El Ayuntamiento expone a las asociaciones la nueva ordenanza para el uso de espacios públicos

La concejala de Cultura y Normalización presentó en el Gómez Tortosa el texto provisional de esta nueva ordenanza que «parte desde cero» y que pretende regular las condiciones para el uso por parte de las asociaciones de las instalaciones y espacios municipales.

El consejo de Cultura y Normalización del Ayuntamiento se reunió el pasado martes en el Centro Cultural Gómez Tortosa con las asociaciones culturales de la ciudad para presentarles ordenanza de uso de los espacios públicos, porque «es el día a día de las asociaciones», según la edil del área, Mado Abad, que destacaba que «nuestra intención es que, a partir de ahora, la cesión de instalaciones se haga mediante un criterio que garantice la igualdad para todos».

La nueva ordenanza, que «parte desde cero porque no había nada  hecho en este sentido», establece diferentes modalidades de autorización, dependiendo si es para uso de larga duración, una autorización puntual, una autorización individualizada (para personas o entidades) o una autorización compartida.

En cuanto a la prioridad para el acceso al uso, se establece que los actos organizados por el Ayuntamiento contarán con «inicial prioridad» frente al resto. Además, si dos o más interesados solicitan el mismo local y coinciden en fecha y horario, se les invitará a alcanzar un acuerdo. Si no llegan a un entendimiento, la autorización se gestionará según fecha de entrada en el registro del Ayuntamiento.

El texto, que no es el definitivo y puede sufrir modificaciones, establece también las normas generales de uso y funcionamiento de los locales, así como prohibiciones (como actividades que contravengan la igualdad de las personas o que impliquen crueldad o maltrato para los animales) y el mantenimiento por parte de quienes hagan uso de él.

También quedan reguladas las posibles obras que se realicen en los locales, que deberán contar siempre con autorización previa por el Ayuntamiento, las responsabilidades civiles que puedan generarse por diferentes daños al lugar y los derechos y deberes de los beneficiarios y el propio consistorio.

Además, recogen una serie de infracciones que se pueden otorgar a las entidades que hagan uso de estos espacios, que pueden acabar en sanciones que oscilan entre los 100 y 1500 euros (dependiendo de la gravedad) y con la incapacidad para acceder al uso de estos locales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí