Las lluvias benefician al campo alicantino y sólo causan daños puntuales por la avenida de ramblas y fuertes rachas de viento

ASAJA Alicante valora que las lluvias han beneficiado al campo alicantino en general, salvo en zonas concretas de la provincia. Las precipitaciones están siendo todo un alivio para el campo, incluso en la zona del Vinalopó, en la que se encuentra en pleno desarrollo la uva de mesa. Han estado repartidas por la provincia y espaciadas en el tiempo, por lo que sólo se contabilizan daños en algunos caminos o parcelas por la avenida de ramblas y acumulación de agua. El viento también ha destruido plásticos de invernaderos y derribado palmeras. En algunas zonas e han superado los 40-45 litros, cantidad que permitirá a los agricultores ahorrar un riego.

Las lluvias registradas en la provincia de Alicante están siendo muy bien recibidas por el campo y la huerta de la provincia de Alicante. Todo el campo en general está recibiendo con alegría las precipitaciones y más teniendo en cuenta los recortes que están sufriendo los productores respecto al Trasvase Tajo-Segura y la falta de soluciones en el Júcar-Vinalopó.

Las precipitaciones han sido copiosas en gran parte de la provincia. Por zonas, en la comarca de la Vega Baja, se han registrado unos 40 litros en Orihuela y más en otras zonas como las de La Murada donde se han registrado hasta unos 60 litros. Así, los agricultores podrán ahorrar un riego en determinados municipios de la comarca y sólo hay que lamentar daños por la avenida de ramblas en municipios como el de Albatera.

En el Medio Vinalopó, se han registrado 60 litros en Agost; en Novelda (la zona de Monteagudo) se han alcanzado los 40-45 litros; en la zona de los Betíes (Novelda) unos 40-45 litros; en La Romana, unos 60 litros; en Hondón de los Frailes y Hondón de las Nieves, alrededor de 60 litros.

Destaca que las buenas prácticas agrarias y la calidad de los bolsos que están utilizando los empresarios agrícolas están protegiendo los racimos de la uva Aledo, el fruto por excelencia para las 12 campanadas de Nochevieja y salvo contadas excepciones, no habrá daños de consideración. Los productores además destacan que la humedad en suelo no hace daño, ahora es necesario que se mantengan temperaturas medio-bajas y el viento moderado también será bien recibido por este cultivo tan importante para la economía de las familias.

En el Bajo Vinalopó han destacado las fuertes rachas de viento que provocarán daños puntuales por la caída de palmeras u otros árboles, así como en determinadas infraestructuras como la rotura de plásticos en invernaderos. En Elche, hay zonas de campo en los que se han recogido hasta unos 40 litros. El río Vinalopó se ha visto desbordado en determinados puntos, afectando a parcelas colindantes. En general, el agua ha sido bien recibida por los cultivos hortícolas y los leñosos. Sólo corría un mayor peligro la granada, pero al estar prácticamente recolectada, también habrá pérdidas puntuales.

En el Alto Vinalopó los principales daños serán producidos por la avenida de ramblas y hay caminos anegados, que necesitarán acometer mejoras. En Villena, de media, han caído unos 50-55 litros y los empresarios agrícolas podrán ahorrar un riego.

En la zona de la Marina, tras una sequía muy persistente, las lluvias están siendo muy bien recibidas por parte de los agricultores para recuperar cepas como las de uva de vino u otros cultivos leñosos como los cítricos de Altea. También están siendo fundamentales para recuperar los pantanos. En la Marina Alta, las precipitaciones han sido aún más copiosas y, por ejemplo, en Vall d'Ebo se contabilizan 122 litros y, en Pego marcaban 111.

De esta manera, el campo se está aliviando tras una sequía muy grave, aunque aún es necesario que llueva más y que siga haciéndolo de manera espaciada. De hecho, el beneficio para el campo se debe, principalmente, a que las precipitaciones se han registrado a lo largo de toda la noche y no en un breve intervalo de tiempo. El principal problema se ha registrado en las infraestructuras que ahora hay que reparar, los daños puntuales en cultivos y en la ralentización del trabajo en parcelas que estaban preparadas para plantar y/o recolectar y en la que los empresarios agrícolas tendrán que esperar unos días para poder entrar. 

“La lluvia está siendo muy buena y esta vez no ha habido ningún pedrisco generalizado. Sólo algunas parcelas se verán afectadas, aunque está claro que los productores deben contar con herramientas que les permitan protegerse de las inclemencias del tiempo. Siempre pasan y al que le toca le hace mucho daño porque pierdes parte de tu cosecha, además del dinero que ya has gastado para sacarla adelante. Por ello, hay que contar con los seguros agrarios”, explica el presidente de ASAJA Alicante – Jóvenes Agricultores, Eladio Aniorte.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí