Art. de opinión de Juan Carlos Escandell, (Secretario de Innovación y Desarrollo PSOE Novelda)

«Ahora más que nunca»

Novelda, ciudad que tiene la “vitola” de emprendedora donde las haya, se ha de reinventar. Nos tenemos que reinventar como pueblo, como sociedad, nuestra forma de ver y entender los negocios, nuestras relaciones, la propia vida. Así de tajante, así de claro, pues hemos de tener en cuenta el que, en esa tarea, estamos llamados a involucrarnos todos los noveldenses; empresarios, trabajadores, jóvenes, jubilados y políticos; la sociedad entera, sin distinción alguna, y con la mirada puesta en un reto que debemos conseguir que sea de todos y para todos…

Han pasado ya muchos años desde nuestros antepasados, que sí fueron quienes tuvieron la imaginación, el empuje y la osadía para “sacar de donde no había”. Las posteriores generaciones nos hemos ido limitando, sin demérito, sino todo lo contrario, a dejarnos llevar, aumentando la riqueza, sí, pero sin prevenir, ensimismados en un monocultivo industrial, sin haber creado bases para nuevos proyectos y así diversificar lo creado y disponer de otras oportunidades.

Desde la época en que aquellos pioneros (comerciantes e industriales) supieron hacer “de la necesidad virtud” y consiguieron pasar de la trata con animales y el comercio del vino, la manufactura de las alpargatas y una agricultura precaria, al abrir fronteras para comercializar el azafrán, la industria del mármol y una agricultura que fue la envidia a nivel comarcal, nacional e inclusive internacional. Desde aquella época, el tiempo se nos ha echado encima.

Se podría decir que nos hemos dormido “todos” en los laureles, o como también solemos decir aquí: “unos por otros hemos dejado la casa sin barrer”. Tenemos ejemplos claros de poblaciones y comarcas enteras que ya han demostrado, como mínimo, el saber adaptarse paulatinamente a los nuevos tiempos, reinventándose a sí mismos sin doler prendas ni escatimar esfuerzos y sacri-ficios. Me viene a la mente, a bote pronto, la Foia de Castalla, una comarca que se basó y fue ejemplo de industrialización, con una serie de productos que han cruzado nuestras fronteras. Sí, como nosotros… Ellos, con sus muñecas, juguetes, textil y una pequeña industria alimentaria, supieron adelantarse a esos tiempos de competencia feroz por parte de los nuevos países emergentes como Taiwán, China, Corea del Sur e India. Se miraron a sí mismos y se preguntaron qué les valía de aquello de lo que ya disponían, y qué sería necesario para regenerar y modernizar sus estructuras industriales, mercados y objetivos. Pues bien, hoy por hoy no tenemos más que darnos una vuelta por la comarca y ver sus polígonos de nuevo cuño y el cómo, a pesar de sufrir la crisis internacional como los demás, están siendo capaces de nadar y guardar la ropa.

Disponemos de lo más importante en nuestra querida y amada ciudad: sus gentes, trabajadores y empresarios emprendedores, el activo y empuje personal, las relaciones a todos los niveles de las administraciones públicas, todo ello existe… ¿Tendremos que esperar a que nos abran los ojos los demás? ¿O seremos capaces de aunar esfuerzos, desempolvar ideas, arrimar todos, TODOS, el hombro para unificar criterios y dar soluciones a los problemas que atañen a la población entera, sin excepciones, sin importar el ideario ni la procedencia?

Somos un pueblo, y estamos obligados a mirar por nuestros propios intereses como tal, ahora, más que nunca, COMUNES.

Desde el Partido Socialista Obrero Español, estamos trabajando en ello. Es cuestión de que todos nos sumemos a este reto, a esta ardua tarea, ya que será en beneficio del interés general, pues en política es lo que debe de imperar por encima de los personales o partidarios. No podemos basarnos en la descalificación fácil y simplista ante ciertos acontecimientos.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí