Art. de opinión de Bernabé Aldeguer (Coordinador comarcal de EUPV del Vinalopó Mitjà)

Contra la crisis

Desde que el sector del mármol en el Vinalopó se desmoronó con la caída del modelo especulativo de la construcción y la deslocalización empresarial incentivada por el PP desde las instituciones autonómicas, las fuerzas políticas y sus representantes en los ayuntamientos, se han lanzado frenéticamente a lanzar mensajes de apoyo a la recuperación que en ningún momento han logrado la coherencia y la efectividad de las propuestas de EUPV, tanto a nivel institucional (Ayuntamientos y Cortes Valencianas) como sindical, (entre otras, reunión de Cayo Lara con los sindicatos y acogida de sus propuestas por los diputados de EUPV en Les Corts). Los alcaldes del PP no perdieron la oportunidad de ofrecer todo su apoyo a las peticiones laborales con muchas fotos, reuniones y declaraciones de intenciones tan pomposas y voluntaristas como vacías de contenido y compromiso real, cuestión evidente, como no podía ser de otra manera, pues cambiar el discurso habría ido en contra de sus actuaciones durante los últimos años.

En las manifestaciones sindicales ante las instituciones de la Generalitat, ningún representante del PP ni ningún alcalde de la comarca estimó conveniente acompañar a los trabajadores en contra de la aprobación del ERE de Levantina, finalmente aprobado por la Dirección General de Trabajo de la Generalitat Valenciana, como otros muchos tantos en toda la comarca que al aumento del paro han contribuido. En todo momento, EUPV ha hecho efectivas propuestas en firme (no sólo gestos), algunas de las cuales salieron adelante en Les Corts, como fue la propuesta de declarar la Denominación de Origen de piedra natural valenciana. Esta proposición salió adelante con la abstención del grupo socialista y el voto a favor de un Partido Popular que a pesar de su voto favorable en Valencia, en Novelda se manifestó en contra de dicha propuesta, ahora en firme gracias a la iniciativa de EUPV. En la misma línea de veleidades el PP votó en contra, en las Cortes Valencianas, de la propuesta de EUPV para incentivar el uso de la piedra de la comarca en las obras públicas licitadas por la Generalitat Valenciana. Su voto a favor habría ido en contra de la línea seguida por la Generalitat de contribuir a la deslocalización de la industria valenciana, favoreciendo la destrucción de nuestro tejido industrial, con dinero público e incentivando la pérdida de trabajo y, en su caso, una precariedad del mismo, beneficiando los intereses derivados de la globalización económica que minimiza costes a base de explotación laboral en otros países, incrementando los beneficios y la concentración del capital. No resulta tan fácil, y así ha quedado demostrado, que un partido como el PP, de la noche a la mañana logre mutar su código ideológico defensor de la patronal y devenir en defensa de los trabajadores y mucho menos ofrecer una propuesta de solución a la situación de crisis económica por ellos generada.

La ley del péndulo ha determinado la oscilación de propuestas contrarias e inconsistentes por parte del PP, pero también del resto de partidos, mostrando así un intento por rentabilizar esta situación sin más interés ni compromiso general, incapaces de sostener una línea de actuación verdaderamente acorde con las necesidades de los trabajadores, que son los que ofrecen el empleo a las empresas, y no al revés, siendo su fuerza física e intelectual la generadora última de toda riqueza, embolsada por las empresas, que huyen con el apoyo de las instituciones gobernadas por el PP cuando han ganado cuanto querían. EUPV está pues, en condiciones de hacer efectiva su solvencia en la solución de los problemas sociales que afectan a esta comarca, con rapidez y efectividad. Condiciones indispensables para toda alternativa real y viable. Lo prometimos, lo hicimos, luego hay que continuar. Ante la gravedad de la situación comarcal, EUPV presentó desde la comarca enmiendas dirigidas a mejorar el sin duda fatal presupuesto de la Generalitat para 2010. Dichas propuestas que no fueron tenidas en consideración por un PP autoritario y conservador, serán tramitadas mediante otros procedimientos para que puedan ser debatidas en las Cortes. La ciudadanía ha de fortalecerse para dejar de ser un instrumento que genere una riqueza que ahora se esfuma confirmando el expolio medioambiental, económico y humano a que ha sido sometida la comarca con el liderazgo de un PP inmerso en luchas de poder interna. Por ello y más que nunca, resulta preciso con el liderazgo de EUPV, un movimiento político y social que represente los intereses de los colectivos que peor lo están pasando con esta crisis y que haga políticas de izquierda que favorezcan a la mayoría de la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí