Art. opinión de José Juan sánchez, Secretario de Empresa y Relaciones Comerciales PSOE Novelda

Nuevo curso político

A casi todas las magnitudes, tratamos de darles valores y establecer límites; pero no resulta tarea sencilla en todos los casos. Creo observar un ejemplo claro de ello con la actitud hipócrita, más allá de la frivolidad, casi rayando el cinismo a la que nos tiene acostumbrados el PP, que parece pretender batir récords en este sentido.

Acaba de comenzar el curso político con el tan traído y llevado tema del crédito que se ha solicitado desde el Equipo de Gobierno para sanear la situación económica y regularizar los pagos. A la hora de hacer manifestaciones se debería tener en consideración a qué curso pertenece cada parte de la deuda y por lo tanto, a quién corresponde cada suspenso.

Ignoro la nota que obtendrán en este nuevo curso político los actuales representantes del PP local, dependerá en gran medida de cómo hagan sus deberes (que son sensiblemente inferiores a los del Equipo de Gobierno municipal) pero, sobre todo, lo que creo que sí se han de plantear muy en serio es un cambio de actitud, porque en eso suspenden claramente. Y no lo digo por lo que aportan, sino por la ausencia de ello.

Yo no quiero que mi partido, el PSOE, considere estas fechas como un nuevo curso, sino como la continuación de las tareas de gobierno. Quiero que sigan gobernando, claro está, y lo más lógico es que lo hagan con normalidad, constancia y dando ejemplo y cumpliendo con sus compromisos de pago. Esto les garantizará que se les pueda seguir suministrando materiales y prestando servicios, sólo así podrá ser operativo y eficaz el trabajo a realizar.

Lo sencillo es acumular deudas, pero eso significa trasladar a otros nuestros problemas perjudicando seriamente las economías de unas empresas que necesitamos para seguir funcionando con normalidad.

Quizá desde el PP se pretende hacer creer que son equiparables las dos formas de actuar, la de endeudarse como lo hizo el PP en época de bonanza económica por un gasto desmesurado, a pesar de esas vacas gordas que disfrutábamos a todos los niveles, y traspasar esa deuda al gobierno municipal sucesivo. O por el contrario, la del Equipo de Gobierno actual, de heredar esa deuda, asumirla, y verse obligados a responder de ella con el agravante del incremento de la misma debido especialmente a la época de crisis en la que, además y precisamente a causa de ésta, vemos cómo disminuyen por el contrario los fondos de los que se dispone vía recaudación.

Se habla constantemente de los valores, como algo fundamental que no se debe perder, y hay que demostrarlos día a día. Pagar lo que se debe no puede ni debe ser criticado. Lo que sí se debe cuestionar es cómo y porqué se endeuda, y para ello, debe explicar cada uno lo que le corresponde y el pueblo, teniendo en cuenta esas explicaciones, contando con esa información y teniendo en cuenta la situación en la que se produce, y para qué se hace, que juzgue y obre en consecuencia.

Fiscalicen la labor del gobierno y hagan oposición, ése es su papel, señores del Partido Popular, pero no eludan ni obvien sus acciones pasadas y las consecuencias de sus errores. Al menos repartan de forma justa las responsabilidades, que las deudas ya las pagaremos entre todos, aunque para ello tengamos que echar mano de créditos, que no gustan a nadie, pero necesarios al fin y al cabo.

Los políticos le debemos al pueblo todas las explicaciones y el máximo respeto. Tomen nota para su nuevo curso político.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí