Art. de opinión de Armando Esteve, portavoz de UPyD

¡Viva la Pepa!

Año de 1812 – CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA

En el nombre de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, autor y supremo legislador de la sociedad.

Las Cortes generales y extraordinarias de la Nación española, bien convencidas, después del más detenido examen y madura deliberación, de que las antiguas leyes fundamentales de esta Monarquía, acompañadas de las oportunas providencias y precauciones, que aseguren de un modo estable y permanente su entero cumplimiento, podrán llenar debidamente el grande objeto de promover la gloria, la prosperidad y el bien de toda la Nación, decretan la siguiente Constitución política para el buen gobierno y recta administración del Estado.

Estamos celebrando estos días el bicentenario de la que fue primera Constitución española, bautizada popularmente como la Pepa, mucho ha llovido desde entonces y se han producido cambios profundos en nuestra sociedad y la política en términos generales, basta apreciar que las Cortes que promulgaron “la Pepa” se reunían en Cádiz a causa de la ocupación francesa, país que hoy es sin embargo nuestro principal socio y hermano en el incipiente “Estado” de la Unión Europea.

Sin embargo el cambio profundo que se ha producido en nuestra sociedad no ha sido suficiente para superar ciertos problemas políticos que siguen vivos en la España del 2012.Seguimos sufriendo un modelo de Estado desigual, inacabado, ineficaz, elefantiásico e ineficiente. No tenemos unas administraciones diseñadas para dar solución a los problemas de los ciudadanos, más bien todo lo contrario, son fuente de continuas disputas entre ellas al no haberse cerrado bien las competencias y responsabilidades de cada una de ellas, como ejemplo más reciente tenemos el incontrolado déficit autonómico y la falta de recursos económicos de la administración local para sostener sus competencias.

Si bien podemos sentirnos orgullosos de nuestra Constitución de 1978, ha llegado el momento de hacerle un traje nuevo, reformarla en profundidad, solucionando los problemas que no afrontó en su redacción inicial por las circunstancias de la época, proponiendo un Estado Federal, con idénticas competencias bien delimitadas e igualdad de derechos para todos los españoles, residan donde residan, es decir lo mismo que pretendemos hacer de Europa.

Esta refundación del Estado es necesaria, por mucho que duela a los expertos políticos que nos han llevado a la actual situación, esos mismos políticos que gobiernan o han gobernado durante muchos años y ahora nos descalifican por que nosotros somos nuevos en esto, pero que tan acomodados están que no ven cuales son los problemas reales o si los ven no están interesados en afrontarlos por si peligra su sillón y el de sus amigos, así como los privilegios que disfrutan merced al poder que acumulan sus omnipotentes partidos.

Gracias a la obra de nuestros gobernantes durante estos últimos doscientos años la expresión de apoyo a la independencia y soberanía del pueblo español que era el inicial ¡Viva la Pepa!, hoy este grito por la libertad se ha transformado en resignación amarga. La sabia ironía de un pueblo que ve como se puede mentir con tal de alcanzar el poder absoluto, prometiendo que no se van a subir los impuestos para hacer lo contrario al día siguiente, negar que se están produciendo recortes en educación y sanidad, falsear los presupuestos año tras año -como ha hecho el tripartito en Novelda-, arruinar toda una comunidad como la valenciana sin que nadie pague por la corrupción que ha facilitado llegar a ese punto, o ser alcaldesa al mismo tiempo que se está imputada en el caso en la causa abierta en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana por presunta financiación irregular del PP, derivada del «caso Gürtel». Por todo eso y mucho más yo también digo “¡Viva la Pepa!”.

2 COMENTARIOS

  1. Me gusta alguien que dice las verdades, denunciando las faltas de otros, pero… ¿y si usted llegase a alcalde (que quizá lo sea, en un futuro no muy lejano)?
    Está muy bien su propuesta que hizo en su día de recortar sueldos y cobros por parte de los políticos locales; está muy bien lo que usted expone sobre defectos ajenos en este artículo… pero ¿no será usted como los demás, que observa que para ascender en la política, no se puede ir con la verdad por delante?, pues si fuese sincero y dijera lo mal que estamos y lo poco que podría usted ofrecer (al no haber presupuestos) no le votaría nadie, ya que todos queremos que nos regalen los oídos, diciéndonos que tiene la varita mágica.
    O sea que (esto es lo que ha sucedido siempre), a medida que un/a político/a va ascendiendo, aprende a pergfeccionar sus mentiras y si llega a la cima de su pirámide, pues promete dar más que el rival, pero luego… ná de ná
    ¿Va usted, señor Esteve, a ser de estos? Me llevaría una gran desilusión, pues hasta ahora, le sigo en lo que usted dice. Aunque una cosa es estar en el furgón de cola, cuando se dicen las verdades y trampas de los que van en el furgón de cabeza y otra cosa muy distinta, es ir siendo el maquinista, el que echa el carbón a la máquina y, quizá (esperemos que usted, no) el que se queda con la mitad del carbón para sí y sus amiguetes.

  2. Apreciado Armando: Hay que refundar nuestro Estado corrupto, pero como en Islandia? o quizá con los indignados? No veo salida a esto. Se lo han montado para que pase lo que pase manden ellos (PP,PSOE,CiU).
    Ya se han cargado el sistema educativo para hacer que la gente no piense.
    No me siento orgulloso de la Constitución del 78 menos de la «Pepa», tod está hecho por y para los de siempre.
    ¿Soluciones? yo no las tengo, sólo puedo cambiar «mi» mundo no el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí