Art. de opinión de Javier Muñoz-Pellín (Sacerdote)

JESUCRISTO ES EL SEÑOR – El Yom Kipur

El Yom Kippur, o día de la «Gran expiación»-, el sumo sacerdote, llevando la sangre de las víctimas, pasaba al otro lado del velo del templo, entraba en el «Santo de los santos» y allí, sólo en presencia del Altísimo, pronunciaba el Nombre de Dios. Era el Nombre que se le había revelado a Moisés desde la zarza ardiendo, compuesto de cuatro letras, que a nadie le era lícito pronunciar durante el resto del año

Ese Nombre, proclamado en aquellas circunstancias, establecía una comunicación entre el cielo y la tierra, hacía presente a la misma persona de Dios y expiaba (purificaba), aunque sólo fuese en figura, los pecados de la nación. Esta que comenzamos ahora es llamada Semana Santa de la Gran Liberación, del Yom Kippur.

En la semana Santa y, más concretamente, en el Triduo Pascual celebramos, ya no en figura sino en realidad, la Gran expiación, no sólo de los pecados de una sola nación (el pueblo de Israel) sino ‘los del mundo entero’. En estos días también se pronuncia un Nombre. «Cristo, dice San Pablo, se hizo obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el Nombre sobre todo nombre».De tal manera que, ante ese Nombre, «Toda rodilla se doble y toda lengua proclame: ¡Jesucristo es el Señor! para gloria de Dios Padre». Esta es la verdad inaudita: proclamar “¡Jesucristo es el Señor!”, es tanto como decir «El que es», el Viviente.

En la Semana Santa, la Iglesia nos entrega y nos revela un secreto que está escondido para el mundo: que «Jesús es el Señor» y que ante él debe doblarse toda rodilla. Que, un día, «se doblará» indefectiblemente ante él toda rodilla Pues bien, estas cuatro palabras «Jesús es el Señor», «caen» sobre nosotros, se hacen realidad en toda la Iglesia católica.

Hay muchos «caminos de la mente hacia Dios», hay muchas maneras de hacer oración. Pero la palabra de Dios nos revela uno que está abierto a todos los hombres de recto corazón, que no nace del silencio, sino de la escucha. Y es el camino del anuncio: «¡Jesucristo ha muerto! ¡Jesucristo ha resucitado! ¡Jesucristo es el Señor!».

Nadie puede decir “Jesús es el Señor” sin no es bajo la acción del Espíritu Santo. Un día, después de Pascua, los apóstoles estaban pescando en el lago de Tiberíades, cuando en la orilla apareció un hombre que se puso a hablar con ellos desde lejos. Hasta cierto punto, todo era normal: se quejaban de que no habían pescado nada, como hacen con frecuencia los pescadores. Pero de pronto, en el corazón de uno de ellos – del discípulo al que Jesús quería – se encendió una luz; lo reconoció y exclamó: «¡Es el Señor!». Y entonces todo cambió de golpe en la barca.

Esto es lo que puede pasar en estos días a: que tu corazón perciba de tal manera la presencia de Dios, el influjo de su gracia, que se encienda una luz en tu alma que te lleve a clamar: “¡Jesús es mi Señor!”.

Se trata de un acontecimiento de gracia: algo que acontece, un don de Dios. Tú puedes preparar, favorecer y desear ese don, pero no puedes provocarlo por ti mismo.

Esa expresión divide realmente dos mundos: vivir para mí o vivir para Dios. Decir “¡Jesús es el Señor!” significa entrar libremente en el ámbito de su dominio. Es como decir: Jesucristo es «mi» Señor; él es la razón de mi vida; yo vivo «para» él, y ya no «para mí». Si vivimos, escribía San Pablo, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor; en la vida y en la muerte somos del Señor».

Jesucristo, muriendo, destruyó la muerte; de ahí que la contradicción entre la vida y la muerte, ya ha sido superada. Ahora la contradicción más radical no se da entre el vivir y el morir, sino entre el vivir «para el Señor» y el vivir «para sí mismos». Vivir para sí mismos es el nuevo nombre de la muerte.

Para el apostolado, para una nueva evangelización del mundo, necesitamos desenterrar admirar, cotemplar la Pasión de Jesús como Señor. En una célebre obra épica del medioevo cristiano, se habla de un mundo en el que todo languidece y se vuelve confuso porque nadie plantea la cuestión fundamental y nadie pronuncia la palabra crucial, pero que vuelve a florecer cuando se pronuncia de nuevo esa palabra y cuando se atrae la atención sobre lo que tiene que estar por encima de los pensamientos de todos: esa palabra era la del Santo Grial.

También en nuestro mundo, todo languidece y carece de vigor donde ya no se pronuncia el Nombre-sobre-todo-nombre, o ya no se coloca en el centro. Y todo se reanima y se vuelve a inflamar donde ese Nombre se pone en toda su pureza, en la fe.

Pero no basta con que nuestra lengua proclame que Jesucristo es el Señor; es preciso además que «toda rodilla se doble». No son dos cosas separadas, sino una sola cosa. Quien proclama a Jesús como Señor tiene que hacerlo doblando la rodilla, es decir sometiéndose con amor a esa realidad, doblando la propia inteligencia en obediencia a la fe. La luz del sol brilla por sí misma y no puede ser esclarecida con otras luces, sino que es ella la que lo esclarece todo. El Señor te hará ver cosas en estos días: quien diga que no las ve, lo único que hace es proclamar que él mismo es ciego. Es necesario estar en la Cruz, porque la fuerza del señorío de Cristo brota toda ella de la Cruz.

Debemos estar atentos a no avergonzarnos de Cristo. La tentación de avergonzamos de Él es fuerte. En tiempos de San Pablo una parte del mundo pedía milagros y otra parte pedía sabiduría. Hoy una parte del mundo pide justicia, y otra parte pide libertad. Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado y resucitado, porque estamos convencidos de que en Él tienen su fundamento la verdadera justicia y la verdadera libertad.

En los oficios de la Semana Santa se nos entrega el misterio del señorío de Cristo. El Viernes Santo, se descubre solemnemente la imagen del Crucificado y nos arrodillamos todos tres veces. Mostramos, incluso de manera visible, que en la Iglesia toda rodilla se dobla. El velo morado que hasta ahora cubría la imagen del Crucificado simboliza ese otro velo que oculta al Crucifijo desnudo a los ojos del mundo. Por desgracia, ese velo está tendido también ante los ojos de muchos cristianos y sólo se descorrerá «cuando se vuelvan hacia el Señor», cuando descubran el señorío de Cristo. No antes.

Cuando, esa tarde, se «eleve» ante nuestros ojos el Crucifijo desnudo, mirémoslo bien. Ése es Jesús a quien proclamamos como «Señor», y no otro; no un Jesús fácil, de agua de rosas..

Tenemos que estar muy compenetrados en los Oficios de Semana Santa, y poner en ellos una gran adoración y una enorme gratitud, pues es muy grande el precio que Cristo ha pagado por nosotros. Todas las «proclamaciones» que escuchó, estando vivo, fueron proclamaciones de odio; todas las «genuflexiones» que vio fueron genuflexiones de ignominia. No debemos añadir nosotros otras más con nuestra frialdad y nuestra superficialidad.

Ahora que Cristo va a venir a este altar y estará presente, por el Espíritu Santo, en medio de nosotros, que sus ojos puedan ver que toda rodilla se dobla y que, con ello, se dobla la mente, el corazón, la voluntad y todo; que sus oídos escuchen el grito de alegría que brota del corazón de los redimidos: «¡Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre!».

Virgen Santísima, tú que dijiste: ‘He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra’ ayúdame para que, el próximo Viernes Santo, cuando me acerque a besar la Cruz, de tu Hijo, después de hincar la rodilla ante ella, pueda decirle con todas las veras de mi alma: ¡Jesús, sólo Tú eres mi Señor!

Otras noticias de interés

30 COMENTARIOS

  1. Excelente artículo sobre la Semana Santa y su significado ! Es interesantísimo… En él se expone una realidad clara, la de creer en Jesucristo, y ser firme en nuestras convicciones cristianas… En mi pueblo, hay muchos que lloran cuando ven la imagen del Señor en una procesión, pero no lloran por el Señor, lloran por la imagen, y eso es lo malo… En su artículo está la realidad de este tema, y nos enseña a creer en Jesucristo por lo que es, nuestro Señor… Ese es un pilar básico e inamovible… Qué lástima, Padre Javier, que las personas tengan que saber que Jesucristo ha resucitado para creer en él… Cuán claras serían sus mentes si pudieran creer en él sin saber que ha resucitado…

  2. Juan Miguel, es que es fundamental que haya resucitado.

    San Pablo dice: si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe.

  3. Cristo Jesús es mi Señor!!!Espero de la gracia, tener sus mismos sentimientos…Siendo Dios,se hizo hombre,y obedeció hasta la muerte, para que los que vivimos, no lo hagamos ya para nosotros mismos sino para Jesús que murió y resucitó por nosotros.
    Gracias por tan buen comentario y mi deseo de que vivas UNA FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN.

  4. APROVECHEMOS ESTE TIEMPO DE GRACIA Y BENDICION Y VIVAMOS ESTE TRIDUO PASCUAL EN UNION CON EL DOLOR DE JESUS Y MARIA Y TAMBIEN ALEGREMONOS CON LA RESURECCION, SIGNO DE ESPERANZA Y DE INFINITO AMOR,BENDICIONES!..GRACIAS POR TODOS LOS SACERDOTES QUE ME HAN HECHO POSIBLE RECIBIR LOS SACRAMENTOS.GRACIAS PORQUE ATRAVES DE ELLOS HE CONOCIDO MAS A JESUS Y ME HE ANIMADO A SEGUIR SUS HUELLAS! BENDICIONES!

  5. Porque la higuera no florece, ni se recoge nada en las viñas; fracasa la cosecha del olivo y los campos no dan alimento; las ovejas desaparecerán del corral y no hay bueyes en los establos. Pero yo me alegraré en el Señor, me regocijaré en Dios, mi Salvador.

    Horación del Profeta Habacuc.

    Esta es mi confianza y mi fé en el Señor, Padre Javier.
    .

  6. En eldia que jesus instituyo el sacerdocio, es para mi un privilegio, poder leer y comentar este articulo, de un Sacerdote que utiliza todas sus fuerzas, a pesar de los pesares, para ayudar a muchisima gente

    Gracias

  7. JESUS ES NUESTRO SEÑOR, ES EL SEÑOR DE TODO LO EXISTENTE EN LA TIERRA Y FUERA DE ELLA,ANTE EL SE DOBLARÁ TODA RODILLA Y TENDRÁ QUE AFIRMAR Y RECONOCERLE COMO SU DIOS Y SEÑOR. ALABADO SEA NUESTRO SALVADOR.

  8. Paz y Bien, hermanos en Cristo Jesus:
    Para serles franca, es la primera que siento que se respira una paz espiritual muy grande, en esta página, por lo que le doy gracias a nuestro Dios. Siempre he pensado que hablando con serenidad y respeto al prójimo, podemos «mover montañas». Con gran admiración les comento que me llena de alegría el leer como han sido tan sabios de escudriñar las palabras del apreciado Padre Javier, que siempre le regala un mensaje para crecer como seres humanos, cristianos y para la gloria de Dios.
    Las palabras del Padre Javier. que al pie les incluyo, son la razón del por qué y para qué, hemos sido tocados y llamados por el Señor. Cada día que abrimos nuestros ojos, es un milagro. Un milagro que debemos agradecer con nuestras actitudes, oraciones y adoración a nuestro Dios, que nos envió a su Único Hijo, para que nos redimiera de nuestros pecados.
    Les deseo que en este Triduo Pascual, le saquen provecho, meditando la Vida de Jesús; de su amor, paciencia, devoción, humildad; de cómo podríamos imitarlo para que este mundo tan alborotado en que vivimos, sea uno de absoluta conducta cristiana basada en el respeto a los demás hermanos sin importar razas ni barreras políticas y religiosas.
    (Palabras del Padre Javier)
    «Tenemos que estar muy compenetrados en los Oficios de Semana Santa, y poner en ellos una gran adoración y una enorme gratitud, pues es muy grande el precio que Cristo ha pagado por nosotros». ( Amén…….)

    Con el respeto y el cariño que se merecen, les deseo desde mi islita Puerto Rico, unas Felices Pascuas de Resurreción, y que el Señor les conceda la paz ,,,,,,,

  9. Estimado D. Javier:

    Ante todo felicitarlo por tan estupendo artículo. Lo veo muy apropiado para los días que estamos viviendo.Me lo voy a llevar a la oración y meditaré tranquilamente mañana ante el «monumento.» Espero ser capaz, con la ayuda de Dios Nuestro Señor, de transmitírselo a mis descendientes.
    Muchas gracias por deleitarnos con tan bonitas reflexiones.
    No cambie nunca.

    Un fuerte abrazo.

    Esperanza Ortega

  10. Menudo Catecismo nos ha escrito Padre Javier para decirnos que Jesucristo es el Señor en esta semana de Pasión, ello no es ninguna novedad simplemente con una atenta lectura del Evasgelio se observa que Jesúa ya afirma de una u otra manera en diversas ocasiones su condición divina , así cuando curaba un ciego decía «yo soy la luz del mundo», cuando daba de comer a los invitados de una Boda dice » yo soy el pan de la vida», cuando resucita un muerto manifiesta » Yo soy la rresurrección y la vida ,quien creen mi aunque haya muerto vivirá», por no recordarle aquella frase de Jesús yo soy el camino,la verdad y la vida nadie viene al Padre sino por mí.» .Precisamente su condición divina y no otra le otorga la potstad de perdonar los pecados que usted ahora administra de forma graciable en su nombre.
    Sobraban palabras para decirnos que Jesús es el Señor y quizás le falten para explicar que ello tiene consecuencias enm la vida del creyente porque ello significa aceptarlo como guía, como maestro,como dueño y director de nuestras acciones terrenales, significa un compromiso personal con seguir su ejemplo, con adoptar su estilo de vida .con amar a los demás como el propuso.Pero tambien supone algo muy importante que usted resalta en su artículo con la busqueda y la defensa de la justicia y la libertad, valores por los que también El murió en la Cruz y que tanto necesitamos en los tiempos convulsos que vivimos. Es precisamente ante esa injusticia y la falta de libertad ante la que jamás hay que doblar la rodilla.

  11. Me ha parecido maravilloso el articulo …me ha hecho reflexionar en la frase Vivir para mi o vivir para Dios ,quiero vivir para Dios ,porqué cuando uno vive para si mismo ,despreocupado de los demás ,impasible al sufrimiento de los que te rodean ,es una falsa libertad, sin involucranos en nada ni en nadie ,es una existencia insípida ,el mundo tiene muchisimas distracciones,y muchas veces queremos vivir como si Dios no existiera ,porqué nos estorba .ÉL es la verdadera libertad y la verdadera justicia y me da la libertad para seguirle ,aunque no es un camino fácil ,pero si de dicha.Debemos colocar a jesús en el centro de nuestras vida,es Camino ,verdad y vida ,y ayudar a quien nos necesita cuando el camino de su vida se vuelve díficil .Amar y Servir es lo que nos pide Jesús …que no sea un amor de simple deslumbramiento o sólo por el premio que me vaya a esperar…
    Saludos y que Dios le bendiga en su Ministerio Sacerdotal.

  12. Muchas gracias, muy buena reflexión para vivir estos dias Santos.

    Tener como Señor al Salvador, significa ser libre. Es el Camino a lograr, poco a poco, dia a dia, liberarnos de esas esclavitudes : avaricia, soberbia, egoismo….envidia…pensar en mi mas que en los demas. Todos simbolos de pecado, muerte.

    ¿Pero como se consigue esa libertad? Jesus dijo: Yo soy el Camino, la Verdad y la vida. El Camino es la Cruz. Pero la Cruz nos da miedo, y sin embargo esta en el medio de cada vida humana, no existe ninguna sin la cruz- !Hay tantas cruces y tan diferentes, unas son muy grandes, cualquiera puede verlas : enfermedades, problemas familiares, deficiencias, perdidas de todo tipo.. Otras, se sufren en silencio, y nadie las ve, no por ello dejan de ser importantes. Unos las viven en soledad y sin ser apreciadas por nadie, otros hacen alardes de las mismas, y a otros les ayudan los demas.

    Sean como sean, hay dos formas de llevarlas : como Jesus o como el mal ladron, aceptandola y llevandola junto a Cristo, o revelandose contra ella y maldiciendo.

    Ha y que aprender, y tenemos toda la vida para ello. A llevar nuestras cruces vulgares de cada dia , y ayudar a los demas a soportarlas. La unica manera de conseguirlo es reconocer a Jesus como Señor absoluto de mi vida, y liberarme, poco a poco, dia a dia, de los multiples señores, que me esclavizan y me impiden volar muy alto, hacia mi verdadera liberacion

  13. Acertadisima meditacion, D Javier, para esta Semana Santa.

    A veces, solemos perder, el sentido de nuestra vida. Nos entretenemos con miles de asuntos, cuando solo uno es el importante; vivir para mi, y los demas. Y ello con la mirada puesta en la Alteridad, pero con mayusculas.

    Sabien que todo tiene un sentido, que nuestra vida no es mero fruto del azar, que no importamos a nadie, o que lo que hacemos, poco o mucho, no tiene valor.

    Todo importa, el bien que hacemos y el mal que propiciamos a los demas, con nuestra indiferencia, o activamente, y el mal que sufrimos y el bien , las alegrias. Todo vale, todo tiene sentido. Cuando se vive a a lauz, o incluso en la oscuridad, en la eterna busqueda del Unico Señor , por el que vale la pena entregarlo todo.

    Pero en nuestra debilidad, y como todo lo que nos rodea, a veces, nos invita al olvido, a la angustia, y hasta a la desesperacion. Es muy importante y necesario, que existan voces, como la suya, D Javier, que sin miedo y con verdad, nos hable e indique cual es el camino. Para que los ciegos, los sordos, o los que han perdido el sendero, puedan recuperar y volver de nuevo a la senda. Que como es tan estrecha, cuesta mucho, y agota y desespera. Porque es tan comodo volver a la senda ancha, pero esa lleva a la perdicion

  14. Señor, aquí estoy. «yo sólo quiero servirte a Ti. Madre Mía, Virgen Santísima, Señora de Torreciudad, tú que dijiste: ‘He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra’ ayúdame para que, el próximo Viernes Santo, cuando me acerque a besar la Cruz, de tu Hijo, después de hincar la rodilla ante ella, pueda decirle con todas las veras de mi alma: ¡Jesús, sólo Tú eres mi Señor!»

  15. Gracias, Javier. Te diré una cosa: Cada vez que en la santa misa oigo las palabras «Señor Dios», siento un estremecimiento. Hay un comentarista de N.D. que me llama, por sistema, señor Galbis. Yo cuando digo Señor Dios, parece que le estoy haciendo una cortesia de tratamiento. Y me gusta mucho.
    ,

  16. mañana me perdere, por primera vez en mi vida, los oficios de Viernes Santo.No podre hacer las visitas a los Monumentos, no podre guardar silencio, no podre hacer nada de lo que habia hecho toda mi vida Y estaba triste porque no podria doblar la rodilla ante mi Señor Crucificado. Tengo 24 horas de guardia.

    Pero meditando estas palabras, me he dado cuenta, que mi Viernes Santo va a ser especial, porque si consigo decir : jesus, Tu solo eres mi Señor. Eso significa , servicio. Pues hoy he visto como Mi Señor, ha lavado los pies de sus apostoles, unos hombres burdos y de poca fe, con sus miserias y sus imperfecciones, y el lavo sus pies como un esclavo-.

    Por tanto que mejor manera que vivir un Viernes Santo, que pasar 24 horas al servicio de todos. Como he leido , en este articulo, no es un jesus de agua de rosas, no es facil, y mi servicio de mañana no va a ser nada facil, va a ser muy dificil, complicado y bajo la lluvia.

    Tambien debe ser dificil, estar al otro lado, dejandose lavar los pies. Hace falta mucha humildad. Pedro no queria. Tampoco nosotros queremos, es mas facil estar al otro lado. Ser el fuerte, el que todo lo puede, el sano, el joven..Que facil es ser todo eso. pero a todos nos tocara, ser el enfermo, el debiñl, el que no sabe, el que necesita ayuda, que dificil es eso, dejarse lavar los pies por el otro.

    Tambien hay que preguntarse como hago ese seervicio, y como lavo los pies al otro, con prepotencia, como siendo la mejor, la superior, humillando al otro, o como jesus, con sencillez, dulzura, alegria, como si nada, como la cosa mas natural. Asi debe ser mi servicio, con la misma alegria y disponibilidad desde la hora 1 a la hora 24, aunque el cansancio y el hastio me invadan. Y tratar a todso por igual, como hizo jesus, al que me cae bien y al que me caiga fatal.

    Que suerte, que alegria !menudo Viernes Santo mas especial! Gracias d javier, porque con su escrito ha hecho que caiga en la cuenta.

  17. Me parece genial y estupendo este comentario, que es de una gran profundidad, claridad y belleza; es toda una «clase magistral». Felicito de todo corazón a su autor.

  18. Muy bonita, con un gran contenido muy apropiado para estos días, es una lección magistral, como a todo lo que este Gran Sacerdote y Gran persona nos tiene acostumbrados, aun cuando a ciertas personas le moleste algunas veces, pero una de las cualidades del buen cristiano, es el saber perdonar, y perdonadas están, y solo nos queda exprimir y sacarle jugo a esta maravillosa obra de Don Javier. Pues con todo mi corazón pido que el Señor le bendiga.

  19. Por estos misterios de Internet, cuando leí el artículo se nombraba a la Virgen de Torreciudad.
    Gracias por el artículo, D. Javier, hoy en la Adoración Nocturna velaremos al Señor, me lo llevaré.

  20. Me emocionó hasta la médula….El primer pensamiento que ha venido a mi mente es el que que sintió San Francisco cuando en plena enfermedad y camino del campo de batalla : «¿Por qué dedicarse a servir a los jornaleros, en vez de consagrarse a servir al Jefe Supremo de todos?»

    …”Libertad”… Doblar la rodilla y libertad…paradojas ante el mundo… Repetidas en el artículo. ¡Sí! Don Javier ¡Si! ….Doblar la rodilla y libertad. Cuantos cristianos han experimentado esto. Cuantas veces lo he experimentado al arrodillarme sintiendo y comprendiendo que al arrodillarme ante Dios no me arrodillaré ante nadie ni ante nada…

    Ojalá mi alma permanezca de rodillas ante el verdadero Señor hasta que me llegue el día de marchar de este mundo…arrodillado ante la verdadera Verdad, ante la verdadera Justicia y ante verdadera Libertad….así quisiera estar hasta el final.

    Dios nos dé fuerzas y discernimiento. Gracias Don Javier me ha hecho mucho bien. Sigue haciendo falta hacer viva la palabra.

  21. A observatore rumano: Me ha gustado su apunte que señala que usted lee con frecuencia y medita Los Santos Evangelios. Ahora, hay que transmitir esa esencia para que la vivan nuestros descendientes.
    Muchas gracias
    Javier.

  22. Gracias Padre Javier,
    Humildemente de rodillas ante Jeús, y acompañando a nuestra Madre la Virgen en el dolor al pie de la Cruz, en vigilia con ella, para luego esperar su Resurrección, esa es nuestra Felicidad saber que esta con nosotros hoy, mañana y siempre, que le debemos la estadía en esta Vida y que tenemos ganarnos el Cielo, haciendo un camino de Amor y de Fe, siguiendo a Jesús, sin dormirse, para ver muchos amaneceres, unidos como Católicos y Apostólicos que somos, defendiéndo nuestra Iglesia siempre…!!! eso es el deber de creyentes y el resultado de vivir cerca de nuestro Señor Jesús y Padre, nos hara merecedores de la «Vida Eterna».-

    Que Dios lo Bendiga Padre Javier, por mostrarnos siempre el Camino la verdad y la Vida.-
    Que tenga una Feliz Pascua de Resurrección .-

  23. Don Javier, ahora en Puerto Rico es de mañana y le doy Gracias a Dios que justo comenzando mi día me ha puesto esta meditación para leer. Me ha dado una visión «conocida» pero no vivida de que ¡Jesús es mi Señor! Es una lectura, en mi humilde opinión, necesaria para ayudarme a vivir este Triduo Pascual. Que no sea unos días de fiesta más. ¡¡Jesús es mi Señor!! Acompañémos a Jesús proclamándolo Nuestro Señor en estos días Santos y así todos los días. Gracias don Javier. Una vez más me has enfocado en lo único que realmente merece la pena.

  24. A D. José María Castelló: la cita del profeta Habacuc estár en las líneas de confiar en las manos del Señor. No eees vivir para uno mismo, sino para Dios.

    Es muy buena esa cita. La buscaré
    .
    Buena Pascua de Resurrección.
    Y un abrazo de
    Javier

  25. PAZ Y BIEN ,PADRE JAVIER,UNA VEZ ME HE EMOCIONADO AL LEER SU HERMOSA REFLEXION,A LA QUE NO PUEDO AÑADIR,MAS QUE SIGA ASI PADRE,PORQUE A MI ESTO ME AYUDA EN MI FE,A PENSAR,MEDITAR,CON MAS CALMA,Y A NO DEJAR DE DAR GRACIAS A CRISTO POR SU GRAN AMOR HACIA NOSOTROS,SIENDO PECADORES COMO FUIMOS Y SOMOS.
    GRACIAS.QDLB.

  26. Ay cuanto he durado en apartar tiempo para leer este articulo! Y ahora el 30 de abril logro leer y comentar lo escrito para el Viernes Santo. No se le puede hacer nada ya.

    Y ahora ante el texto no sé bien qué decir. Ciertamente y sin duda lo que proclama es cierto y válido. Valido, como interesante es el significado profundo que tiene aquello de ‘doblar la rodilla’. Creo que deberíamos aprender que es y como se hace, porque no es solo un gesto fisico sino que es una manifestacion externa de una situacion interna. Cómo se dobla, en efecto, la rodilla ante el Señor? Doblar la rodilla es someterse. Que es someterse? Qué implica? Qué conlleva, especialmente cuando se hace en gesto verdadero de adoracion y de amor absoluto? Creo que tenemos todos que aprender a doblar la rodilla. A lo mejor haya algunos que ya hayan aprendido, pero no creo que debamos a la ligera contarnos entre ellos; de hecho no creo que hayan habido muchos santos que hubiesen sabido autodeclararse realmente santos como los santos en los altares. Es una leccion de humildad: para ser santo, que es doblar la rodilla, no podemos empezar por decir que ya lo somos.

    Todo es un camino constante hasta el final: estamos siendo salvados, estamos haciendonos santos, el que se detiene antes del final no llega a ser santo, no llega a ser salvo: el que persevere hasta el final, ese se salvara. Entonces, no seamos como la tierra del camino que recibe la palabra y luego deja que otros se la quiten, o como la pedregosa que empieza con energia pero cuando abrasan las dificultades deja morir la fe con el tiempo, o como la que esta llena de maleza (me parece que estas son las mas frecuentes que veo en la actualidad) que cuando se hace dificil poner como prioridad a Dios y su Palabra por afanes de la vida o placeres. Nosotros somos tierra, pero tenemos que hacernos tierra buena: dehierbanos, despedregarnos, hacernos tierra mas suave para recibir la Palabra en las profundidades de nuestro ser. Ser tierra suave, sin arbojos ni piedras, eso es doblar la rodilla. Una buena señal de esto es dar frutos, y en abundancia, aunque en principio no se vean los frutos ni parezcan verse en mucho tiempo: a menos de 10 logro catequizar San Santiago en España, pero por el España es principalmente católica y America fue catequizada inicialmente y sobre todo por España. No es facil, no debe ser facil: las plantas absorben toda la materia prima para sus frutos de la tierra donde fueron sembradas. La tierra, si es buena, dobla la rodilla ante la planta, deja que le saquen el agua y las energias, se desgasta por la planta como debemos desgastarnos por el Evangelio y asi y solo asi dara abundante fruto: mientras mas generosamente doble la rodilla, mas generosamente dara fruto la planta. Dios nos da abono, nos cava y nos da tiempo para que demos frutos, pero si no doblamos la rodilla plenamente no daremos frutos buenos; seremos cortados y echados al fuego.

    Espero que esto sirva de edificacion a quienes lo lean.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,640FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,970SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES