Deportistas veteranos noveldenses, por Vicente Díez

2000.Estany Ventolao

52) RAMÓN SALA FERNÁNDEZ (montañero y senderista)

El protagonista de hoy es alguien que, para los aficionados a la montaña y al senderismo, no necesita presentación. Por toda esta zona del Vinalopó e incluso en nuestra provincia, sus escritos, mapas, asesoramientos, planos… en definitiva, todo cuanto sale de él, es sinónimo de algo bien hecho. Su aportación va mucho más allá de lo que un veterano de cualquier deporte cuente a los novatos o iniciados. Él ha confeccionado una serie de libros, planos, fotografías, artículos y conferencias, que son imprescindibles para iniciarse en una actividad que el ser humano practica desde que se irguió el homo erectus sobre sus extremidades delanteras, cual es el caminar y descubrir esa Mater Natura que nos rodea, pero que desconocemos, pues nos hemos acostumbrado a circular por carreteras de asfalto y por calles pavimentadas; pero si viésemos los paisajes que aportan esos senderos que hemos oído nombrar, pero que… ¿dónde están?. Se ven mejor por la tele. Todo esto y mucho más es lo que hoy nos presenta Ramón, un verdadero maestro para estas actividades.

Nació en nuestra ciudad, en el año 1948. Sus padres, Ramón y Carmen, ya habían tenido tres chicas cuando nació el menor de la casa y su colegio fue el Hernán Cortés, cerca de la Glorieta y que cambió su nombre por el de Cervantes. Allí asistió a las clases hasta los 10 años, en que tras el ingreso de Bachiller, pasó a los Padres Reparadores. Su padre era comerciante y a Ramón no le atraía el deporte en su infancia, algo raro en cualquier chaval, cuando todos queremos imitar a los que salen en los periódicos.

Pero algo le llamó interiormente desde la primera vez que fue de excursión, a los Pirineos; ver aquello tan bonito y tan distante. A continuación se apuntó a muchas excursiones turísticas por nuestra provincia y le maravilló la acampada, al aire libre o en campings.

Con 20 años (1968) hizo oposiciones para Magisterio. Conseguido el título, y tras diversos cursos sin plaza fija, impartió clases en La Romana durante unos años y de esta ciudad guarda un especial recuerdo. Posteriormente, consiguió el traslado a Novelda, al colegio Jesús Navarro en su año inaugural, donde permaneció muchos cursos, hasta su jubilación.

Retrocedamos al año 1971, cuando se casó con Nati y tuvieron la parejita. Compraron una tienda sencilla de campaña, canadiense y de algodón, viajando por los Pirineos y pernoctando en los campings que encontraban en su caminar, algunos semi vacíos y en ocasiones, con la tienda al raso, bajo las estrellas, en los sitios que estaba permitido realizarlo. La familia al completo recorrió “a patita” las sierras de Cazorla y del Segura, así como en Río Mundo. Y a veces, veían a los montañeros de escalada provistos de cuerdas y piolets, pero no les atraía imitar esa faceta del montañismo, la escalada.

Él siempre ha preferido subir por donde pueda pisar, algo que está al alcance de cualquier persona, así como caminar por la Naturaleza. Y así llegaríamos al año 1985, en que con su buen amigo Antonio Alberola, decidieron “patearse” las montañas alicantinas; algo de inolvidable recuerdo para él y fueron dos de los pioneros en juntarse para hablar de estos temas en Novelda, con otros que al año siguiente (1986), fundaron el Club Novelder de Muntanyisme. Si bien, los planes de los más jóvenes e intrépidos iban por otros derroteros; aquéllos pretendían “subir al cielo” y él, ya con familia, prefería “pisar sobre la tierra”. Por tanto, hizo en solitario parte del Camino de Santiago, desde León. Fueron jornadas de andar en solitario, con la tienda de campaña al hombro y se propuso no ir a albergues ni comer en restaurantes; al final, ya con la Compostelana en la mano, consiguió desayunar en la cocina del Hostal de los Reyes Católicos, en la plaza del Obradoiro, los tres días que permaneció en Santiago. Por entonces, todo esto aquí era mucho menos conocido que en la actualidad, en la que disponemos en Novelda incluso de una Asociación de Amigos del Camino de Santiago. Al año siguiente, repite la experiencia de la ruta jacobea, pero acompañado de su hijo José Ramón y de otro chaval vecino, Claudio Rizo, actual abogado y que suele escribir artículos aquí, con notable éxito. De ambos viajes, fue tomando notas y fotografías, que plasmó en un libro que encuadernó y sobre las cuartillas de notas consiguió que le sellasen en los albergues o ayuntamientos de paso, para verificar su estancia. Una enriquecedora experiencia.

Tuvo noticias de que otro Club de la zona, el Centro Excursionista Eldense, mucho más veterano en estas lides, disponía de varias secciones o grupos, cada uno con objetivos distintos y ahí cabían todas las apetencias o expectativas de las excursiones, por lo que se integró en el grupo Idella. En estos más de 25 años, han recorrido la práctica totalidad de las montañas alicantinas, investigando los senderos y vías de ascensión más conocidos y tomando notas de todo lo que encontraban a su paso, como masías, pozos de nieve, corrales, ermitas, fuentes, aljibes, restos de arquitecturas pretéritas, etc. Comenzó a tomar notas de distancias, perfiles, curvas, altitudes, vértices y sobre todo, fotografías. De estas, Ramón tiene un archivo infinito. Sus notas, planos, escritos y gráficos se hicieron muy apreciados, casi imprescindibles, tanto en ambos clubes de Novelda y de Elda, que incluso llegaron a ser editados por Silvoturismo Mediterráneo y por el Centro Excursionista Eldense. Una verdadera obra de cartografía, a la que ya les era imprescindible consultar, a diferencia de épocas pasadas, en que se basaban en la experiencia y los relatos del veterano de turno. Fruto de estas publicaciones, entre otras, destacan entre los años 2003/05 los tres tomos de la obra “Senderos Alicantinos”, de 20 itinerarios de pequeño recorrido (PR) en cada uno. La primera parte se ubica en Rabosa y el Xorret de Catí. La segunda, se trasladaron a la Marina Baixa y en la tercera se recorren las zonas de l´Alcoiá, el Comtat y la Foia de Castalla.

Y volviendo a su actividad de caminante, desde el año 1989 se implicó en acabar una serie de ascensiones por toda España, de cierta altura; entre ellas, hay algunos “tresmiles” como el Mulhacén (3.478 m., la cumbre más elevada de la Península Ibérica), así como también en la zona pirenaica, por los valles de Estós y Eriste y la subida al Possets (3.375 m., la segunda cima de los Pirineos). Otro año subió al Aneto, en los Pirineos, de 3.404 m. También subió al Monte Perdido, así como al resto de “tresmiles” pirenaicos. Incluso fue en otras ocasiones a la vertiente francesa de la cordillera que nos sirve de frontera, ascendiendo al Vignemale, Gran Facha, Gourdons, Lliterol, Rollo, Perdiguero…, entre otros.

Le había enganchado esta cordillera y en el año 1994 atravesó la zona leridana, con el Parque Nacional de Aigües Tortes, el lago de Sant Maurici y subiendo y bajando los montes de Montcamp, Punta de Verdaguer y la Pica d´Estats. Volvió a esta cordillera en años posteriores, hasta que el grupo Idella, entre los que destacaba su inseparable amigo desde los inicios, Pablo Martínez Orgilés, planificó algo fuera de lo normal, para lo que había que estar bien preparado físicamente, pero con un cierto optimismo y confianza en las propias posibilidades personales de cada uno. Nada menos que la Travesía Transpirenaica; sendero de gran recorrido (GR-11) y que comunica el Cantábrico con el Mediterráneo. Si alguien calcula la distancia que hay por carretera, ha de sumarle los muchos kilómetros que se hacen por los senderos, subiendo y bajando; con la mochila al hombro, en la que se lleva lo más imprescindible. Esto lo hicieron en seis veranos, cuando ambos coincidían en sus fechas disponibles y por fin, tras el comienzo en Roncesvalles, llegaron al Cabo de Creus. De esta experiencia, Pablo y Ramón confeccionaron un libro de memorias, con narraciones e ilustraciones. También hizo diversas actividades invernales, especialmente en Sierra Nevada, habiendo pisado sus cumbres más altas.

Su eficiencia en esta actividad traspasó el ámbito de los clubes ya mencionados y obtuvo en 2002 el título de Técnico de Senderos, expedido por la Federació d´Esports de Muntanya i Escalada de la Comunitat Valenciana y avalado por la Escuela Valenciana de Alta Montaña. También colabora asiduamente como asesor técnico de Silvoturismo Mediterráneo, empresa dedicada al estudio y señalización de senderos homologados, en todas sus extensiones: SL, senderos locales; PR, pequeño recorrido y GR, gran recorrido. Sus escritos y notas sobre trabajos de campo, alzado de mapas, perfiles altimétricos y descripción de itinerarios, así como folletos divulgativos, han servido para su publicación por Ayuntamientos, Clubes de Montañismo e incluso la Diputación Provincial de Alicante, conocida como “la Dipu”.

Con relación a “la Dipu”, recientemente, en el año 2011, como buen conocedor de las montañas y paisajes de nuestra provincia, fue director técnico de un detallado proyecto de Sendero de Gran Recorrido (GR) pues se contabilizan 600 kms, cuando por carretera habrán en torno a los 160, para ir desde Denia hasta Orihuela, enlazando las montañas más emblemáticas, así como sus Parques Naturales. El itinerario es: Montgó – Serrella – Aitana – Carrasqueta – Carrascar de la Font Roja – Mariola- Sierra de Onil – Castalla – Despeñador – Maigmó – El Cid (ya estamos casi por aquí) – El Reclot – Algayat – El Fondo de Crevillent y Elx – Dunas de Guardamar – Lagunas de Torrevieja, La Mata – Orihuela. Todo ello en 20 etapas, con toda clase de detalles para esta Biblia montañera, titulada “GR Transalicantino”.

Su actividad y afán de colaboración le lleva a divulgar el montañismo en emisoras de radio y en televisiones locales, así como impartir conferencias en las que se habla tanto del recorrido como del patrimonio cultural y arquitectónico.

Actualmente, está dedicando su tiempo libre, pues ya se jubiló como maestro nacional, a avanzar en la confección de diversos libros, cuales son: “Senderos Alicantinos IV”, con 20 itinerarios de pequeño recorrido por las comarcas cercanas del Vinalopó. “Montañas del Medio Vinalopó”, donde se concentran 10 años de investigación con 800 páginas y 125 ascensiones por las montañas comprendidas entre la sierra de Salinas y la de Crevillente, en colaboración con su amigo Pablo y a veces, tuvieron que desandar alguna senda que no llevaba a ninguna parte. Y por último, tiene ya datos en su ordenador de “Senderos Alicantinos V”, así como “Las mejores excursiones por las montañas de Alicante”. Para ello, cuenta con mapas topográficos previos del Instituto Geográfico Nacional, a escala 1/25.000; en el que 4 cm. de mapa, equivale a 1 km. Hoy todo esto lo han mejorado con las mediciones del GPS y también los planos que conserva en su ordenador, en el Oci Explorer, aunque confiesa que todas las montañas son interesantes y siente una especial predilección por La Serrella. Por otra parte, al norte de Guadalest, cuyos itinerarios, cumbres e inmejorables panoramas le vienen dejando gratísimos recuerdos.

En 2012, el Centro Excursionista Eldense otorgó a Ramón el título de “Montañero del Año”, reconocimiento que se ha concedido, por vez primera, a un montañero no residente en la vecina ciudad de Elda.

¿Qué queda por decir de este hombre? Pues que sus trabajos son algo fundamental para todo aquel que quiera tener una base sólida antes de salir a andar por la Naturaleza. Incluso Ramón en persona, me dice que él, como tal, no considera al senderismo como actividad de competición; no hay un más allá, ni un record en tiempo o en distancia o en altura que superar, sino que simplemente es…salir y disfrutar de la Naturaleza. Y esto sirve para otros que vienen detrás; algo digno de elogio, Ramón. Enhorabuena por tu dedicación e ilusión hacia la montaña.

P.D.- La próxima biografía será la de Alberto Díez Jover (ajedrecista). Si conoces datos de alguna persona deportista; incluso si hubiese fallecido, o bien de un club deportivo de esta ciudad, telefonéame al 633 252 500 (Vicente). Gracias.

5 COMENTARIOS

  1. ¿Y dónde se pueden conseguir esos 5 libros de Senderos Alicantinos? Yo he ido a veces con el grupo de senderistas locales, como iniciado y me gusta esto.

  2. Bonitas fotografías y mejor aún, lo escrito. Enhorabuena y que se sigan publicando aquí excursiones y senderismo como este, pero con más detalles escritos, no sólo con fotografías.

  3. Me encanta que se nos divulgue. Lo de andar por caminos y sendas es maravilloso, de verdad. Apuntaos y lo vereis.

  4. El Sr.RAMON ,todo un SABIO ESTUDIOSO ,y gran amante de la NATURALEZA. Le conozco desde su etapa como Maestro en el Colegio Jesus Navarro.Siempre le admiré por sus actividades ,y despues de este excelente articulo del Sr.Diez,aumetó mi admiraciòn.
    Me confieso un modesto aficionado a caminar por zonas vecinas de montaña,que practico muy de tarde en tarde debido a mi vinculación con el Atletismo,el cual me ocupa practicamente todo mi tiempo libre. En las pretemporadas todos los años suelo acompañar a los Atletas a las zonas montañosas donde realizamos entrenamientos en contacto con la naturaleza.
    Me gustaria tener mas tiempo libre para realizar alguna salida en plan «aficionado».
    Sr.DIEZ,espero con impaciencia sus erriquecedores articulos,los cuales nos dan a conocer muchas cosas de los deportes y deportistas de nuestro pueblo,de la mano de su excelete capacidad de trasmitir las mismas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí