Art. de opinión de Bernabé Aldeguer (Coordinador comarcal de EUPV del Vinalopó Mitjà)

Embravecidos ríos de tinta…

Embravecidos ríos de tinta vertidos y repartidos por dedos de opresores tendones ideológicos, han venido a llenar un poco más si cabe el mar de la ignorancia, la inopia y las ideas fascistas de cara a un S. XXI que muchos desean cenagoso. Llama la atención la osadía de tanto iletrado presto a amarrar la estilográfica y dañar con su furia y cólera los infortunados papeles que han de soportar su ira. Y demuestra, todo ello, en qué medida el discurso político de esta nuestra lúgubre derecha resulta pobre en cuanto a los problemas de los ciudadanos. Y por esto, no dudan en obviar la cruel realidad que vive el pueblo para dedicar, por otra parte, discusiones, conversaciones, reuniones y artículos pidiendo explicaciones por lo que sin duda alguna es una anécdota que, no obstante, les ha tocado la fibra más sensible: esa que se irrita cuando se trata de defender naciones e intereses especulativos y crematísticos a cuya satisfacción está sometido el trabajador y a la sazón ciudadano. Más vale que se expliquen estos bucaneros de la derecha mediática y política por qué los trabajadores han de reunirse a reivindicar sus derechos ante las agresiones que venimos sufriendo sistemáticamente por una casta de capitalistas que en tiempos de crisis ven reducidos sus beneficios y pretenden contrarrestar estas pérdidas a base de sangrar las arcas públicas y de reducir costes salariales y derechos laborales. Y más vale que se paren a pensar por qué suceden, con plena normalidad, actos espontáneos de expresión y reivindicación popular; y que a continuación los respeten y no pretendan juzgarlos cual actos delictivos que al ser equiparados con otros actos como el terrorismo, acaban por vaciar su ya débil credibilidad dado lo rocambolesco e hiperbólico de sus argumentos. Vientos de hartazgo, pero también de esperanza por otro mundo posible y necesario son los que hacen ondear banderas de libertad, sorteando el peso de estos estandartes en los que habita la lucha por la democracia y la igualdad hoy, pero también en otros tiempos en los que, quienes ahora defienden falsamente la constitución y la democracia, procuraban que el régimen franquista perviviese más allá de los hálitos del dictador. Si la bandera roja y gualda es representativa hoy en día de algo (derechos, democracia, igualdad… pero también de Monarquía, ejército y nación españolista) es gracias a todo lo que en este pendón se confina, en gran medida, gracias a la lucha por la democracia ejercitada por comunistas y republicanos, y no gracias a la cómoda e irresponsable pasividad de pro-dictadorzuelos fascistas que entonces, y no hace demasiadas décadas, se mostraban complacidos con tanto falso orden y tanta ley administrando “mano dura” al pobre y tapando las vergüenzas del rico y el gran ladrón. Nada deben temer aquellos que con tanta ansia veneran la bandera constitucional, pues igual que algunos vemos en ella las banderas comunista y republicana que hicieron posibles la actual democracia de superficie, otros podéis ver perfectamente el águila que durante decenios nos sobrevoló y cuyos vuelos heredáis tantos pro-franquistas que sin ningún escrúpulo os disfrazáis de demócratas vulnerando el buen nombre de esta institución política que tantas vidas costó. ¡Cuán débil no será nuestra democracia que los herederos del franquismo se sienten cómodos en ella y salen a defenderla cuando son los de la derecha los que incumplen sistemáticamente la constitución cada día dejando sin efecto los derechos fundamentales (vivienda, trabajo, salud pública, educación, medio ambiente) que son la base de cualquier sistema constitucional y para cuya satisfacción, protección y garantía se articulan y regulan los poderes del Estado! ¡Cuánto camino nos queda todavía por recorrer para que algún día la bandera republicana ondee en las instituciones verdaderamente democráticas haciendo justicia a los ideales genuinamente democráticos que esta representa! Pero, también, que no quepa la menor duda a esta falange de reaccionarios franquistas mediáticos y políticos, de que cada día el momento de la emancipación está más cercano, y que una presa democrática embalsará definitivamente ríos de tinta e ignorancia que buscan ávidos alimentar el mar, y el mal, de una derecha que bien puede estar pensando qué lugar discreto han de ir ocupando ya sus banderas.

Esta democracia en la que se encuentran tan cómodos y que defienden con tanto fervor es aquella que ampara la impunidad de los que cada día pretenden destruir dicha democracia a base de malversaciones de caudales públicos, cohecho, trajecitos y otros actos delictivos cuya presunción está deviniendo cada vez más en una realidad para que de una vez se haga efectivo el “!Todos a la cárcel!”. Que ya está bien de que los trabajadores que durante un día de huelga tratan de defender sus derechos ante la flagrante vulneración capitalista que se cierne sobre su dignidad, tengan que soportar alaridos de rabia por sus actitudes de reivindicación, y que en ningún momento pretenden meter la mano en el bolsillo de nadie y ni mucho menos vivir del trabajo ajeno, sino de su trabajo, que no es poco. Otros muchos no pueden decir lo mismo, y a esta labor tienen dispuesta su ideología caciquil, derechista y con claros tintes fascistas. Que ya está bien de que mientras los ricachones del PP nos someten con total impunidad a una vergüenza nacional histórica y sin precedentes por su maestría para confundir lo público (el bolsillo de todos) con lo privado (su cada vez más lleno bolsillo), luego los trabajadores, sindicalistas, comunistas y republicanos, que piden vivir de su trabajo con dignidad, tengan encima que estar sometidos al bramido estridente de la derecha como en los tiempos que añoran y en los que la benemérita sancionaba al que robaba una gallina para comer mientras se defendía con fervor y amparo católico a quien explotaba al trabajador.

Aprendan usías que terroristas no son los que colgaron las banderas, y que los únicos que promueven guerras al margen (y también en ocasiones al amparo) de la ONU (todas ellas injustificadas) y susceptibles de ser condenados por la Corte Penal Internacional son personajes como Bush o Aznar, y no los trabajadores que colgaron o que permitieron que se colgasen las banderas en un Ayuntamiento cuyo carácter democrático debemos a quienes lucharon por esas banderas en contra de la dictadura; sepan usías que sin estar allí yo me inculpo de ese tan grave delito que quieren atribuir y depurar, así que busquen el artículo que se me puede aplicar y que se ría el juez de usías, que yo ya lo hago bastante en nombre de los sensatos; aprendan usías que dictadura es franquismo y no república, siendo la II República Española la democracia más avanzada de Europa en los años treinta y en la que gobernó la derecha (CEDA) durante dos años y contando con un Presidente también de derechas (Niceto Alcalá Zamora), así como permitiendo con total normalidad partidos, asociaciones y organizaciones de derechas. A ver, sino: ¿cuántas elecciones celebró el franquismo para dejar al pueblo decidir si quería derechas o izquierdas?; aprendan pues, usías, que la democracia de la que ustedes hablan es otra cosa bien distinta y muy alejada, por cierto, de lo que en realidad es democracia; aprendan usías que lo suyo no es revisionismo (que ya es espinoso) sino relativismo, al malgastar sus energías relativizando franquismo y democracia, pretendiendo confundir una y otra cosa en un tiempo en que saben que la ciudadanía ya está en condiciones de condenar aquello de lo que en la Transición se hizo la vista gorda; aprendan usías a expresarse un poco mejor, pues el tufo fascista de sus expresiones y escritos hace entender que lo que quieren someter a juicio no es el acto de colgar las banderas, sino que a todas luces se les nota que quieren y pretenden sancionar las ideas que esas banderas encierran, y eso sí resulta ciertamente delictivo e inconstitucional; aprendan usías que la bandera roja de la balconada no es la de la URSS, sino la del PCE y no cometan el error (se lo digo con la mayor de las compasiones) de señalar que Venezuela es una dictadura y al día siguiente nos digan que Chaves ha perdido estrepitosamente las elecciones. Eso con Franco no pasaba, ¿no? ¿O sí? Al menos en la República se celebraron muchas convocatorias electorales, y ese viento democrático hace ondear la bandera republicana con total dignidad.

Sin duda alguna, lo de las huestes mediáticas y políticas de la derecha (UPyD, PP) es osadía e intrepidez: una pluma en mano de ignorantes y aprendices de hábitos democráticos se convierte más bien en una pluma de gallina que hace reír con su cosquilleo el espíritu tranquilo y democrático de quienes alabamos el acto valiente, espontáneo y creativo de la tricolor y la roja; siendo a la par motivo de una seria y vehemente condena política y ética, el intento de sacar rédito electoral y político de un acto de esta naturaleza. La democracia, como la cultura, se vive, ejercita y asume de forma cotidiana y natural en cada uno de nuestros actos y pensamientos, y no es cosa que se aprenda en poco tiempo, y mucho menos que se pretenda asumir mediante grandes eslóganes y proclamas vacías de contenido. El tiempo de las persecuciones por motivos de banderas e ideas llegó a su fin en este país por obra de los luchadores republicanos y comunistas. Pónganse al día y a trabajar por fregotear esta democracia, que es cosa de todos, y más todavía de la derecha, que con sus manchas (Camps, Ripoll, Fabra…) ensucian esas banderas españolistas que luego nos piden limpiar y respetar a quienes pedimos que cada uno viva de su trabajo y que cada cual aporte según sus capacidades y reciba igualmente en función de sus necesidades: bajo la bandera republicana, por supuesto.

Con más fuerza que nunca, salud y república.

Otras noticias de interés

7 COMENTARIOS

  1. «¡Inclitas razas ubérrimas…!

    Si reconoce a su autor y acierta a colocarlo en su Siglo, reconocerá vd. a quién le ha copiado su estilo de discurso. Porque lo suyo no ha sido una columna de periódico digital del 2010, sino un discurso desde la tribuna de las Cortes de, por ejemplo, Dato e Iradier.

  2. No sé que edad tiene Ud.,Sr.Bernabé, pero su discurso está más caduco y trasnochado que muchas de las instituciones a las que Ud. ataca. Su discurso me recuerda a aquellos de la transición que, con el tiempo, han dejado de tener sentido. Respeto profundamento el fondo de su artículo, pero no puedo respetar las formas que Ud. emplea. Móderese y posiblemente encontrará más apoyos de los que se imagina

  3. Diferencia mucho entre la derecha y la izquierda. Lo bueno que son los unos y lo malo que son los otros. Hay aspectos en los que no le falta razón, pero creo que se equivoca. Mira el tema muy en base a las ideologías, esas que a día de hoy ya están muy en desuso y que sólo sirven de falsa excusa para salir al escenario de las teatralidades. Hoy en día, para valorar a un político no hay que hacerlo desde ese punto de vista tan pasado y anticuado por desgracia. Hay que saber que tiene voluntad, que tiene implicación, que quiere lo mejor y demostrarlo con hechos. Que mira por la ciudad que le ha votado, y eso pasa por encima de ideologías y tendencias, ¡vamos!, que se involucra, es coherente, es educado, que el cargo no le sobrepasa, que respeta a los demás, que trabaja con rigor y sobre todo que no hacen con él lo que quieren porque tiene sobriedad en sus decisiones. Que sea práctico y que no sólo viva de imagen. Vale más ser práctico que estético. Eso a día de hoy está desparecido, en tiempos pretéritos las cosas podían ser más así, pero a día de hoy no.
    Lo de la república, otra vez igual, a soñar que son dos días. Representará lo que representará, pero hoy en día nadie quiere una. Si quieren satisfacer sus ideas personales, pues que lo hagan. Siempre han valido para que en su seno haya una sociedad que vaya manga por hombro, porque cuando muchas valoraciones distintas chocan entre sí, se produce el caos y una situación llena de vórtices acantonados. Y las dos fueron demostraron lo mismo. De eso no dice nada, por supuesto.

  4. moltes felicitats per l’article, bernabé. a banda de dir veritats com a punys, molt bona qualitat literària.

  5. Però en quin any creus que vius noi? ja no estem a l’època del doctor zhivago, els temps han canviat i la teua falsa ( e hipòcrita) ideologia esta caduca, aneu de progres i sou uns retrògrads. avanceu i deixeu-vos de xorrades ja que no esteu seguint el Camí adequat.
    NO US PREOCUPEU PER LA CULTURA,la joventut o el ciutadà, sou els mateixos borregos Peró en diferent-es gàbies. No crec ni creure mai res del que pugues dir ni tu ni ningú del teu partit ja que no sou mes que fossils d’una època passada que busquen la mínima oportunitat per a sorgir i enganyar.
    Llibertats opressores es lo que proposeu. Nous aires deuen bufar i ni la dreta ni la FALSA e HIPÒCRITA extrema esquera desfasada qui ens portaran a bons termes.

    Llibertat, Art i cultura lliure i apolítica per a tots, sense distincions de sexe, bandera o religió ja hi ha prou de partidismes!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,640FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,970SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES