Art. de opinión de Luis Beresaluze Galbis

EL AMIGO INOPORTUNO

En el Evangelio de Lucas se reproduce una parábola de escasa divulgación, titulada así, “El amigo inoportuno”, a propósito de la recomendación de la perseverancia en la oración que, mal interpretada, nos presentaría a Dios un tanto distante, renuente, sobre el que hubiera que insistir y hasta ponerse pesado, como si “estuviera reunido”, igual que hace ahora, para no atenderte, la gente presuntamente importante. La gente de la agenda completa. Y mal educada.

Según Lucas, Jesús plantea una situación cotidiana, posible, social. Consistente en que alguien llama a la puerta de su amigo, a altas horas de la madrugada. Para pedirle un favor. ”En horas de dormir”, dice, exactamente, el texto. Lo lógico es que al amigo, antes de ser arrancado de la cama, se niegue y rechace al inoportuno. Pero este insiste y al fin es atendido. “Al menos”, dice la parábola, “para recuperar la paz, si es que no por pura amistad.” Es decir, para que le deje tranquilo y se vaya cuanto antes. Jesús, según Lucas, añade:”¿Cómo Dios, que ama a los hombres con un amor perfecto, va a actuar peor que este amigo mediocre”? Y añade: “Pedid y recibireis; buscad y encontrareis; llamad y se os abrirá”.

El cristiano que esto suscribe no juzga a Cristo. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Juzga a Lucas, que ya es bastante. A San Lucas. Ni le parece lo mas oportuno comparar al Dios del amor perfecto, siempre dispuesto, con el amigo dormilón que se niega al inoportuno. Pues bien, Lucas, da esta preparación como introito y enseñanza del Padrenuestro. Como si Jesús nos estuviese facilitando la ganzúa para abrir la puerta de un Padre poco accesible.

La parábola es muy expresiva. Ofrece un episodio personal, amistoso, mas que posible socialmente. A nadie la agrada que le arruine el sueño un pedigüeño extemporáneo. Y nada puede representársenos como mas dispuesto, receptivo y acogedor que el Dios del amor.

Nadie ni nada me autoriza a juzgar un fragmento de la Biblia, del Nuevo Testamento. Pero soy cristiano, soy iglesia, creo en el Hijo y el Padre y hay cosas, relativas a su relación, dicho sea con toda la intención, aparentemente paradójica, que se me resisten un tanto, creyendo en ellos profundísimamente, como no autorizándomelas del todo. Esta parábola, como preámbulo y preparación para recomendar al hombre el modo de pedir al Padre, con la oración por excelencia, el Padrenuestro, me parece, por lo menos, desproporcionada. Dios no es un amigo que duerme. El hombre, orando, nunca puede molestar a Dios. Dios, prácticamente, lo que mas representa, según nuestra fe, es una fuente de amor pendiente de nosotros, que nos cuida, que nos ama, y que nos espera. Y que nunca nos consideraría inoportunos, aunque realmente lo fuésemos. Él es nuestra gran oportunidad. Y nos ama tanto, que hasta quiso meterse en la nuestra, nuestra oportunidad, ser como nosotros, tener nuestra carne y morir por nuestras almas.

La parábola del amigo inoportuno es una rara parábola. Yo la llamaría, con todos los respetos y encomendándome a lo mas sagrado, “la parábola inoportuna”. Me hace pensar en una mala o defectuosa transcripción. Lucas no conoció, personalmente, a Jesús. Fue el segundo de los cuatro evangelistas que refiere las cosas “de oídas”. Por testimonios o referencias. Él, Lucas, no pudo oír a Cristo decir eso. No pudo oír a Cristo decir nada.

No cabe mejor amigo que Dios. Y Dios está “ahí”, siempre. Lo siento por el evangelista griego, muy culto, médico y pintor. (Le hizo un retrato a la Virgen). Dios no puede estar, jamás, dormido, para mi. Ni yo, amándole sobre todas las cosas, importunarle.

7 COMENTARIOS

  1. No conocía esta parábola del Evangelio de Lucas.

    Dios nunca puede sentirse molesto, todo lo contrario, por la perseverancia de nuestra oración.

    Pedid y se os dará, decía Él. ¿cómo va a molestasrse por nuestra perseverante oración?

    Pero esta rara parábola, como tu mismo la describes, es tan cierta como cotidiana. ¿Quien no tiene un amigo, conocido, que, a horas intempestivas, le llama hasta con inoportunidad?

    Lucas, hablaba de oídas. No conoció a Cristo y, estoy seguro, nosotros no hemos intepretado bien su parábola? Aún sin conocer a Cristo, Lucas no podía ser tan mezquino. Estoy seguro que Lucas sabía perfectamente que nunca inoportumamos a Dios.

    Un cordial saludo, amigo.

  2. Efectivamente Sr Galbis ,JesuCristo predicaba a través de parábolas, esas historias breves, de carácter metafórico extraidas de la naturaleza, de la propia vida cotidiana de las gentes( vease como Jesús hablaba del sembrador, de la cizaña, de la semilla de mostaza,del hijo pródigo,del buen samaritano…….) y por las cuales proyectaba sus palabras entre las multitudes que le escuchaban.
    Esas historias quizás no siempre fueran bien comprendidas por sus contemporáneos aunque pretendian provocar la reacción de las gentes,revelar seguramente los prejuicios existentes en aquel tiempo en la sociedad y obligar a la reflexión y a la pregunta de sus semejantes.
    Jesún enseñaba de esa forma su doctrina, quizás porque el poder político y religioso establecido de la época no le permitía hacerlo de otra pero es indudable que pese a la complejidad interpretativa de alguna de sus relatos tenía amplios seguidores que respetaban las reglas de conducta que de ellos se podían extraer.
    La parábola concreta del amigo inoportuno es una de esas historias que pretenden reafir mar la responsabilidad del hombre ante Dios y el poder de la oración como medio de comunicación personal. Pedir y se os dará, si alguien es capaz de ayudarnos en el momento más inoportuno y sobre algo que no es de trascendental importancia como no va a ayudarnos el Señor cuando le necesitemos.
    En fin Sr Galbis no pretendo ser intérprete de parábolas evamgélicas,doctores tiene la Iglesia para ello, pero creo que ese es el sentido más aproximado de esa historia.
    De cualquier forma usted lo expresa desde su profunda Fe con sabias palabras cuando dice «Dios no es un amigo que duerme» y al que no se le puede importunar. Está ahí siempre.!
    Eso queremos todos Sr Galbis, tener siempre un buen amigo,alguien que crea en nosotros como seres humanos incluso cuando dejemos de creer em nosotros mismos
    y si este amigo es DIOS o como se llame no tengo inconveniente en invitarle a mi casa a cualquier hora.Su visita nunca será inoportuna si es verdaderamente el Dios de la paz y de la concordia que todos buscamos.

  3. Luis, también me deja perplejo, la aparente contradicción, de esa parte del evangelio de S.Lucas, que le llama amigo mediocre al que llama a medianoche pidiendo auxilio, primero por que ya la misma definición mediocre denota falta de sensibilidad hacia un amigo, por que la palabra mediocre define al individuo como PERSONA DE POCA CALIDAD, CON POCO MERITO, TIRANDO A MALO, solo el hecho de pensar esto de un amigo, me pone en la situación de no creer que esto saliera de la boca del Jesús de Nazaret en el que yó creo,más bien, y siendo benevolente, parece una definición mal traducida, porque no tiene ningun sentido que acontinuación se diga PEDIR Y SE OS DARA, BUSCAR Y ALLARÉIS, o como dicen las Bienaventuranzas, BIANAVENTURADOS LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE JUSTICIA POR QUE ELLOS SERAN SACIADOS, BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN POR QUE ELLOS SERÁN CONSOLADOS, BINAVENTURADOS LOS POBRES DE ESPIRITU POR QUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS. entonces yo pienso que el amigo que viene a horas intempestivas a tu casa, es por alguna de estas causas en la que Jesús misericordioso te dice que te ayuda antes de tú pedírselo, pues el ya sabe tus necesidades, acordémonos cuando decia Jesús, ¿¿ Algún padre, si su hijo le pide pan, este le da una piedra ?? ¿¿ O si este le pide pescado, le dará una serpiente ?? ¿¿ O si le pide un hueva le dará un escorpión ?? , pues si vosotros siendo malos le dáis buenas cosas a vuestros hijos, ¿¿ Cuanto más vuestro Padre Celestial, que conoce de antemano vuestras necesidades ??.

    Cuando realmente los amigos que te buscan, como solemos decir , A DEHORAS, es por algún motivo urgente, y aunque cuando suena el timbre, reaccionamos sin saber quien es, diciendo, ¡¡ QUE BARBARIDAD !!, ¿ QUIEN LLAMA A ESTAS HORAS ? inmediatamente te poner a su servicio, porque los amigos como dice Baltasar Gracián en su libro EL ARTE DE LA PRUDENCIA,:
    «No existe desierto como vivir sin amigos;
    » La amistad multiplica los bienes y reparte los males,;
    » Es remedio único contra la adversa fortuna y un desahogo del alma.

    Y a Aristolés cuendo le preguntaron ¿ Que es la amistad ? él respondiió: » Es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que palpita en dos almas «.

    Y Shakesperae dijo: «El espíritu olvida todos los sufrimientos cuando la tristeza tiene compañía y amistad que le consuele «

    Por tanto, Jesús nuestro Señor, no puede pensar en nuestra mediocridad, sino en su ayuda
    incondicional a nuestras peticiones y sufrimientos.

    Luis un saludo de tu amigo Penalva.

  4. Quizás fuera esta una de las razones por las que la Iglesia tenía entre sus libros prohibidos La Biblia; para que nadie la interpretara más que aquellos autorizados. En Italia, cuna de la cultura Romana y la que vino a ser el fundamento de la iglesia católica, hasta principios del siglo XIX, era ilegal para un católico tener una biblia en su casa.
    Las interpretaciones inapropiadas han dado origen a diferentes sectas.
    Tan solo piensen es Noveldadigital y las interpretaciones variadas que hacen los lectores de un mismo artículo.
    Por suerte, hoy podemos desfrutar de la libertad de interpretar lo que leemos y equivocarnos, incluso, sin que esto sea delito.
    En cualquier caso cuidado con el «ojo por ojo». Hay cosas que aunque se digan en La Biblia hay que saber interpretarlas y actualizarlas.
    Creo que lo que Lucas está dando a entender no es que a Dios no le importa que lo despierten (nunca duerme); sino que, auque vosotros creáis que el momento es inoportuno, podéis pedir que se os dará, porque Dios siempre está ahí para escuchar.
    En realidad, el amigo inoportuno es nuestra ignorancia espiritual que nos hace pensar que Dios puede llegar a estar dormido. Y Lucas nos enseña con palabras que todos pueden entender.

  5. Querido Luis: has dejado al pobre San Lucas como chupa de dómine. Es cierto que refiere las cosas «de oídas», como San Pablo, como todos los que no estuvimos físicamente con el Verbo Encarnado. Así crece la fe de la Iglesia (fides ex auditu) y uno de los tres pilares de nuestra Fe: la Tradición.
    «Ya que muchos han intentado poner en orden la narración de las cosas que se han cumplido entre nosotros, conforme nos las transmitieron quienes desde el principio fueron testigos oculares y ministros de la palabra, me pareció también a mi, después de haberme informado con exactitud de todo desde los comienzos, escribírtelo de forma ordenada, distinguido Teófilo, para que conozcas la indudable certeza de las enseñanzas que has recibido» (Lc. 1-4).
    Este es San Lucas, no se atribuye nada a sí mismo sino que es un testigo de la primera Tradición.
    Por otra parte, Luis, la parábola del amigo inoportuno sigue el esquema de todas las parábolas empleadas por el Señor y recogidas por los evangelistas. Son comparaciones que hace Jesús para que la gente sencilla pueda pasar de las cosas visibles a las invisibles, a las celestiales.
    Así, en la parábola del amigo inoportuno, recogida por el evangelista San Lucas se contrasta la mezquindad humana frente a la magnanimidad y munificiencia de nuestro Padre Dios.

  6. A José Fernando: En el Concilio de Trento se fijó el canon de libros inspirados, desechando los apócrifos. San Pío V aconsejó leer la Sagrada Escritura en su Catecismo para párrocos. Siglos después, San Pío X, como reacción ante el modernismo, animó a leer los libros canónicos de la Sagrada Escritura. Desde Trento NUNCA se prohibió a los fieles leer las Sagradas Escrituras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí