¡Malditas las guerras y aquellos que las provocan!

Artículo de opinión de Sergi Cremades.

No nos engañemos, una guerra es una guerra y en todas mueren civiles y si no que se lo pregunten a Palestina, a Siria, a Etiopia o Afganistán. Todos los causantes de guerras deberían ser juzgados por crímenes de lesa humanidad, Putin el primero.  Pero a renglón seguido, Bush, Aznar, Bler, Netanyahu, Bennett, o Salmán bin Abdulaziz, rey de Arabia Saudita y principal agresor en el actual conflicto con Yemen.

Todas las Guerras actuales siguen el mismo patrón, se inician como guerras comerciales, económicas entre intereses de las élites capitalistas, ahora bautizadas como oligarcas, sus partidos y sus gobiernos, buscando zonas de influencia y mercado para mejorar sus beneficios. Cuando esto ya no es posible, se recurre a la guerra con un triple objetivo, imponer por la fuerza sus intereses tanto imperialistas como geoestratégicos (que es una forma encubierta de decir que se busca la obtención de beneficios económicos a medio y largo plazo). También se busca activar la economía, otro eufemismo para ocultar el aumento de las arcas de los oligarcas con la venta de armas, esas que enviamos desde aquí y, por último, una banda de carroñeros sin escrúpulos amplía su nicho de negocio con la reconstrucción tras la desolación y la ruina.

Todo lo demás es propaganda para imponer un relato. Que si Putin es un loco asesino, que si  Zelenski es la nueva Agustina de Aragón. Mentiras, medias verdades, manipulación, sobreinformación, exageración, …y sobre todo hipocresía de élites y gobiernos. Cualquier belicista necesita demonizar al contrario para justificar sus crímenes. ¿De verdad pensáis que vendiendo armas ayudamos a la ciudadanía de Ucrania?

Que más de la mitad de los y las españolas crea necesario avivar el fuego de la guerra con el peligro de extender el conflicto al resto de Europa, o peor aún, pudiendo provocar una guerra nuclear, mandando tropas a Ucrania, es un botón de muestra de cómo la maquinaria propagandística penetra de manera muy peligrosa en la ciudadanía.

Eso, ¿qué pintamos los y las ciudadanas en todo esto? Como pronto victimas, víctimas de la codicia y la avaricia del beneficio manchado de sangre. También instrumento para engrosar las filas de los ejércitos y/o milicias. Las guerras provocan muerte y destrucción, pérdidas de vidas humanas, de niños y niñas, madres y padres, familias enteras. Personas normales como tu y como yo, gente sin intereses económicos, ni poder, ni ideales que justifiquen la imposición, la invasión o la eliminación violenta. Muchos neonazis (también españoles) engrosan las filas de los dos ejércitos en contienda, les llama la sangre y el sufrimiento ajeno. Muchas de sus ideas intransigentes, enfermizas y violentas también las enarbolan y las instigan los políticos y empresarios de los países en liza dispuestos a provocar una catástrofe humanitaria para defender su cuota de mercado. En las guerras mueren inocentes civiles y también soldados, que no hay que olvidar son personas con familia, amistades, etc., pero nunca la casta: generales, élites empresariales, políticos, reyes o presidentes de gobierno. Potencian el ardor guerrero de las clases trabajadoras para que luchen, y mueran, por sus intereses y por sus ideales intolerantes y destructivos. ¡Qué sinsentido!

El pueblo valenciano, al igual que el resto del Estado, está demostrando una gran solidaridad con el pueblo ucraniano. Paz entre los pueblos, entre personas, entre familias es lo queremos. Gritamos a los cuatro vientos sí a la vida, no a la guerra, no al sátrapa Putin y a sus oligarcas y solidaridad con el pueblo ruso encarcelado por enfrentarse a la invasión.  Pero también no a Zelenski, sus negocios y su gobierno corrupto, no a la escalada belicista que se está fraguando en Europa por mantener los privilegios de unos pocos y no a la OTAN, nacida al calor de la guerra fría, que ha perdido su razón de ser pues su enfoque expansionista de la seguridad militar es radicalmente contrario la justicia social, la solidaridad, la convivencia, la conciliación y el poder negociador como única arma.

Sergi Cremades

Otras noticias de interés

8 COMENTARIOS

  1. señor sergi cremades, le recuerdo que esto no es una guerra, es una invasion para usurparle a los ucranianos su territorio, nadie queremos guerra como tal, pero cuando alguien se siente atacado en su entorno con esa crueldad, creo que como minimo tiene derecho a defender su entorno o territorio, eso creo que es lo que estan haciendo los ucranianos, y esa es la ayuda que estan prestando los paises de la union europea, defensiva, no ofensiva, el problema es el poderoso que quiere aprovechar su poder para engullir al debil y ante eso creo que todas las sociedades modernas actuarian igual, defensa de sus vidas, costumbres y territorios, eso no significa si a la guerra, eso es defensa de lo que uno tiene reconocido como patrimonio suyo, usted cuando se siente agraviado en algun ambito de su vida tambien intenta defenderse, no a la guerra todos, pero a defenderse tambien

  2. Respecto al comentario de “yo” toda guerra tiene un agresor y defensor. Precisamente, que haya un defensor es lo que la convierte en guerra. Una invasión por sí misma no implica una guerra, se puede invadir un territorio sin disparar un tiro si no hay oposición armada. La guerra exige contienda, una acción y pugna armada por prevalecer.

  3. A ciudadano: Lo primero, estudiando. De hacerlo, y ya que estamos hablando de invasiones y esto recuerda a los bárbaros, recordemos el fin del Imperio que es nuestro sustrato cultural. La llamada “caída de Roma” en el 476 (y que se suele confundir con la imagen de los saqueos del 410 y del 450 a manos de los bárbaros). Qué pasó en el 476? Odoacro tomó Roma e Italia fundando un reino a sangre y fuego? No, depuso al emperador niño Rómulo Augusto y el senado y la guarnición de Roma, si sí esa misma que debía combatirle le juraron lealtad a Odoacro. Es decir, se rindieron. No hubo contienda. Pero vayamos a más reciente y a la historia de nuestro país ahora que está de moda el tema. Usted sabe lo que pasó en el Sáhara español? Provincia española representada en Cortes? En noviembre del 75 con un Franco enfermo y agonizante se inicia la marcha verde, un gran grupo de miles y miles de personas invaden el territorio español, porque no olviden, territorio implica que hay una posesión de un grupo (sociedad, país) sobre un espacio geográfico con fuerza para mantenerlo. (Si no, otro más fuerte se lo acaba llevando). Qué hizo España ante esa invasión? En un arreón de estos que dan a los moribundos de mejora antes de caer, Franco dispuso una línea defensiva militar, iba a defender el Sáhara a sangre y fuego. Pero murió. ¿Qué hizo el Gobierno entonces con el nuevo jefe del Estado a la cabeza? Rendirse. No oponerse a la invasión, acordar marcharse y dejar a esa provincia española en manos de los invasores. Podría decirme, oiga, ya existía el Frente Polisario contra España por la independencia del Sáhara, y luego contra Marruecos y Mauritania. Correcto, pero volvemos a la cuestión de que se trata de territorio, no tuvieron fuerza efectiva para apoderarse de él y por tanto no era suyo en la realidad física tangible, ellos reivindican un derecho, pero sin fuerza efectiva suficiente para aplicarlo, conquistar ese territorio y fundar un país. Algo muy diferente a los roles de primero España como ahora Marruecos que sí han ejercido y ejerce el último la posesión de ese territorio.

  4. Malditas las guerras y aquellos que las provocan. Si, por supuesto y siempre.
    Creo que el título es muy adecuado, pero, sin embargo, en mi modesta opinión y si me lo permite, creo que le falta profundizar en el fondo. Y digo esto porque no sólo hay culpables de provocarla y de llevarla a cabo, sino que también hay otros responsables a los que por regla general nunca se les menciona.
    No nos engañemos. El ser humano es el mismo de hace doscientos, seiscientos, dos mil o diez mil años. Nada nuevo bajo el sol. Guerras las ha habido toda la vida y las habrá en el futuro. El hombre es un lobo para el hombre y esto no acabará mientras todavía queden homínidos sobre la tierra. Como nunca hemos sido capaces de controlar con éxito el exceso de agresividad que llevamos en los genes, estamos condenados a seguir matándonos hasta que acabemos por desaparecer, llevándonos con nosotros al planeta entero, que, por cierto, ya sabemos cómo hacerlo y tenemos potencia de fuego para ello.
    Dicho esto, que personalmente entiendo como reflexión de sentido común, veo con estupor que en los países desarrollados en general y en el mío en particular nos estemos comportando como auténticos bobos. ¿Alguien cree que estamos libres de entrar en conflicto bélico con cualquier otra nación? ¿Acaso somos intocables por alguna razón divina? ¿Nadie en ningún lugar desea y codicia nuestros bienes, recursos, territorios, patrimonio o nuestro estado de bienestar? Si las respuestas son SI, SI y NO respectivamente, permítanme entonces que les diga que estamos acabados.
    Las guerras suelen por costumbre, inciarse entre países vecinos, con linderos comunes por lo tanto, aunque luego se apunten algunos más a la fiesta llegados allende de los mares. Y los “casus belli” se dan por muy pocas razones, aunque nos den miles de excusas. Digan lo que digan al final siempre es por dinero, poder y dominio de un pueblo sobre otro.
    Aquí en España, cuando pase, (que tristemente pasará) habrá responsables directos a los que no se mencionará, los mismos que dirán que la culpa es de los que vienen a comernos los higadillos crudos, de aquellos que son unos marrulleros violentos que quieren invadirnos con cualquier excusa real o ficticia generada exprofeso para justificarse.
    Pero lo harán y lo conseguirán (lo de entrar en guerra e invadirnos) porque hemos creado una sociedad infantilizada, pendiente de los móviles y del postureo en las redes sociales, sin capacidad ni voluntad de pelear por el título, que vive en un mundo paralelo gestado a propósito, donde se promueve el analfabetismo, se vive de las subvenciones y que ha perdido la cultura del esfuerzo, el sentido del orgullo patrio y la defensa de nuestra cultura y tradiciones en favor de todo lo que llega de fuera. Un país, antaño orgulloso de su envidiable historia y de sus gestas heroicas reconocidas mundialmente, un país que hace tan sólo 300 años era un imperio y que ahora no sólo está desarmado sin ejército y arruinado, sino que además, tenemos dentro la quinta columna de los vecinos de muy al sur, que buscan la revancha desde 1.492.
    Cuando se abra la lata de las tortas, más que al frente vamos a tener que mirar a nuestra espalda para ver la daga con la que sin darnos cuenta nos van a apuñalar bajo los omóplatos repetidas veces esos cientos de miles de soldados durmientes que están empezando a despertar.
    Malditas las guerras y aquellos que las provocan, malditos los que nos dejan indefensos y en pañales ante cualquier amenaza y malditos seamos los que se lo consentimos porque en el pecado llevamos la penitencia.

  5. Empezamos con la premisa de que ninguna persona de bien quiere la guerra porque saca la peor parte del ser humano, que se convierte en inhumano, y solo trae muerte, sufrimiento, destrucción, calamidades, y un largo etc. de consecuencias negativas, sobre todo para los que la sufren.
    Una vez dicho esto, la injusta guerra de Ucrania, como tantas otras que recientemente hemos visto, nos ha tocado más si cabe la fibra porque se está produciendo a las puertas de Europa. Estamos viendo la invasión y destrucción de un país soberano por un ejército invasor que ha entrado hasta las entrañas de Ucrania. Millones de personas huyen de la guerra dejándolo todo.
    Ante esto una Europa sorprendida se solidariza con el pueblo ucraniano y se atreve tímidamente a suministrar armas ligeras para que él ejército y el pueblo ucraniano defienda su territorio y sus vidas a escopetazos y pertrechados de chalecos protectores ante los misiles de largo alcance y bombas rusas. La hipócrita hasta en el nombre ORGANIZACIÓN DE NACIONES UNIDAS, alerta de que se podrían estar cometiendo crímenes de guerra por ambas partes.
    Esto es un sin sentido y un fracaso absoluto de la humanidad y de los que dirigen los países y organizaciones internacionales, que miran impertérritos como el matón ruso y sus secuaces campan a sus anchas dentro de Ucrania.

  6. Una pregunta para todos.
    Me parecen perfectas todas las «reflexiones» y «lecciones» de historia de todos ustedes.
    Pero permítanme unas preguntas desde mi «ignorancia» . ¿ No creen que en el 2022 en lugar de empleara el poder, el dinero y sobre todo la «inteligencia» humana, en matarnos los unos y los otros, no deberíamos de UNIRNOS en luchar contra las PANDEMIAS actuales y las que vendrán, que estas si que nos pueden ANIQUILAR a todos, listos, avariciosos, poderosos? ¡¡MAS INVESTIGACIÓN PROFUNDA EN LO QUE SE LLEVO SE LLEVA Y PUEDE LLEVARSE MILLONES DE SERES HUMANOS¡¡. Esta si es una GUERRA que debería de preocuparnos a todos…y no se para con misiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,775SeguidoresSeguir
3,890SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES