Rincones verdes en casa

Por Nadia Castelló, Floristería «Belladona»

A veces subestimamos el potencial de un pequeño balcón, terraza o patio, los cuales acaban convirtiéndose en meros trasteros o espacios sin utilidad donde a menudo tenemos alguna plantita desolada y medio seca. Espacios en los que definitivamente no es agradable permanecer, son lugares de paso o de almacenamiento y en realidad podrían convertirse en pequeños rincones con encanto donde salir a tomar el fresco en las calurosas noches de verano, leer un libro o tomar un refresco con los amigos o la familia.

Por muy pequeño que sea nuestro espacio, siempre cabe la posibilidad de transformarlo en algo bonito, aunque solo sea colocando dos o tres plantitas, que siempre alegrarán la vista, porque el verde da vida.

Desde un balcón pequeñito, donde podremos colocar unas plantitas colgantes, hasta un pequeño patio interior con una mesita y dos sillas y alguna trepadora que alegre las paredes, no hay espacio que no sea susceptible de volverse encantador, si así lo deseamos.

Para ello existen una serie de condiciones que deberemos tener en cuenta antes de elegir nuestras plantas. Una de las más importantes es la iluminación natural. Así, es imprescindible conocer la cantidad de luz y su intensidad. Hay balcones a pleno sol donde habrá que situar plantas aptas para soportar las altas temperaturas (geranios, aromáticas, surfinias, jazmines, buganvillas, cactus y suculentas, etc…). Hay una larga lista de plantas que darán gran cantidad de flores a pleno sol, siempre que mantengamos una humedad adecuada en el sustrato.

Por otra parte, si nuestro espacio está orientado al norte o se trata de un patio interior sombreado, también tenemos infinidad de posibilidades en cuanto a plantas de semisombra, que crecerán hermosas y protegidas, muchas de verdes follajes llamativos, otras de origen tropical, orquídeas y flores de sombra (alegrías de la casa, anturiums, calas, spathiphyllum, aspidistras, helechos, begonias, etc…)

Así mismo, aunque no tengamos un espacio exterior, la posibilidad de crear un rincón verde interior es totalmente posible siempre que dispongamos de luz indirecta como la de una ventana, puesto que hay diversas plantas que se adaptan muy bien a la luz escasa, como por ejemplo sansevieras, violeta africana, spathiphyllum, dracena, etc…)

Es importante no sobrecargar con muchas plantas, sino elegir con criterio las que mejor se adapten a nuestras condiciones y elegir recipientes que combinen con la decoración del entorno, dependiendo si tenemos un estilo clásico, rústico o moderno.

Para los ambientes clásicos es buena opción utilizar cerámica, metal, porcelana o cristal.

En ambientes rústicos, materiales como la madera, el mimbre, los canastos o la forja pueden armonizar bien. Y en espacios más modernos se puede optar por maceteros más coloristas y geométricos, de PVC o resina.

Es imprescindible que dichos recipientes cuenten con un buen drenaje para eliminar el agua sobrante y para ello habrá que utilizar platos bajeros que recojan el agua de riego para no ensuciar el suelo, procurando no dejar agua estancada en dichos platos para evitar la pudrición de las raíces.

En definitiva, casi cualquier espacio puede albergar un rincón verde en nuestras casas  que aportará vitalidad y alegría y cuyo cuidado no tendrá que suponernos mucho tiempo tratándose de espacios pequeños y será un entretenimiento agradable que a la larga nos compensará.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí