Art. de opinión de Luis Beresaluze Galbis

EL ARCO IRIS

Andaba el sol prendado de la hermosura del agua. De la gracia como colgaba, en forma de perla transparente, de la hoja inclinada, dando fin al beso húmedo de la noche. Hasta la palabra que la definía en esa forma y función era bonita. Rocío.

Le encantaba verla caer con violencia, por la cascada, peinando resplandores que él mismo le prestaba, sobre la frente de la roca, convirtiéndose, abajo, en un enorme estallido de espumas.

Era feliz cuando se deslizaba por la superficie dormida de los lagos, determinándoles caminos de claridad.

Le gustaba oírla, cursando por las acequias, como haciendo unos líquidos crujidos al ceñirse a las curvas o remontar cualesquiera relieves. Eran como ruiditos de cristal.

La admiraba, encontrando, siempre, los mejores caminos y desniveles, cuando discurría por la tierra, grumete de sí misma. Cómo se orientaba por entre riscos y declives, lista e instintiva.

La veía como una joya en la flor de la nieve, en la estrella del frío. Sin darse cuenta, se estaba enamorando de ella. De la criatura mas viva, animada, transparente y limpia del universo. Se la comía a besos sobre la superficie mojada de la roca. La absorbía, enamorándola, haciéndola propia, para subirla lo mas cerca posible de él.

Y le declaro su amor. Le propuso meteórico matrimonio en el altar de la atmósfera. Podrían intentar unir sus dos naturalezas o calidades, lo mas seco y ardiente y lo mas húmedo y fresco, y hacerlas yacer sobre tálamos de nubes, por ellos mismos provocados y dispuestos, suspendidos del cielo.

El agua, tan gentil dijo que sí. Y el regalo que entre ambos se hicieron fue un anillo inmenso que curvaba los dos horizontes, el del alba y el del ocaso, conteniendo todos los colores del espectro. Todos y cada uno, hijos de su feliz y cenital coyunda. Una diadema universal de alineadas e infinitas esmeraldas, rubíes, zafiros, topacios y aguas marinas. Una gema propia del Creador.

Se diría que estaban hechos el uno para la otra, el sol y el agua. Sus dos infinitas claridades. Por aquel puente de luz circulaba la gracia de Dios…

Otras noticias de interés

6 COMENTARIOS

  1. Casi mágico encuentro entre el sol y el agua, por natural que se nos presente, «matrimonializado» en una prosa poética de altos vuelos que pone a disposición del lector el vehículo del lenguaje para la expresión de un hecho puramente natural, a fin de que lo visualice y lo recree como si de una película a cámara lenta se tratara. Con la calidad de la «foto ampliada», diría tras leerte.
    Hermosísimo y cuidado texto, Luis. Más poético que descriptivo. Sugerente, e «invitador» al lector a inmiscuirse en ese «milagro» que produce la comunión de sol y agua en un arco multicolor de impresiones indescriptibles.
    En tu mano, ese arco iris parece mucho más intenso. Real. Y entendible.
    Un abrazo.

  2. Bello texto Sr Galbis en forma de corta historia de amor para decriibir algo tan hermoso como un arco iris,un espectáculo singular que nos ofrece ante nuestros ojos la Naturaleza,lluvia iluminada que cae descompuesta en siete colores,la ilusión de cualquier niño plasmada en un dibujo de nuestra infancia.
    Dicen que el arco iris es el símbolo de la esperanza porque para poder ver un arco iris primero tenemos que soportar ese cielo gris amenazador e inclemente que se cierne sobre nuestras cabezas en forma de tormenta y que al final se convierte en un nueva claridad ,en un nuevo sol que sale para todos y guía nuestros pasos en esta vida.El arco iris es vida ,es lo que aun nos puede motivar tras los momentos más oscuros de nuestra existencia. Es el talismán de los optimistas.
    Leí una vez que un poeta escribió que alguien bebió de las gotas de lluvia del arco iris y se convirtió en luciérnaga iluminando tenuamente y para siempre las eternas noches del verano.Una Luz que daba color a su vida y brillaba en la oscuridad, una luz de indudable inspiración divina. Un cordial saludo.

  3. QUERIDO LUIS:
    He VIVIDO tus pasos,aunque me resulta dificil,en tus maravillosos relatos poéticos…….Hoy vi el sol- HOMBRE,que andaba prendado de la hermosura del agua- MUJER…..Siempre ha sido y es FELIZ…….LA ADMIRA……..ES SU JOYA….LE DECLARASTE TU AMOR…….Ella dijo que SI!……A UN AMOR ETERNO!.
    Un fuerte abrazo, para ti y besos para tu querida esposa.Ricardo.

  4. Si señores así es. Es más la poesía que la descripción, casi siempre es así con el señor Galbis, y no entender eso debería ser pecado. ¡Que mas da de lo que nos hable! Hoy el arco Iris, muchas veces dios, otras, otras cosas, pero siempre, siempre se encuentra, el que lo encuentra, placer al leer poesía. Aunque mi debilidad no es leerla, sino escucharla. ¿Han probado a leer el texto en voz alta, sin prisas, con la cadencia adecuada? ¿Han probado a leérselo a alguien o a que alguien se lo lea? Precioso

  5. “Y si algo faltase, fuera del decoro, y viveza de su inspiración, para explicar la enérgica sencillez e íntimo encanto de esta poesía artística, sería la noble paz a que, por la escalera estrecha de la virtud, ha llegado, siempre venciendo, el poeta”.
    José Martí

    Hermoso poema Luis, cargado de alma viva, latiente y poderosa.

    El agua merece un homenaje inspirado en tus musas, como un acto de amor y fusión.

    Bello, Luis, muy bello.

  6. Tu, querido Luis, no haces artículos para comentar. Haces verdadera poesía para admirar.

    Lo bello siempre hay que admirarlo, y lo tuyo es bello, bellísimo, delicado, casi, de tan hermoso, femenino. Y disculpa,pero lo femenino siempre es más hermoso y más delicado. No sé de donde sacas esa inspiración. Debe ser un don divino, sobrehumano.

    Unes, con amor, lo seco, la tierra, con lo húmedo, la lluvia, el agua. Y ahí están, eternamente unidos, enamorados y jurándose amor y unión eterna.

    Gracias, Luis, por tu fina y sensible poesía. ¡Qué hermoso!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,639FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,970SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES