Nº 181) Santiago Santos Galvañ (tenista).-

Artículo de Vicente Díez sobre deportistas noveldenses

Tras un largo paréntesis, hoy vuelvo a detallar la historia de uno de los deportistas que nos anteceden; en este caso, en el deporte de la raqueta. Nació en Aspe, en el año 1946 y vive en esta vecina ciudad, aunque ha disputado partidos en múltiples ocasiones en el Polideportivo Cucuch.

   De su infancia, detalla que no tuvo antecedentes deportivos en la familia y en el colegio, compartió equipo de fútbol  con un  tal “Doro” quien jugó posteriormente en el Alicante CF. Tras la etapa escolar, comenzó jugando en el equipo de fútbol Aspense CF  y otro jugador local fue Peiró, quien jugó con el Eldense y el Aspene.

   Hacia el año 1960, con 14 años, él y unos amigos hicieron artesanalmente con un rodillo de piedra que costaba moverlo, en el solar de la Cerámica de Bautista Bernal, una pista de tenis “casi como las de verdad”. Fue una época de raquetas de madera, con partidas amistosas y le enganchó el gusanillo del tenis; colocaron una red artesanal y así empezaron.

    Estuvo unos 10 años jugando también al fubito (o fútbol sala) hasta que una lesión le obligó a dejarlo. Salía del campo de juego y viendo a su hermano en la pista w tenis, de la que era monitor, decidió el cambio del balón por la raqueta, hacia la década de los años 80.

   En el Polideportivo de Aspe se organizaban y celebraban torneos de tenis para los socios. Creyó que sería fácil vencer e incluso le visitó su madre, pero recibió una contundente derrota ante Carrazoni, por lo que concluyó que era más difícil de lo que había calculado.

   Jugando en el Club Amigos del Tenis de la Loma Badá, en Elda, le invitó Antonio, un concejal noveldense, alguien muy servicial y que promocionó mucho este deporte del tenis. En el Polideportivo Municipal de Novelda  junto a la Cruz Roja, tuvo algún partido de muy larga duración, por lo que le adjudicaron el sobrenombre de “el  Pesadilla”, apodo que le viene de una final en la que tardaron algunas horas en dilucidar el desenlace, por lo interminable del torneo. La entrega de trofeos se desarrolló en la Casa del Jubilado de Novelda, con la banda de música y las amas de honor. Un acto memorable para él, sin duda.

   Jugando en el pabellón de Ape y en el Club Amigos del Tenis, coincidió con José Manuel, que era entonces presidente del C.D. Cucuch, quien le hizo contactar con los tenistas noveldenses del “Poli”. Allí compitió en todos los torneos organizados tanto por José Manuel como por Alfredo Sáez y otros directivos, los cuales desarrollaron una labor inconmesurable por el tenis, tanto de Novelda como de los alrededores, pues participaron incluso de otras ciudades vecinas. Guarda un entrañable recuerdo de su amigo Gonzalo Soria, con el que coincidió en muchas ocasiones.

   Nuestro protagonista de hoy, Santiago, se lesionó en una final y al sacarle en camilla, portaba el trofeo en la mano. Otra anécdota acaecida en el Cucuch, jugando contra otro rival mucho más joven, Jaime Campello y vino a buscarle su esposa, pues “la paella estaba ya pasada”.

   En el pabellón áspense se organizaron varios torneos por Santi Abad, aunque a él no le atraía la organización, sino el jugar. Se elevó el tenis aspense a un alto nivel, pues se incluyeron muchos jugadores de otras ciudades.  Otro recuerdo de Santiago es para Amorrich, quien montó una pista en Aspe para tenis y otros deportes.

   Para tener más memoria, Santiago anotaba por escrito sus impresiones de las tácticas de sus rivales, aunque siempre le fallaban.

   Haciendo un inciso en la entrevista, llega su amigo Gonzalo Soria, bastante más joven que Santiago, organizador de torneos en Aspe y que llegó´a hacer prácticas en la Escuela de Juan Carlos Ferrero, en Villena, y aporta una de las fotos en la qu aparece junto al fenómeno murciano Carlos Alcaraz. El mencionado Gonzalo ha recogido el testigo y su introductor fue Rodrigo, un noveldense socio del Cucuch y rival o pareja de Santiago, a veces. Alega que a partir de Septiembre/2023 se abrirá una Escuela de Tenis en Aspe, pues se han celebrado ya doce Torneos en los últimos tres años.

   Concluimos, relatando otra nueva anécdota de Santiago Santo, “el Pesadilla”. Afirma que en el  campo de su suegro allanaron el terreno algo pedregoso; compraron una red en la ferretería y la pelota botaba para todas partes, menos para donde nadie lo esperaba.   

Actualmente, ya con 77 años, sigue en la brecha para mantener la forma y no perder la aficíón. Sin duda, un ejemplo a imitar para los que tenemos ya cierta edad.

Otras noticias de interés

3 COMENTARIOS

  1. Muy bien que se acuerden de los que jugamos al tenis, sin ser figuras como Nadal o Carlitos.

    • Yo también he coincidido con Santiago en el Poli y es instructivo verle cómo juega a su edad. Cuidate

  2. Le vi por aquí a veces y lo hace bastante bien. Se mer3ce que lo nombren

Los comentarios están cerrados.

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,764SeguidoresSeguir
4,370SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES