“Sería todo un lujo para el futuro poder recuperar esta entrada y convertirla en un recurso más de la ciudad”

El arqueólogo municipal Daniel Andrés Díez traza la futura actuación en la nueva entrada de un refugio antiaéreo descubierta el pasado miércoles.

Daniel Andrés Díez, arqueólogo municipal, ha resaltado que el porvenir de la nueva entrada del refugio antiaéreo situado en los alrededores del parque Tremecén todavía es incierto, ya que depende tanto de su estado de conservación como de las actuaciones políticas que se lleven a cabo.

La entrada, descubierta la semana pasada en la calle Goya mediante unas obras sobre una posible fuga de agua, era desconocida “a ciencia cierta” por los arqueólogos, pues los datos más fieles eran las propias vivencias juveniles de personas mayores en dichas instalaciones.

Daniel Andrés Díez ha recordado que las estructuras de este tipo de refugios se mantuvieron hasta los años 50, cuando se abandonó el miedo a entrar en la Segunda Guerra Mundial.

Pese a ello, asegura que hasta los años 70 había personas que exploraban por las cámaras de estos recuerdos de la Guerra Civil española.

El arqueólogo municipal, acerca de las actuaciones que se llevarán a cabo en dicha entrada, ha asegurado que tras haber realizado el papeleo para poder intervenir se abrirá el acceso a la galería “para saber cómo cae en vertical, como es la rampa de acceso y como es la distribución”.

Después de conocer las características de la entrada subraya que se deberá “tomar una determinación de qué podemos hacer y cómo lo vamos a hacer”.

“Sería todo un lujo para el futuro poder recuperar esta entrada y convertirla en un recurso más de la ciudad”.

Díez ha realzado el valor de este tipo de estructuras relacionadas con la Guerra Civil, argumentando que “se están convirtiendo en un elemento, patrimonial y turístico, sobre todo, de primera mano”.

Sin embargo, el arqueólogo ha apuntado que la conservación del lugar es incierta hasta que se proceda a su estudio.

“Poquito a poco la arqueología nos irá desvelando”.

Con todo, Díez califica positivamente el uso de un georadar durante los días 11 y 12 de mayo por un equipo de la Universidad de Cádiz.

Este grupo pasó el aparato de alta potencia por zonas donde la existencia de refugios está documentada, testificando, pese a no contar todavía con los informes completos, de que por la zona del parque Tremecén aparecían señales de que “podría haber algo”.

Pese a este descubrimiento, Díez recuerda que los trabajos de excavación se realizarán a lo largo de la calle Pintor Sorolla y no podrán realizarse en el subterráneo del edificio colindante debido al peligro que supone alterar la galería vacía que supuestamente estaba propiciando las filtraciones de agua en el edificio.

Además, hace memoria de la situación ocurrida en el año 2009 durante una excavación de la entrada a un refugio cerca del Ayuntamiento.

“Lamentablemente por el interés público debido a que por ahí pasaba una de las cañerías principales de aguas fecales se tuvo que tapar esa entrada al refugio”.

Otras noticias de interés

1 COMENTARIO

  1. Os recuerdo qué, como persona que en su adolescencia recorrió varias veces su interior, ya comenté cuando se publicó la noticia, la amplitud de la entrada, era mucho mayor, cosa totalmente lógica, ya que, ante una alarma, en el acceso al interior se acumularía una considerable cantidad de personas que deberían entrar en muy poco tiempo. Viendo la entrada que se ve en la excavación, ¿os imagináis 50, 60 o más personas intentando entrar presas del pánico…? Por la zona en que se encuentra, está claro que será una de las muchas instalaciones que tendría en su momento, la citada fábrica de munición, tales como infraestructuras de máquinas y planchas, almacenes, cámaras, etc. Sería interesante continuar estas excavaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
3,100SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES