Muere un cazador en Novelda al dispararse fortuitamente su escopeta

El fallecido, Francisco Tortosa Martínez de 42 años y natural de Aspe, pero afincado en Novelda, iba acompañado de su suegro, un amigo, y su hijo de 14 años, que presenció la trágica escena. Todo apunta a un desgraciado accidente, pero la Guardia Civil, como es habitual en este tipo de accidentes, ha abierto una investigación para constatar los hechos.

Todo ocurrió en la mañana del pasado martes, cuando Francisco tropezó y cayó al suelo. El arma se disparó e impactó a quemarropa en un costado, causándole la muerte mientras era trasladado por el Samu al hospital de Elda. El escenario fue el paraje de la Horna Alta, donde además la víctima poseía una casa de campo. El cadáver fue enviado al Instituto de Medicina Legal de Alicante donde se le practicó la autopsia. El resultado del examen anatómico confirmó la hipótesis de muerte accidental barajada desde el primer momento. Además, el permiso de armas y las autorizaciones para la práctica de la caza estaban en regla.

NOVELDA DIGITAL ha hablado con Miguel Ángel Romero, de la Sociedad de cazadores cinegética de Novelda, quien ha confirmado que Francisco era un cazador experimentado y federado que pertenecía desde hace mucho tiempo al club. Al estar federado, el accidente está cubierto por la Mutua Sport.

Según Romero, la víctima se encontraba cazando caza menor, es decir, conejos, liebres, etc., de la veda que se abrió el pasado 12 de octubre y que finalizará el próximo 20 de diciembre.

Los restos mortales de Francisco Tortosa ya descansan en el cementerio de Novelda tras su paso por el Tanatorio, donde se sucedieron escenas de dolor y donde acudieron muchos noveldenses para apoyar y dar el pésame a su familia.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí