Art. de opinión de Francisco Penalva Aracil

EL ACTO DE ESCRIBIR

Que significa realmente esta acción la de escribir, casi siempre rodeada de intimidad, silencio y si es posible soledad.Pensando para inspirarteen lo que ves a tu alrededorcomo parte de un vestigio de vidaque tienes delante de ti, al alcance de tu vistao reflejado en tu mente en forma de sonidos, palabras escritas, pero sobre todo imágenes.

Escribir puede llevar sujetando una pluma o pulsando un teclado, a un lugar totalmente distinto al que te encuentras. En ocasiones inesperado y mágico, que puede ser radiante o desolado, peroinspirador de historias irreales o no, y la imaginación te ayuda, a dar con los resortes que abrirán sus accesos.

Los que escribimos lo hacemos por amor, tristeza, añoranza, deseos, ausencias…, en realidad solo pretendemos intentar trasformar lo que vemos o sentimos; en belleza, humor, ternura,critica, poesía… Pero sobre todo que nuestras palabras unidas, formen frases que nos lleven a expresar sentimientos y compartirlos conlos demás, que se identifiquen con ellos, o les sirvan de reflexión.
Se puede escribir de tantas cosas. Muchas veces quisiéramos al hacerlo por ejemplo sobre la flor de azahar de un limonero, tenerla presente olerla, pero en ocasiones al citarla en nuestros escritos no lo podemos hacer, porque del limonero solo salen unas diminutas ramas con cuatro pequeñas hojas que empiezan a crecer; pero el recuerdo de sus flores unido a la fantasía, nos lleva a escribir sobre ellas.

Que escribir también sobre las imágenes que vemos en las pantallas o las reales.Como aquella impactante visión de estar de vacaciones en una playa, relajado y feliz, saboreando un sabroso helado de fresa; Y de pronto ver aparecer un cayuco cargado de hambrientos y asustados seres humanos; pues lo haríamos resaltando ese inaudito y sin embargo intimo contraste, entre la miseria y el disfrute, la felicidad y el hambre, las vacaciones y la desesperante y triste soledad, de estas pobres gentes.

O al ver esas imágenes de los incendios forestalescon desolación, rabia e impotencia, además de no comprender lasinrazón y la locura de estos incendios, muchas veces provocados, junto a la enorme tristeza que se siente, ante las dramáticas escenas de personas huyendo de las llamas, o intentando apagar el fuego en su desesperada ofuscación, solo con unas pequeñas ramasque no sirve para nada.

O aquellas otras representaciones de sangre y dolor, que debemos sentir estremecimiento al verlas, de los muertos y heridos en las guerrasescribamos sobre ello, de las mentirasde los mal llamados políticos, de su inmovilismo e indiferencia total, que quieren ocultar con aparentes palabras de “buena voluntad”. Pura hipocresía y crueldad, al no hacer realmente nada para darles una solución pacifica.

Hay tenemos hoy en Siria, los asesinatos de gente inocente por un dictador villano, ylos que se cometen enpaíses próximos, sin que nadie frene estos desmanes contra la humanidad, hasta que todo este destruido y haya miles de muertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí