabajadores y trabajadoras… y vamos y nos lo creemos.

  4. Lo has clavado.Es la situación que estamos pasando muchísimos noveldenses,y lo peor es que esto no tiene visos de cambiar.Enhorabuena por tu artículo.

  5. Esta extraordinaria reflexión debe servir para que se legisle laboralmente a favor de los mayores de 45 años con el fin de facilitar su reinserción laboral

  6. Siento comunicar, por si alguien no se está dando cuenta, que la construcción ha marcado el fin de un ciclo. En caso de volver a encontrar trabajo en el mismo sector, las condiciones serán más duras. Es como la ley de la oferta y la demanda «A mayor oferta: sueldos más bajos a mayor demanda sueldos más altos» . Ya nada volverá a ser igual, que cuando un «destajista» tenia el sueldo similar a un trabajador con carrera universitaria despues de varios años de estudio y experiencia. l

  7. El problema es, en mi opinión, que para que las estas personas puedan trabajar (y también las jóvenes) primero tiene que haber trabajo.

    Para que haya trabajo tiene que haber en el pueblo un sector industrial que sea competitivo, innovador, actualizado y capaz de exportar (ya que el mercado interior esta totalmente congelado).

    Para que se dé lo anterior tiene que haber en el pueblo una política industrial concreta. Es decir que medidas debemos de tomar para reactivar la industria de Novelda, que tipo de industria queremos?. Queremos tener industria? O tal vez solo ser una ciudad de servicios.

    Aquí lo que tenemos es un enfermo (la industria de Novelda) que esta en la UVI, y que se le está dejando morir. O tal vez esperando a ver si se cura solo.

    Es verdad que la coyuntura económica nacional e internacional es mala, pero aquí con esa excusa no estamos haciendo absolutamente nada. Cuales están siendo exactamente las medidas tomadas por la Concejalía de Industria, alguien conoce alguna. El tema es muy grave, y estamos dejando que el sector industrial de Novelda se hunda.

    Nos parece tal vez que esto va a ir a mejor en algún momento mas adelante? Me parece que no. Recordemos que esta habiendo un fuerte proceso de deslocalización de los procesos de fabricación, que cada vez se subcontratan mas trabajos en terceros países. Pero estamos nosotros haciendo algo para tener un sector industrial sano y fuerte? Hemos de ser conscientes de que la crisis pasará, pero seguramente en ese momento en Novelda ya quedarán muy pocas industrias. Tal vez podamos ir a trabajar a Turquía o a Marruecos.

    Las industrias en Novelda ni tienen suelo, ni posibilidad de ampliarse o actualizarse (en caso de que alguna lo necesitara), ni facilidad para legalizarse (ya que la mayoría de suelo está clasificado como rústico.

    Analicemos por encima la política industrial por la que hemos optado en Novelda:

    Centro Tecnológico del Marmol. Centro que iba a ser referente en I+D a nivel europeo y que ayudaria a nuestras industrias a poder ser mas competitivas en el panorama internacional (aparte de crear algunos puestos de trabajo). Situación Actual: PARADO. http://www.noveldadigital.es/noticia.php?n=12018

    Plan General De Ordenación Urbana. Que permitiría actualizar nuestra normativa urbanística (NNSS de 1992), crear suelo industrial, y poder permitir que las industrias pudieran regularizar su situación. Cuantas fabricas no pueden pedir un permiso para absolutamente nada, por que el suelo en el que se asientan no tiene una calificación apropiada). Situación Actual: PARADO.

    Plan de Vertederos de Residuos Inertes de Marmol. Que daría solución al grave problema de residuos que tenemos en el término municipal. Situación Actual: PARADO.

    Analicemos la importancia le damos a la industria. En Novelda la nuestro concejal de industria es:

    Concejal de Industria, Fiestas, Agricultura, Turismo y Normalización Lingüística, casí nada.

    Analicemos de las medidas tomadas cuantas han sido de Fiestas, de Turismos y cuantas de Industria. Está claro que la industria de un municipio no es suficientemente importante para su futuro como para tener un poco de atención. No pasa nada seguro que a la vuelta de unos años volvemos a ser los que éramos y a crear un montón de puestos de trabajo.. ¿o tal vez no?. Tal vez ya no tengamos industria….

  8. Un comentario acertado, los mayores parecemos uina raza de apestados inutiles que no tiene cabida en ningun lugar, en cuanto a la experiencia parece ser un estorbo y nadie la tiene en cuanta para nada. En fin, no nos queda mas que aguantar y esperar que pase esta tormenta.
    Esperemos que sea pronto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí