Medio Ambiente comienza con el mantenimiento de parques y jardines

Ya se ha puesto en marcha el dispositivo para el mantenimiento de los jardines de la población con las primeras intervenciones en la Glorieta y el parque Santa María Magdalena.

La concejalía de Medio Ambiente ha puesto en marcha el dispositivo propio para acometer el mantenimiento de los jardines de la población con las primeras intervenciones en los parques de la Glorieta y Santa María Magdalena.

En el primero de los parques los fuertes vientos de los últimos días provocaron problemas en el arbolado, mientras que en el parque de Santa María Magdalena se está llevando a cabo un tratamiento de choque que también se trasladará al resto de zonas verdes.

De manera prioritaria en los espacios públicos se ha acometido la limpieza y el vaciado de papeleras, el mantenimiento de los juegos infantiles y la atención de urgencias que se han producido en los parques debido a las fuertes rachas de viento que han provocado problemas con el arbolado, siendo atendidas todas estas incidencias con gran celeridad por parte de la concejalía de Medio Ambiente.

El edil del área, José Miguel López, ha pedido la colaboración a la ciudadanía para “mejorar la limpieza de nuestros parques y plazas, así como su comprensión hasta que todo el dispositivo funcione con plena normalidad” y ha subrayado que su departamento trabajo con el objetivo de que “los parques recuperen rápidamente el estado que los ciudadanos merecen y que puedan estar en perfectas condiciones de mantenimiento en la temporada de máxima visita a los mismos, coincidiendo con la primavera”.

3 COMENTARIOS

  1. Está muy bien que el Ayuntamiento se ponga a trabajar en parques y jardines, ya que ha hecho desaparecer a la empresa de mantenimiento que lo realizaba, por la crisis y el impago.
    Pero cada uno de nosotros, los usuarios de esos espacios libres, hemos de colaborar. Si tiramos al suelo todo aquello que ya nos estorba en la mano (ejemplo, la bolsa de plástico de la ensaimada del nene; o el paquete de tabaco que se quedó vacío; o la botella vacía de plástico de agua mineral, así como el bote de refreso que nos calmó la sed; o el cigarrillo que ya nos va a quemar los dedos…) Repito, si no colaboramos y nos convencemos que cualquiera de estos deshechos, si los depositamos en el contenedor adecuado (entonces eso que íbamos a tirar, se convierte en algo positivo, una materia prima para la industria), no conseguiremos más que alguien se diga a sí mismo, al ver desperdicios por el suelo: «Mira, aquí se pueden tirar las cosas».
    Así es que, menos pedir que lo haga el Ayuntamiento (la limpieza del suelo, no así el podado de árboles y cuidado de jardines) y más colaborar nosotros, los ciudadanos, o tendremos a nuestro alrededor una pocilga, como ha llegado a ser a veces lo que se veía alrededor de las balsas cercanas a la Central Eléctrica que hay en la autovía, hacia Elda. A veces, he ido allí y daba asco y vergüenza ajena ver lo que me rodeaba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí