Art. de opinión de Francisco Penalva Aracil

FUEGO Y DESOLACIÓN

A un tal George W. Bush que fue un inepto presidente de EEUU. Se le ocurrió la luminosae “inteligente” ocurrencia-aun le esta saliendo humo de la cabeza- de que para evitar los incendios forestales la mejor solución seria talar los arboles, su capacidad intelectual no daba para más.

Pero en el fondo quizás tuviera razón; con montes sin arboles evitaríamos aparte de que se quemen. La existencia de la ardilla ese roedor tan antipático que solo da saltos de aquí para allá. O el oso pardo, un salvaje y cruel animal que descuartiza a las personas cuando pasean por las montañas, y no se dan cuenta de su presencia porque los arboles le impiden verlo, y animales tan peligrosos como el ciervo, venados, jabalíes, conejos… Además seria hasta poético ver el campo y las montañas sin un solo árbol; se vería el horizonte y el árido paisaje, de una forma nítida, en especial bajo la potente y radiante luz, del amanecer.

Para este buen hombre, propongo que le den un premio ecológico; que podría consistir en un cuadro pintado por un prestigioso artista, en el que se viera un paisaje sin arboles, con buitres y cuervos volando sobre el mismo; no piensen mal por favor por elegir este tipo de aves tan siniestras, seria como un símbolo. Estas aves como se sabe, anidan en acantilados y montañas, y se alimentan de carroña, no necesitan de frutos y hojas para alimentarse.

Lo que acabo de escribir es solo una sarcástica introducción con humor negro. La triste y desoladora realidad que nos indigna, es el pavoroso incendio que acaba de ocurrir en la provincia de Valencia. Sabemos, que la mayoría de los incendios forestales ocurren por una negligencia o son provocados. Y esto ocurre entre otras cosas, por una falta de respeto, temor, y también afecto, al poder de esa fuerza de la naturaleza tan importante para el hombre y antigua como el mundo, como es el fuego. Que desgraciadamente destruye, arrasa y calcina los montes, viviendas; y termina con la vida de personas que luchan por su extinción. Ese poder de destrucción que se forma entre los espesos y secos matorrales sube a los arboles a través de sus troncos que se convierten en ceniza, o en figuras negras, como siniestros fantasmas, quedando una tierra estéril.

Un monte quemado es uno de los espectáculos mas deprimentes que se pueden ver; Sugiero a los padres que lleven a sus hijos a contemplarlo, seria para ellos una visión impactante e inolvidable y motivo para querer a la naturaleza y respetarla.

De los políticos que nos gobiernan en la Comunidad Valenciana para que hablar, ya se sabe, poco se puede esperar de ellos, solo recortes hasta en los efectivos contra incendios, que sin lugar a dudas habrá afectado a la rapidez y efectividad de su extinción. Muy buenas palabras y el propósito de enmienda de hacer las cosas mejor, eso si, después de la tragedia. Explicaciones vacías, que al final quedan en “humo” nunca mejor dicho.

Terminar con lo que comento un joven en el lugar del “crimen”: No ha quedado nada, ni un pino, ni un animal, o mata de romero. No hay vida, solo silencio y olor a ceniza y madera calcinada.

1 COMENTARIO

  1. Y, de paso, yo también propongo que si se plasma la realidad en una pintura que lo cuelguen en la pared de su casa ; para ver si son capaces de contemplarlo sin que les reconcoma la conciencia y sin que se le caiga la cara a trozos de vergüenza. (No haría falta que fuese un prestigioso pintor, cualquier aficionado le quedaría perfecto) de cómo ha quedado parte del planeta por el desinterés y el egoísmo, de los llamados políticos.
    Qué pena: ¡pobres animales! si son los únicos que «piensan y obran en consecuencia»y, pobres de nosotros ! .Cuántos árboles calcinados…. habrán sido rodeados por brazos de gente que ama la naturaleza para empaparse de buena energía y una sombra que les cobija.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí