Nº 160) Fernando Pérez Gonzálvez (atleta).-

Artículo de Vicente Díez sobre deportistas noveldenses

Hoy vamos a conocer a un deportista de los llamados “del montón”, pero merece el premio por su constancia, al estar desde siempre involucrado con el deporte, así como practicándolo. Me dio su pista nuestro mutuo amigo Felipe Giner, quiromasajista del Club Atlético Novelda Carmencita. Este directivo del club denomina a Fernando como “el Incombustible”, por los muchos años que lleva en activo.

   El protagonista de hoy nació en el año 1957, por lo que está cercano a los 64 años; si bien, afirma que ahora ya prejubilado, no deja pasar ni un solo día sin hacer algún deporte de mantenimiento: footing, tenis, ciclismo…

   Vino al mundo en la Cañada del Trigo, cerca de Abanilla (Murcia), aunque con un año sus padres se trasladaron a Orito y pocos años después, recalaron definitivamente en Novelda. Sus progenitores, José y Benicia tuvieron cuatro hijos de los que Fernando fue el segundo. Sin antecedentes ni ejemplos en quien fijarse de su familia, pero desde la más tierna infancia se decidía por juegos de esfuerzo, lo que le llevaría posteriormente al deporte de competición. Relata que cuando vivía en Novelda, en ocasiones jugaba con otros niños e incluso adultos al frontón a mano, en la pared de una de las naves que había en La Monfortina. Todos ellos, vecinos de la zona y ya se dejaba notar por poner a veces a los mayores en aprietos.

   De su etapa escolar en nuestra ciudad, manifiesta que fue alumno del colegio Gómez Navarro y conoció a mi suegro don Antonio Forniés, como maestro. Comenzó a hacer algún que otro trabajo a los 11 años y poco después, se incorporó definitivamente a trabajar.

   Y así siguió hasta que a los 16 años (1973) comenzó a jugar al futbol con un equipo juvenil de Elda. Iba siempre en auto stop a Elda para trabajar y al mediodía, entrenaba con el equipo; no obstante, sus padres le necesitaban los domingos, por lo que se perdía los partidos y pronto desapareció el interés por el balón.

   Años después, (1978) hubo de “hacer la mili” que le correspondió en Córdoba y Sevilla. En el cuartel de reclutas le dieron a elegir entre gimnasia o carrera pedestre;  eligió la segunda opción y aún recuerda las agujetas tan dolorosas que soportó entonces.

   Se licenció en 1979 y por entonces comenzaron a celebrarse carreras populares en todas partes. Ya no era exclusividad de los atletas con licencia federativa, sino que se admitía a cualquiera que se atreviese a participar. Recuerda como si fuese ahora que su primera carrera, en Novelda, salieron desde el campo de fútbol y por la carretera del Castillo hasta el Camino de Las Cuevas, en que se giraba de regreso y la meta estaba igualmente en el campo de fútbol. Acabó segundo, lo que está fenomenal para un novato. El vencedor fue su amigo y “consejero deportivo” Luis Galiano, 9 años mayor que él, con larga experiencia en carreras, así como poseedor de licencia federativa. Las carreras populares fueron un paseo para aquel atleta, pues venció en todas las que recuerda Fernando. Luis Galiano había competido frente a Mariano Haro y otras figuras atléticas de la época. Por su parte, nuestro protagonista de hoy consiguió subir al podio en gran parte de estas pruebas.

   Siguió sin licencia hasta finales del año 1980, pero… lo dejó durante unos años, al sentirse más atraído por el tenis, por lo que se hizo socio del Polideportivo Cucuch, donde disputó diversos trofeos; entre ellos recuerda el memorial en honor a Antonio Miralles, el crack comarcal de la raqueta, (ver biografía nº 135, de fecha 14/07/2019). Representando al “Poli” compitió en varios torneos, de los que recuerda los de Burriana, Oliva, Alicante o Vinaroz. Asimismo, jugó bastante al frontenis en el mismo escenario. 

   Pasados unos 15 años desde que dejó la carrera pedestre, hacia 1995, volvió a calzarse de nuevo las zapatillas de correr y comenzó con un plato muy fuerte, cual es la Media Maratón de Santa Pola; a su juicio, la más prestigiosa y mejor organizada en esta provincia. Participaron aquel año aproximadamente unos 600 corredores y paulatinamente, su número ascendió hasta los 15.000 en ambos géneros, pues allí salen hombres y mujeres tras el mismo silbato. Fernando no se perdió esta carrera ningún año durante muchas ediciones.

    A Valencia fue a competir en tres años consecutivos: 1995 al 97. En su primera tentativa, su marca en tiempo superó algo las 3 h; pero en la segunda ocasión logró rebajar algo, muy poco, de esas 3 h que tenía como referencia, lo que le demostraba que iba progresando técnica y físicamente. Y la Maratón de Sevilla (1999) en la que logró una buena marca de tiempo: 2 h y 48 min., con 2.000 participantes y en el puesto 118; lo que equivale a 4 min X km. en los 42, 195 kms. de que consta una Maratón. También recuerda haber corrido en la Maratón de Madrid (2001) con otros 15.000 atletas y en el que consiguió el puesto nº 386 en la meta; no está nada mal, a los 44 años.

   Algo más cerca de nuestra ciudad, corrió en la Vuelta a la Foia, con el recorrido triangular Castalla – Onil – Ibi para completar los 27,5 kms. Cada año la salida y meta estaba en una de estas tres ciudades y es un circuito con continuos sube y baja, para lo que empleó 1h y 50 min., equivalentes también a 4 min. X km.

   Se había propuesto rebajar esa marca de 4 min. X km. en una Maratón, que suelen ser más llanas, lo que logró en Sevilla y sin agobios. Este registro no era habitual entre los atletas de Novelda, tanto los de antaño como los de hogaño. Y ya había cumplido los 42. Así siguió hasta los 50 “tacos” en su DNI, con toda clase de carreras, distancias y trazados.

   Pasó al Duatlón, por probar algo nuevo y para ello, debía también practicar la bicicleta. Se organizaron 9 carreras en nuestra Comunidad; la Copa Federación. La clasificación de cada participante se hacía eliminando los registros de los 2 peores logros y se calculaba el promedio de puestos conseguidos en las 7 pruebas restantes. Consiguió ser campeón autonómico en la categoría de 50 años. Las ciudades organizadoras fueron Orihuela, Petrel, Cheste en el mismo circuito de las motos, Guadasuar, Ribarroja, San Antonio de Benagéber… y otras ciudades. Lo que sí recuerda es que debido a su ventaja en puntuación, no participó en la última prueba, celebrada en Castellón. En el Duatlón siguió unos 4 años.

   Los horarios laborales en el mármol le dificultaban los entrenamientos, por lo que hubo de conformarse con practicar tanto el tenis como la bici y el pedestrismo, pero sin competir. No obstante, se dice que “quien tuvo, retuvo”. Y a pesar de no estar en sus mejores posibilidades, tanto por edad como por falta de entrenamiento competitivo, todos los años se apunta tanto a la prueba más prestigiosa en Novelda, la Subida al Santuario, así como a la Bajada de la Virgen entre Hondón de las Nieves y Aspe.

   Fernando sigue al pie del cañón. Incluso en la edición 2017 fue el primer local de 60 años en la Subida al Santuario, así como primero de su categoría en la de Aspe.

   Se casó en 1984 con Alicia y tienen 2 hijos, aunque no les ha dado a ninguno de ellos por competir; lo usan como entretenimiento y ejercicio positivo. Fernando, con sus cercanos 64 años aún se siente con ánimo para seguir haciendo deporte y alega que es raro el día que no salga a sudar la camiseta con la raqueta, la bici o las zapatillas. Se prejubiló y tiene tiempo de sobra para ser feliz haciendo deporte, pero no para quedarse en casa. Como dijo Felipe Giner, uno de los directivos del equipo atlético Carmencita, “este Fernando es incombustible”. Habría que concederle el trofeo a toda una carera en el mundillo deportivo.

   Enhorabuena, Fernando por tu ilusión y constancia. Sigue así y cuídate.       

   

Otras noticias de interés

6 COMENTARIOS

  1. En esta ocasión amig@s me van a permitir que me «extienda» un poco en mi comentario. Son muchos los años los que me unen a FERNANDO tanto deportivamente como amistosamente. Para un servidor este Atleta desde que alcanzo la categoría de VETERANOS siempre fue un referente y ejemplo que yo suelo recordar a los más jóvenes del Club Atlético Novelda CARMENCITA. Por su dedicación, entrega y saber cuidarse para mantenerse en forma en varios deportes. Pero les voy a comentar lo referente a FERNANDO como Atleta, que es donde mas fundamentos tengo para opinar.
    Fernando es un corredor que se distingue por su característico estilo de correr, zancada corta pero efectiva, ritmo constante pero implacable para poco a poco dejar detrás rival tras rival. Y sobre todo siempre fue un gran ESTRATEGA, «estudiaba a sus rivales mas directos en el calentamiento y antes de la salida sabe «leer» perfectamente la carrera y la estrategia a seguir para obtener el mejor resultado posible. Recuerdo hace muchos años en una carrera del «PAVO» en Novelda cuando en la misma recta de llegada le gano al «sprint» a un conocido corredor y velocista local 20 años mas joven que el… pero este joven no supo controlar su ritmo y llego al final falto de «gasolina», viéndose superado por un veterano que no era su «fuerte» la velocidad final. Y finalizo comentando, que es un placer hablar de carreras con esta gran persona con una memoria capaz de narrarte sus recuerdos kilómetro a kilómetro, minuto a minuto… incluso te puede decir la «temperatura» de ese día. Un abrazo Fernando.

  2. Yo también opino que es una persona dispuesta a entablar amistad con todos. Como siempre, agradezco tanto a los lectores como a los que dejan sus opiniones escritas, y en esta ocasión, muy especialmente a Felipe Giner, mi más fiel lector y comentarista. A veces, he logrado contactar con los entrevistados gracias a sus indicaciones. Gracias a todos y a continuación, viene un artículo sobre senderismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,714FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
3,000SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES