Nº 155) Hilario Pellín Amorós (jugador y profesor de golf).-

Artículo de opinión de Vicente Díez sobre deportistas noveldenses

Este joven practica un deporte poco visto y menos conocido en nuestro entorno; de hecho, el golf lo vemos por televisión o cine. Por Internet, leo que este juego o bastante similar, comenzó en Escocia en el ya lejano siglo XV. Y hacia la mitad del siglo XVIII se creó en Escocia la primera Asociación de Jugadores, pues en el año 1754 se fundó el prestigioso The Royal and Ancient Golf Club of St. Andrews, donde se concibió y sigue actualizándose el reglamento del golf, que fue incluido en los Juegos Olímpicos de París 1900, así como en San Luis 1904. Desapareció este deporte del programa olímpico hasta Río de Janeiro 2016 y está incluido para la inmediata edición de Tokio, que por el Covid-19 ha tenido que aplazarse hasta el año 2021.

   Nuestro protagonista de hoy nació en el año 1984 y creció en La Romana, donde su padre ejercía de farmacéutico. El matrimonio formado por Hilario y Mª Carmen tuvieron dos hijos, de los que Hilario hijo fue el menor de la parejita. En La Romana transcurrió su infancia: juegos, colegio y todo lo habitual en un niño de su edad, que jugaba al fútbol como deporte. Llegó a jugar en el equipo infantil del Aspe CF; se le dio bien y recorrió media Europa jugando con aquel equipo varios veranos.

   A los 13 años (1997), la familia se trasladó a Novelda, pues aquí estaban sus raíces. Hilario fue inscrito en el colegio Padre Dehón, donde seguía gustándole dar patadas al balón, hasta que un día su padre, quien era golfista, le llevó a verle jugar. Hasta entonces sólo le había oído algún comentario al respecto, pero con el primer golpe se le abrieron los ojos y algo en su interior le decía que eso era lo suyo, por lo que dejó de lado el fútbol, casi esa misma tarde. El campo de golf más cercano donde comenzó su padre estaba entonces en Alicante, un campo de hoyos cortos en la partida de Bacarot.

  Aquel año 1997 se abrieron los primeros seis hoyos en Alenda, cerca de Monforte del Cid y el joven Hilario junto a su familia eran felices al poder ver por televisión al inolvidable Severiano «Seve» Ballesteros y vibraron con el Masters de Augusta 1999, de José Mª Olazábal.

   Se instaló otra farmacia en La Romana, lo que dejó más tiempo libre al padre. Fue una pasión que forjaron juntos padre e hijo, así como otras buenas amistades que les brindó Alenda Golf. Por allí iba también otro muchacho joven ya algo experimentado, Juan de García, que fue clave para que mejorase tan rápido y se hicieron amigos de inmediato.

   Como todo novato, debió federarse con licencia deportiva ante posibles incidentes en el campo. Junto a su nuevo amigo, iba mejorando el juego y fueron consiguiendo algún que otro campeonato amateur en el campo de golf de Alenda, así como en la Comunidad Valenciana. Los padres de ambos les llevaban y los fines de semana los empleaban en competir o entrenar en el campo de prácticas. El verano casi lo pasaba allí, jugando y practicando.

   Cabe detallar algún dato sobre el lenguaje que se usa en este deporte, en el que abundan vocablos ingleses. Un campo de golf no tiene una superficie, ni diseño, ni número de hoyos (fairways) iguales a otro campo. Se puede diseñar un campo de golf en cualquier parte y así vemos imágenes de terrenos inclinados o llanos; depresiones del terreno con arena o con agua, etc. que son distintos a otro campo. El número de hoyos varía entre 9 ó 18, aunque la mayoría es de 18. El hoyo está situado en el green (verde, en inglés) o césped y cada hoyo tiene una superficie media a su alrededor de 550 m. cuadrados. Según la distancia desde el punto de salida (tee) al hoyo siguiente, se cataloga al hoyo como de Par 3, Par 4 ó Par 5. Lo de los números 3, 4 y 5 es la cantidad de golpes en que está programado que el jugador consiga introducir la pelota en el hoyo. Si lo consiguiese con un golpe de menos, sería un Birdie y estaría en «Uno bajo par» y tendría un golpe a su favor. Por contra, si rebasa el número de su par, sería un Bogey y tendría en su cuenta o clasificación «Uno, (o más golpes) sobre par». Es obvio que para vencer en un torneo, se ha de hacer con el menor número de golpes para completar el recorrido.

   Sus ídolos de juventud en el golf fueron «Seve», José Mª Olazábal y después, apareció el boom de Tiger Woods. De nuestra comunidad, destacaba el castellonense Sergio García y actualmente, destaca el vasco Jon Ram. También le gustaba organizar eventos y fue con niños a Irlanda para jugar al golf y practicar la lengua de Shakespeare. Trabajó organizando Torneos del Circuito Europeo para Miguel Ángel Jiménez y allí contactó con todos ellos, los profesionales. Fue como estar en su paraíso personal.

   Su objetivo era conseguir la licencia de profesor de golf para enseñar a los demás; algo que pronto logró. Y posteriormente obtuvo la licencia de profesional, cuyo requisito entre otros era conseguir dos tarjetas del par del campo en competición oficial. Para ello, hubo de jugar y disputar muchos Torneos por toda la piel de toro: Madrid, Málaga, Toledo y otros más, hasta que lo consiguió: la primera en Zaragoza y la segunda en el Parador de Málaga, con un final apasionante: faltando tres hoyos, necesitaba hacer un golpe menos en cada hoyo del par y consiguió tres birdies consecutivos. Se hizo profesional y venció en el Campeonato de España de Profesores de Golf.  

   Estudió ADE (Administración y Dirección de Empresas) y trabajó durante la carrera como profesor de golf para niños en el club de Alenda; comenzó con tres (año 2003) y ahora hay más de cien alumnos. Se trasladó a Madrid por motivos laborales y allí repitió lo de impartir clases de golf los fines de semana. Desde 2011 trabaja para una empresa de distribución deportiva en Elche y sigue jugando al golf, sin competir.

   El golf no es exigente físicamente a nivel amateur, pero el profesional ha de concentrarse ante la próxima jugada; sentirse siempre fresco y lúcido pese al desgaste del recorrido, pues se andan varios kilómetros. Los profesionales actuales como Tiger Woods son verdaderos atletas.

   Se casó con Giovana y tienen tres hijos, de uno a ocho años. Lleva al mayor a verlo, pero no parece despertar su ilusión o curiosidad; quizás lo consiga con los otros dos menores.

   Su padre, también de nombre Hilario Pellín, falleció el pasado mes de Abril por el Covid-19 y ahora tendría 66 años (D.E.P.). También jugaba al golf con pasión y llegó a competir en Torneos amateurs. Nombrando a jugadores noveldenses, destaca en los inicios a Jesús Navarro Valero, en su día uno de los propietarios de la empresa Carmencita, quien comenzó su afición al golf ya pasados los 50 años, en el campo «La Marquesa» de Rojales y en el «Bonalba» de Muchamiel. Dejó huella por su carácter amable y promovió este deporte en Rojales, donde hubo récord de participantes en el Torneo Carmencita durante bastantes años. Junto a la clínica Menescal de Novelda, tenía un mini campo de prácticas o entrenamientos, para matar el gusanillo. Su frase sobre si jugaba o no todos los días era: «siempre y los bisiestos, uno más». Allí Hilario siempre tuvo la puerta abierta para practicar.

   La partida de noveldenses más entrañable para Hilario era la que componían su padre; Joaquín Palomares, ambos ya fallecidos; Juan Carlos Soler y Antonio Alberola quien actualmente, con más de 70 años, aún sigue jugando y consiguiendo resultados excepcionales. Más jóvenes, tenemos a Miguel Herrero Baeza, de 19 años, una verdadera promesa, al haber conseguido el subcampeonato en el prestigioso torneo del British Boys; así como su primo, Manuel Díez. Baeza juega con grandes logros en el golf adaptado, a nivel nacional.

   Por la pandemia actual, se nota el aumento de niños alumnos, pues sus padres prefieren el golf al contacto y choque en el fútbol. Su madre, Mª Carmen, le decía que el golf le había cambiado la personalidad, pues entre otras normas, hay que estar en silencio; ser precavido y cada uno apunta sus resultados, por lo que hay que ser honrado y noble, sin hacer trampas y más importante aún, no perder los nervios; sin duda, todo eso le ha marcado el carácter.

   Otro dato sobre sus antecesores en el deporte fue su tío-abuelo, don Joaquín Pellín Segura, futbolista del Elche CF y posteriormente maestro de escuela, de quien se publicó su biografía deportiva con el nº 24, de fecha 19/04/2012.   

Otras noticias de interés

8 COMENTARIOS

  1. Me gustan estos reportajes, sobre la variedad de deportes. Hilario, sigue enseñando y suerte en tu juego y profesorado.

  2. Una novedad a conocer, el golf. Es juego para pocos y ricos, aunque agradezco que sepamos de cualquier deporte.

  3. TODOSLOS DEPORTES TUENEN CABIDA CON EL Sr DIEZ
    Buen reportaje y felicitaciones para el deportista.

  4. TODOS LOS DEPORTES TIENEN CABIDA CON EL Sr DIEZ
    Buen reportaje y felicitaciones para el deportista Hilario Pellin.

  5. A veces he visto golf en la televisión. Ahora, he conocido a los de aquí y sé más sobre este deporte. Me ha gustado.

  6. Como siempre, agradezco a los lectores y más. a los que dejan su opinión. Feliz Año Nuevo y… hasta la próxima, que espero sea pronto

  7. Gracias a Hilario, por formarse como profesor, y hacer que la enseñanza del golf llegue cada día a más gente. Los valores que aporta este deporte son increíbles. Me alegro de que lo más jóvenes estén apostando por el golf.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,714SeguidoresSeguir
3,220SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES