Art. de opinión de Manuel González, portavoz del grupo municipal socialista

RECUERDO A UN GRAN MAESTRO. GREGORIO PECES BARBA

Aún recuerdo en mi memoria como siendo yo un joven veinteañero y alejado por aquel tiempo de la vorágine política, divisé una tarde en la calle Emilio Castelar, cerca del Casino de Novelda, a la figura de D Gregorio Peces Barba , por aquel entonces Presidente de las Cortes Españolas(1982-1986).
Iba paseando tranquilamente acompañado del entonces alcalde socialista de Novelda Salvador Sánchez Arnaldos y de otros dirigentes de su partido. Era el verano de 1983, un 23 de Julio, en plenas fiestas patronales y tan insigne figura política nos visitaba para inaugurar nuestra Casa de la Cultura.

Cuando pasó por mi lado me sentí sorprendido de que no llevase un gran aparato de seguridad a su alrededor, sino todo lo contrario, caminaba con notable placidez por en medio de la calle saludando amablemente a cualquier vecino que se le acercaba con un aire de intelectual y profesor universitario que no podía esconder su talante de político sencillo y honesto.

Gregorio Peces Barba ha sido uno de los padres de la Constitución de 1978 y uno de los juristas más destacados de este país. Su carrera política en el PSOE fue ejemplar, manteniendo siempre una ética de la independencia dentro de su propio partido que le hizo apoyar en distintos momentos a quienes consideró como mejores baluartes del socialismo democrático ,desde Felipe González hasta la mismísima Carmen Chacón.
Fue un socialista respetado por todos que aportó un gran sentido de la moderación y solvencia intelectual en el análisis político en momentos de gran trascendencia histórica para este país.
En su curriculum ya constaba con anterioridad a la democracia su inestimable labor como abogado defensor de los perseguidos durante el franquismo. A ello añadió posteriormente su trabajo como diputado, ponente constitucional, Presidente de las Cortes, y finalmente alto comisionado para el apoyo de las víctimas del terrorismo, cargo este último que le permitió seguir luchando por el reconocimiento y la garantía de los derechos humanos.

Fue un político inteligente y honesto, un excelente parlamentario de dialéctica directa cuya contribución a la convivencia en paz y libertad le convirtieron en una figura clave de la transición política. Gran promotor del diálogo y el consenso político como instrumentos para conseguir una sociedad más justa e igualitaria.

Como catedrático de Filosofía del Derecho fue un insigne jurista en la promoción, defensa y estudio de los derechos humanos. Gran vocacional de la enseñanza y la investigación jurídica, abandonó la Política para dedicarse a su vocación universitaria en cuerpo y alma siendo fundador y rector de la Universidad Carlos III.

De la figura de Gregorio Peces Barba quiero destacar precisamente su papel como jurista y sus aportaciones como ponente al título preliminar de la Constitución de 1978 y a su parte dogmática, en especial a los derechos fundamentales que reconoce y que colocan a nuestra Carta Magna en un lugar de preferencia dentro del constitucionalismo histórico español.
Peces Barba insistía mucho en la dimensión histórica de los derechos fundamentales, en su carga ética e ideológica que dificultaba su universalidad espacial y temporal en el ámbito de sistemas políticos autoritarios o pseudo religiosos.
Abogaba por extender el concepto de derechos fundamentales más allá de los clásicos derechos individuales, civiles y políticos, sino también a los económicos, sociales y ambientales o aquellos que afectaban a colectivos especialmente sensibles como los niños, los ancianos, las mujeres o los discapacitados. Un defensor a ultranza en definitiva de los derechos y la igual dignidad de las personas.

En los últimos tiempos su vida se dedicaba a participar en seminarios y conferencias y a colaborar en medios de comunicación.
Uno de sus últimos artículos que leí se refería a su posición sobre eventuales reformas constitucionales. Nunca mantuvo posiciones inamovibles al respecto. Es conocida su propuesta de reforma del Senado como Cámara de representación territorial que tenía que tener como ámbito electoral la Comunidad autónoma. Igualmente propugnaba la eliminación de los artículos referentes al acceso de la autonomía ya realizados completamente, o superar la desigualdad entre hombre-mujer a favor del hombre en la sucesión a la Corona. Más sorprendente era su posición de reforma del sistema electoral aumentando el número de diputados a cuatrocientos para limitar la influencia nacionalista en el Congreso.
La muerte de este intelectual de la Política y maestro de la ciencia jurídica deja en cierta forma huérfana nuestra Constitución. Su figura ha merecido el elogio de toda la clase política por encima de discrepancias ideológicas.
Sirvan estas letras para dar mi modesto reconocimiento a un gran compañero socialista cuyo mejor legado fue enseñar a los más jóvenes lo que significa la democracia como instrumento de paz y convivencia en libertad contribuyendo a la redacción de una Constitución que con sus defectos y virtudes lleva camino de ser la más longeva de toda nuestra Historia.
Descanse en Paz.

1 COMENTARIO

  1. Manuel, D. gregorio estubo en novelda para inaugurar, la casa de cultura, es que vuestro partido lo ignora?,, por cierto habeis tomado alguna decision para recordar esas fechas,,es que nadie sabe nada de la visita de este señor a Novelda en el p,s.o.e.?…… lamentable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí