Opinión de Vicente Díez

Nº 138) Maite Botella Juan (luchadora de Muay Thai).-


El deporte en su vertiente femenina ha experimentado un notable aumento de titulares de prensa en España, lo cual es muy positivo pues la práctica deportiva beneficia a cualquier persona, ya sea varón o fémina y si, como en el caso que hoy exponemos, son deportes minoritarios y de pocos practicantes, lo positivo aumenta al traer a la palestra deportes que fueron “monopolio del hombre”. Y así, sabemos de Lidia Valentín en la halterofilia; de Edurne Pasabán en el montañismo; de Teresa Perales en la natación paralímpica; de Carolina Marín en el badminton y de más mujeres hispanas que destacan en actividades populares o masivas como son los casos del tenis, la gimnasia rítmica, la natación sincronizada y otras, hasta la actualidad donde pisan fuerte las integrantes de la selección femenina de fútbol, o en el balonmano con el sobrenombre de “las Guerreras”.


Y últimamente leo que Natalia Céspedes, una niña noveldense de 12 años, ha logrado el subcampeonato mundial de Padel sub 12, celebrado en Castellón; habrá que seguir su trayectoria en otro artículo posterior. Bien, pues el cartel o título de “guerrera” hay que dárselo también a una mujer de Novelda, Maite Botella, quien nos relata su biografía y trayectoria deportiva.  


   Nació en el año 1993 y es la mayor de las dos hijas que tuvieron sus padres, José Carlos y Teresa. La familia vive en nuestra ciudad. Su colegio fue el San José de Cluny y allí practicaban la Educación Física y como actividades extraescolares, se promovían el baloncesto, fútbol sala y karate. Pasó posteriormente al instituto de La Mola, donde optó por la Educación Física y posteriormente, en la Universidad de Alicante se graduó en ADE (administración y dirección de empresas).


   Desde la infancia, su padre la inculcó la práctica del deporte, pues el papá se había curtido en varios, como el balonmano, el trial o el motocross, además de prepararse integralmente con la bici, la natación, las pesas y correr. Animó a Maite a practicar el boxing y el full contact, siendo su primer entrenador/monitor en casa. Hace para ella un papel importantísimo como consejero y apoyo emocional, lo cual es muy positivo sentirse rodeada de personas que la animan.


   También acudió en aquellos primeros años a clases de gimnasia rítmica y de natación. Actualmente participa en algunas carreras populares y ha recibido invitación para unirse a cada uno de los tres clubes locales: Carmencita, Cableworld y especialmente del CA Ángel, pues en este grupo hay varias chicas con las que se siente feliz de acompañar en las carreras populares. No descarta lo de integrarse algún día, aunque ahora lo hace por afición desinteresada sin más, pues con el Muay Thai ya tiene suficientes temas a llevar.


   Relata que su primer combate a los 18 años fue en Albacete ante una chica local llamada Marta y que tras tres asaltos de dos minutos, Maite pagó la novatada y perdió por puntos. Previamente al combate, se sintió nerviosa por la incertidumbre al debutar en algo nuevo para ella; no obstante, estuvo cómoda en aquel combate contra una rival de similar capacidad. Desde aquel día supo que quería volver a sentir la adrenalina de no saber qué va a suceder en el ring ante cualquier rival, cara a cara. La preparación de entonces ha variado totalmente respecto a la actual.


   Prosigue que el Muay Thai es conocido como boxeo tailandés, o arte de las ocho extremidades. A los hombres que pelean se les denomina “Nak Muay” y a las mujeres “Nak Muay Yin”. Se combina gran cantidad de golpes con distintas técnicas de manos, piernas, rodillas y codos, incluyendo asimismo barridos, sujeciones e incluso lanzamientos. Es un símbolo nacional de la historia e identidad de Tailandia y sus raíces vienen del Muay Boran, o variante tradicional que incluye: figuras, técnica a mano abierta, luxaciones, lanzamientos y derribos. Es el deporte más eficaz de lucha en pie y nuestra protagonista aporta los nombres de seis figuras legendarias, que admito no haber oído ni leído nunca; tres de ellos parecen orientales y el resto yo diría que son “occidentales”.


   En las veladas como espectáculo se suele pelear por este orden: amateur, semi profesional y profesional. En campeonatos oficiales de la IFMA (federación internacional) se pelea con reglas amateurs, lo cual obliga a llevar protectores: casco, bucal, protector inguinal, coderas y espinilleras y a lo anterior se añade protección pectoral para las mujeres. El peto sólo lo usan los menores de edad. Maite compite en categoría Élite -54 kgs. con tres asaltos de tres minutos. Estando instalada en zona o ciudad de competición, cada mañana se les hace el pesaje para comprobar que no rebasen el límite de peso en su categoría, quedando descartada en caso contrario. Superado el pesaje, se procede al sorteo de rivales para el cruce de combates. No hay repesca y en caso de perder un combate, sería eliminada. Ya en el ring, hay un árbitro que regula la actuación de las contendientes y cerca del cuadrilátero hay una mesa con cinco jueces, quienes otorgan la puntuación.


Los puntos se otorgan por el golpe a la rival y que sea con fuerza, certeza, sin infracciones, sin ser bloqueado o defendido y se debe dirigir el golpe a cualquier parte del cuerpo, excepto la ingle. Se otorgan diez puntos a la luchadora que gane el asalto y a la rival, menos proporcionalmente. Se prohíbe golpear al rival si éste no lleva todas las protecciones requeridas, así como también se sanciona o prohíbe faltar al respeto a los jueces o desobedecer al árbitro.


   Hasta hoy, Maite ha disputado 18 combates con 9 victorias (una de ellas por K.O.), ocho derrotas y un combate nulo. Entre sus oponentes en el ring ha luchado contra la española y profesional Lara Fernández, así como ante la australiana Spring Sia. Recuerda haber actuado en varias ciudades españolas como Murcia, Madrid, Javea, Albacete, Mérida… aunque su mejor recuerdo lo trae de Guadalajara, donde logró recientemente el título nacional de su categoría. Asimismo, ha peleado en Francia y quizás su máxima exposición internacional fueron los tres combates que disputó en Bangkok (Tailandia).


   Sus planes deportivos de futuro son seguir creciendo técnicamente y enfrentarse a retos superiores, pues aún es joven para aspirar a más. En lo que queda del presente año participará en el Campeonato de Europa, a disputar en Noviembre en Minsk (Bielorrusia) y a continuación tiene concertado un combate profesional en El Vendrell (Tarragona). Serán combates sólo femeninos y lo retransmitirá La Liga Sport. Ya en Diciembre, se presentará al Campeonato Autonómico, clasificatorio para el Nacional/2020. Y para el futuro, le agradaría impartir clases de Muay Thai, para aportar su grano de arena al deporte y seguir en este mundillo, tras dejar la competición.


   También afirma que le han hecho mil veces la pregunta de si es posible vivir económicamente de esta actividad y su respuesta es negativa, pues en nuestro país es minoritario y no congrega a multitudes de espectadores que paguen su entrada. Echa en falta que el Estado les proporcione o facilite un CAR (Centro de Alto Rendimiento) especializado.


   Vivió en Tailandia hace un año durante una temporada para aprender, entrenar y pelear; si bien, lo cobrado era insuficiente para cubrir los muchos gastos que conlleva como campo de entrenamiento y son: vuelos, desplazamientos por aquel país, visados y un largo etcétera, por lo que recibía ayuda desde España. No obstante, hay luchadores y alguna luchadora que sí viven de sus ingresos, pues despuntan por su gran trayectoria.


   Maite, nuestra protagonista, trabaja en la administración de una gran empresa del calzado y a veces, es difícil compaginar ambas ocupaciones. Por otra parte, otras personas la ayudan a sobrellevarlo, como son: fisioterapeutas, nutricionistas, entrenadores personales, suplementación… y un sinfín de gastos y esfuerzos, pero que se dan por bien empleados si te apasiona.


   En Noviembre se entrena en el gimnasio Olimpia el equipo Muay Combat, pionero aquí, de la mano de José Miguel Prats y Jacko Torregrosa, con clases tanto para niños como para adultos. Maite va a Aspe con la escuela de Daniel Botella, al frente del SC Fighters. También hay centros especializados en Crevillente y dos en San Vicente del Raspeig, así como en Benidorm, donde la multicampeona Eva Mª Naranjo ha abierto una escuela. A nivel nacional existen varias escuelas en cada provincia. Suelen estar en contacto para organizar reuniones técnicas y combates. Las chicas usan el WhatsApp entre ellas, para intercambiar opiniones y decisiones deportivas. Ella se considera una competidora activa y sin opción a parar; por las mañanas entrena con pesas para ganar fuerza y potencia, la base física para sentirse cómoda en un combate, Por las tardes, entrena diferentes trabajos con su equipo: algo de gimnasia y de saco. Luego, a perfeccionar la técnica y trabajan con el paos para golpear, así como usar manoplas y acaban haciendo algo de combate entre los/las asistentes.


   También sale a correr siempre que puede porque se centra de cara al combate; haciendo cambios de ritmo y no carrera continua, para asimilarlo al ataque-defensa del combate, aunque los expertos del Muay Thai no lo aconsejan ya que corriendo se pierde músculo y no conviene, pues el músculo hace falta. Igualmente, a veces va a nadar para relajar tensiones de los entrenos, así como salir en bicicleta. Vamos, lo que se dice una preparación integral.


   En cuanto a divulgar este deporte, afirma que están bien organizados y hay varios grupos de entreno, mayoritariamente de chicos. Han participado siempre en la Feria del Deporte que se hace en la Glorieta, así como organizar alguna velada para que el público lo vea de cerca y están abiertos a las sugerencias que les han aportado.


   Aún no ha peleado en Novelda, sino en otras ciudades y los desplazamientos del equipo o gimnasio han sido en coche, bus, tren, avión…Suele ir con su entrenador, Daniel Botella, quien le busca las peleas y la sigue minuciosamente en cada entreno. Y con su pareja sentimental, Kevin Martínez, conocido luchador noveldense profesional, así como con otros miembros del club, también incluidos en los combates a celebrar. El masajista Jesús Villar se encarga de su recuperación para evitar las sobrecargas con tanto entrenamiento. Representan a su propio equipo y en España se anuncia los nombres del luchador/a, el equipo y la ciudad de origen. Si se trasladan al extranjero, se dice por el altavoz que “vienen desde España”, así como si se va incluido en la selección nacional, se comunica que “es/son de España”. Han recibido apoyos económicos de diversas empresas locales, así como del propio gimnasio Olimpia, siempre dispuesto a escuchar y admitir las sugerencias aportadas. Maite insiste en pedir apoyo para el deporte en general a todas las empresas de la zona, pues hay deportistas punteros en muchas disciplinas. 


      El Muay Thai va progresando en este país y cada vez mejor, aunque comparado con otros países europeos, aún queda por hacer. Desde hace dos años, ya está reconocido por el COI (Comité Olímpico Internacional) y junto con la federación de Kick Boxing, forman la FEKM o federación española de ambas artes marciales. Se ha avanzado hasta permitir luchar a menores de edad y en campeonatos oficiales es legal a partir de los diez años, debidamente equipados de protectores y con reglas algo distintas a las de los adultos. Y hacia las féminas, la promoción del CSD (Consejo Superior de Deportes) estriba en el proyecto “Mujer y Deporte”. En Noviembre se disputa la segunda velada en El Vendrell, sólo para mujeres con el evento “100% Nak Muay Yin”, a retransmitir por La Liga Sport. Incluso añade que se avanza en la promoción, pues todos los meses hay alguna velada de combates en diferentes ciudades españolas; esto hace unos años era difícil de imaginar y más aún, de conseguir.


   Sobre su vida personal, relata que conoce a Kevin Martínez desde los 15 años, pues coincidían en el gimnasio. Son de la misma edad y a veces, entrenaban de pareja al ser lo adecuado, pues son similares en edad, estatura, peso y… acabaron por enamorarse, algo natural entre jóvenes que tienen idénticas ilusiones y proyectos. Son necesarias muchas horas de trabajo, preparación y entrenamiento, sobre todo si se compite profesionalmente. Por tanto, con Kevin se siente comprendida, apoyada, aconsejada y sobre todo… feliz. Cuando uno de ellos compite, el otro “le hace la esquina”, como se dice en el argot del asistente que anima y orienta al que lucha.


   Posteriormente a sus entrenadores iniciales en el Olimpia, José Miguel y Jacko, pasó a formar parte del conjunto Muay Combat durante seis años y entrenaba con Arturo Ayala, el cual la ayudó a dar el salto al profesionalismo. Kevin es como su entrenador personal, sabiendo ambos diferenciar lo personal de lo deportivo, pues se ponen mala cara mutuamente si se comete algún fallo en el entreno; mejor entonces el error que en el combate. Y se siente orgullosa de toda la gente con la que ha compartido entrenos, por su cooperación sincera.


   Concluimos por hoy, deseando a esta joven deportista noveldense los mayores éxitos en su vida personal y carrera profesional. 


 

8 COMENTARIOS

  1. Antes de ir a trabajar, leo estos escritos de deportes y me gustan todos. A ver si vemos pronto a esta chica luchar por Novelda o cerca.

  2. Un articulo muy bien documentado y relatado por el Sr Vicente. Como siempre, dando a conocer a nuestr@s DEPORTISTAS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí