Pedir un microcrédito para para empezar un pequeño negocio: ¿qué hay que considerar?

Te damos los puntos clave a analizar antes de solicitar estos créditos reducidos para evitar problemas a la larga.

En los últimos años se ha erigido una figura que ha conseguido muchísima fama por su practicidad y su velocidad. El microcredito, junto con el microcrédito online, se ha convertido en una de las mejores soluciones para acabar con los problemas repentinos de dinero a través de una inyección económica rápida y cómoda. Un dinero que llega a la cuenta sin complicaciones, dispuesto a superar ese bache que ha aparecido.

 

Hay quienes lo consideran como una posible herramienta para recibir ese empujón extra con el que abrir un negocio. Aquellos que se plantean comenzar una nueva andadura y montar una pequeña empresa del sector que les venga en gana suelen tener más dificultades para reunir el dinero necesario con el que arrancar, planteándose esta opción que tantos adeptos ha generado en la última década.

 

Es algo que funciona bastante bien, pero que también conviene repasar con detenimiento. Los micropréstamos son algo de gran utilidad, rápidos, seguros y sin “preguntas” ni justificantes para invertirlos (algunas compañías te permiten pedirlos hasta estando en ASNEF), son un rápido puente que lleva de la insolvencia al ahorro; pero también uno con ciertas piedras que se deben tener muy en cuenta antes de firmar ni solicitar nada.

 

Aquí, vamos a repasar esos puntos clave que se deben valorar previamente para ver si realmente vale la pena solicitar un microcrédito a una financiera para montar un negocio. Vamos a analizar este producto económico para enseñarte lo que debes saber antes de pedirlo para ese nuevo negocio. Hay letra pequeña y cabos que no pueden dejarse sueltos de ninguna de las maneras, ya que pueden traer sorpresas de las que agradan bien poco.

 

Lo que debes saber antes de pedir un microcrédito para tu nuevo negocio

 

Hay algunos factores propios de este tipo de producto financiero que se han de tener muy en cuenta para no tener sorpresas desagradables a la hora de pagar. Los microcréditos son de mucha utilidad si se saben aprovechar, pero requieren prestar especial atención a las condiciones dictadas por las financieras para no salir peor parado de lo que se planeaba.

 

Cantidad límite

 

Por lo general, los microcréditos suelen tener un importe máximo de 300 euros a solicitar, de ahí la denominación que poseen. Debido a esto, el margen para aprovecharlos no es demasiado elevado, sobre todo a la hora de pensar en el arranque de un negocio. Pueden ser muy útiles, eso sí, en el caso de que sea necesario algo de última hora y que, por algún motivo, no se hubiera recordado durante el procedimiento de creación de la empresa; no obstante, para trámites legales o costes relacionados con el apartado jurídico de la empresa, no es algo que pueda ser de gran utilidad.

 

Intereses

 

La mayoría de financieras que ofrecen micropréstamos en línea suelen imponer unos intereses elevados, por lo que la inversión se hace bastante más complicada de lo planeado anteriormente. Es cierto que algunas, como oferta para primeros clientes, reducen estos costes adicionales a 0 para ser algo realmente práctico. Es muy importante averiguar cuáles son las compañías que ofrecen esta facilidad, ya que de lo contrario es mejor hacer un mayor ahorro en lugar de solicitar este crédito reducido. Sin embargo, existen también compañías que ofrecen créditos sin intereses.

Las comisiones y los costes adicionales son la principal pega de los créditos mini, hay que observar bien todos los detalles del producto antes de valorar adquirirlo. Es posible que, al final, sea peor el remedio que la enfermedad y suponga una inversión más elevada todavía con respecto a lo que se había planeado.

 

Plazos de tiempo

 

También es importante señalar que el plazo máximo de tiempo que conceden las entidades cuando conceden préstamos reducidos de este tipo es de un mes o 30 días. Si se realiza, por ejemplo, a comienzos de mes, tendrá que pagarse a inicios del mes siguiente, así que hay que tener muy en cuenta si se van a obtener o no ingresos suficientes para poder sufragar este gasto.

Sí es cierto que algunas entidades ofrecen prórrogas adicionales en caso de impago, con unas condiciones variables; no obstante, por lo general este tiempo extra para pagar llega acompañado de intereses extra que no hacen más que aumentar la cantidad a pagar.


Prestando especial atención a estos factores, se pueden evitar muchísimos problemas por sorpresas de última hora. Como decíamos al comienzo, los microcréditos son un tipo de préstamo realmente útil siempre y cuando se preste especial atención a las condiciones a las que están sujetos y se sepa maniobrar debidamente con ellos. En ocasiones, puede ser mejor recurrir a un préstamo tradicional o incluso intentar ahorrar más tiempo; aunque en otras pueden ser ese pequeño empujón que faltaba para abrir.

Otras noticias de interés

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,573FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,840SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES