Art. de opinión de Francisco Penalva Aracil

SANGRE SUDOR Y…

Lagrimas si, pero para los mas débiles; parados, trabajadores con sueldos miserables, personas con discapacidades y sin ningún tipo de ayuda, enfermos, jóvenes sin recursos, estudiantes…, o sea los que no tienen ninguna culpa de lo que esta pasando.

Los ricos que cada vez hay más, al igual que políticos corruptos, no sudan si no es jugando al golf o en el jacuzzi, y muy pocas veces lloran, mas bien lo hacen sus victimas. Se están destruyendo tantas cosas en nuestro País. Salarios decentes que tanto nos costó conseguir con los cuales vivir medianamente bien y en condiciones de trabajo mas humanas, una sanidad pública que siempre ha sido un ejemplo para otros países, servicios sociales que han paliado las desigualdades y ayudado a los más débiles, la educación publica, medidas democráticas avanzadas. Logros conseguidos estos si con sangre sudor y lagrimas; por el trabajo, la lucha, la cárcel y el destierro e incluso la muerte, de millones de trabajadores y ciudadanos que tanto lucharon por alcanzarlos y que fortalecen, engrandecen a una nación, y que se están perdiendo eso es evidente.

Lo vemos todos los días, conquistas que no solo están retrocediendo sino incluso desapareciendo con la gran excusa de la austeridad, muchas de ellas impuestas por la UE Bruselas para entendernos como se dice ahora, aliada a un gobierno de derechas, que veremos a donde nos llevara si no lo paramos a tiempo.

Todo ello conlleva a que cada vez haya mas diferencias sociales y las distancias entre los que tienen mucho dinero y los pobres de solemnidad, sean mayores. Que hacer, como defendernos de tanta decadencia que una gran parte de la gente pensando que a ellos no les va a pasar, la ve con la impasibilidad y frialdad con la que se observa un acto rutinario, y sin sentir ningún remordimiento de conciencia para rebelarse ante tan injusticia.

Realmente es muy difícil, pues desde los albores de la humanidad el ser humano ha sido siempre destructivo por naturaleza. Hay están las guerras como presencia siniestra de la barbarie que destruye y asola los países, desmembrando familias, razas, como un cáncer que corroe e invade todos los órganos que los forman: La convivencia, la economía, su historia y cultura.

No hay que caer en la sumisión y el sometimiento a una política tan destructiva. Los que la están haciendo no se deben salir con la suya. El resultado electoral en Asturias y Andalucía y la huelga general han demostrado que las clases populares están dispuestas a rebelarse como hicieron guardando las distancias, Aquellos llamados guerreros del siglo V a los que llamaban barbaros; Los Godos, Unos, Suevos, con generales intrépidos como Alarico el Grande, Odoacro…, que crearon los actuales estados europeos, después de poner fin al imperio romano (hoy imperio del mercado capitalista) en occidente, que también pretendía la sumisión total de los países conquistados como quieren hacer económicamente en Europa, esos insaciables mercados ultra liberales a quien nadie pone freno. ¡Quienes son los auténticos barbaros!

Debemos ser valientes, no permitir que nos avasallen y humillen y enfrentarnos a los que intentan despojarnos de nuestros derechos como seres humanos. Es la única forma de hacer que el mundo progrese en positivo, y no se pierda la esperanza de cambiarlo para bien.

2 COMENTARIOS

  1. Lágrimas sï, pero de impotencia: Me pregunto, si vale la pena que tome partido de las cosas que acontecen ligadas a la política. Reconozco que no puedo. No puedo soportar la chulería de los politiquillos que hacen alarde del cargo que ostentan y se valen de él para llevarse un dinero, no se sabe en concepto de qué.
    Ya se sabe, la austeridad para todos menos para ellos…..mira ,no quiero seguir escribiendo, porque si digo lo que pienso , seguro que no me publican el comentario. Además, he recibido de mis mayores unos valores que no los voy a perder por este tipo de gente. Los únicos que pueden decir lo que les viene en gana sin que se les censure son : los de pp de aquí y de allá…
    En fin, me voy a dar un gran paseo, que es lo único que no cuesta dinero. ( por ahora ).

    Saludos.

  2. Esos tres ingredientes fueron los que prometió Sir Winston Churchill a los ingleses para cocinar dia a dia el plato que comían durante su recuperación tras una larga y cruenta guerra.
    Los sacrificios siempre son asumidos por la gente cuando comprenden que son necesarios y, sobre todo, cuando se reparten con, al menos, cierta proporción y afectan a todo el mundo. Cuando no es el caso, como el que nos ocupa ahora, el plato que se está cocinando es un guiso de malestar social. El problema no son tanto las recetas, sino el reparto , tanto de las viandas como del pago de la factura.
    Gracias Paco por hacer estas reflexiones, siempre es bueno analizar los hechos con un mínimo de perspectiva. Un abrazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí