Art. de opinión de José Penalva Navarro

CANTO AL OTOÑO

Ya estás aquí, otoño,

todo languidece,

la luz más inclinada,

como si estuviese cansada,

los árboles se adormecen,

las plantas abandonan su esbeltez

y las flores se entumecen.

 

Eres el refugio de la vida,

tienes un  color sin igual,

pero lleno de matices,

como es la misma vida,

colores pardos,

amarillos, ocres

y un perfume celestial

 

Todos sentimos

ese decaer de la vida,

nos sentimos más tristes,

más melancólicos,

como ausentes,

y aunque después de ti

todo aparezca inerte,

la energía de Dios

sigue ahí latente,

regenerando todo lo creado,

impregnándolo de amor

que él derrama sutilmente.

 

Tú nos das cobijo,

nos proteges del invierno,

cuidas de nuestra vida,

para cuando la primavera llegue

aparezcamos con fulgor,

y seamos reflejo de renovación,

como la que Dios nos otorgó.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí