Art. de opinión de Francisco Penalva Aracil

BONDAD Y MALICIA

Las personas buenas y bondadosas en su estado más puro, afortunadamente para la humanidad aun existen; aunque en la actualidad esta actitud tan positiva ante la vida hay que buscarla con un candil, como hacia Diógenes en Atenas a la luz del día buscando un hombre honesto, o intentar encontrarlas en lugares lejanos, inaccesibles, vírgenes.

Sin embargo dentro de la vorágine de maldad consciente, o inconsciente que posiblemente sea peor, donde el cinismo, la injusticia y la mentira, prevalecen en muchos estamentos de esta sociedad malsana, donde hay un ambiente espeso y sucio que se puede cortar, por lo enrarecido que esta; casi no existen los sentimientos nobles y bondadosos, muy al contrario a la persona buena se le considera como propensa a ser fácil de engañar, ingenua, muy simple, en el sentido negativo de la palabra, e incluso poco inteligente.

Desgraciadamente vemos diariamente constantes abusos con el débil e indefenso, de gentes sin ningún tipo de escrúpulos y dinero ganado en su mayoría de forma ilegal, o políticos que desde su poder, compran voluntades, dilapidan empresas publicas robando un dinero que ahora el sufrido contribuyente tiene que pagar con mas impuestos y menos servicios públicos.

Y que decir de los bancos y cajas, aquí tenemos un ejemplo muy negativo de esa caja que todos conocéis, en la que sus gestores la han llevado a la miseria y total ruina; esos personajillos sin ningún tipo de vergüenza. Llámense Roberto, María Dolores, Modesto, Juan, Pepe y tantos otros; que como pago a su desastrosa gestión, se han puesto ellos mismos una desorbitada y escandalosa pensión para un retiro dorado, y que con toda seguridad no serán condenados por sus fechorías.

También muchos de sus empleadillos y directores de sucursal, que por lo visto pensaban heredar el negocio, han engañado a sus conciudadanos, e incluso amigos que confiaron en ellos, con unas propuestas de ganar con su inversión un alto interés, con opciones preferentes y demás historietas inventadas para desplumar a gente ahorradora, a la que han convencido con palabras envueltas de una melosa verborrea, dirigida a deslumbrarles con el gran capital que iban a recibir.
Unas ganancias pintadas con purpurina dorada y medias verdades que es peor que la mentira, sin decir nunca y ocultando siempre, el verdadero peligro para sus ahorros que la citada inversión “milagro”, les podía suponer.

Estos individuos de sonrisa falsa e interesada solo son unos mamarrachos engreídos, casi todos curillas y enchufaos, que muchos de ellos también están prejubilados cobrando el cien por cien de la paga, y van por hay con la misma sonrisa de antes, como si no hubiese pasado nada.

Estos corruptos en su mayoría y muy peligrosos, entre los que se encuentran: Políticos depredadores de capital público, banqueros y gerifaltes de las finanzas, empresarios ladrones, son la autentica escoria de la sociedad, los malos de verdad.

Volviendo a lo de la bondad, su mejor definición quizá se encuentre en la infancia, en ella el candor, la blancura, existe en su estado mas puro. Quien no sonríe tiernamente al ver la alegría de un niño que juega, o no se enternece a pesar de que no sea propenso a ello, al verlos desprotegidos, o sufriendo indefensos ante las penurias de una mala vida.

O emocionarse ante las primeras palabras mal pronunciadas, e incipientes gestos, juegos recién descubiertos, o sorpresas hacia cosas que son cotidianas para los mayores, de sus hijos y nietos. En los niños, y en sus actitudes inocentes al inicio de su vida, es donde esta la autentica bondad.

Quizá por ello, en muchos casos, el final de la infancia e inicio de la juventud, es una situación en la que el niño se pierde a si mismo, y solo logra entender el inicio de la madurez, como una agresión contra su pureza. Al igual que le ocurre a tantas personas que procuran por todos los medios y se esfuerzan, en mantener y conservar su blanca y candorosa inocencia, que en el trascurso de su vida les ha hecho felices ser así.

3 COMENTARIOS

  1. Amigo Penalva: Como en anteriores ocasiones, también te felicito por tu escrito. Muy bueno.
    Pero, permíteme que te dé mi versión sobre los banqueros corruptos y demás personajes que describes y que bailan alrededor del capital. No es fácil lograr que se les castigue, pues un refrán antiguo dice que «Poderoso caballero es don Dinero» y con dinero, se mueven montañas, no con la fe, como algún incauto aún confía.
    Hasta la próxima. Mi enhorabuena de tu amigo, Vicente.

  2. Personas buenas y bondadosas haberlas haylas. Pero …hay amigo; qué difícil es hoy en día conservar ese don. ¿ Crecerán mis dos nietecitos en este ambiente tan ruín?¡ No quiera nadie!. Ayer pude comprobar en el» super»que hay demasiada ira y rencor, cosa por otro lado muy comprensible. Las personas que no tienen ni para comprar lo más esencial, y que no son culpables de no tener trabajo. Los envanecidos llamados políticos, se encargan de que así séa..Recortes, recortes , que nos apretemos el cinturón y ellos … qué ? Comiendo en buenos restaurantes, y los más ,con pagas vitalicias asquerosamente vergonzosas.
    Este sistema ha de cambiar. Ni yo, ni los míos, hemos robado, ni hecho fraude a Hacienda ni a la S. Social, ni… etc, etc.
    » Díme a mí cómo .. ñetas, no va a imperar la maldad ante la bondad».
    Un saludo, Francisco.

  3. La bondad y la malicia nacieron el mismo dia, cual el el susto?, el que este libre de culpa que arroje la PIEDRA. De alguna manera todos tenemos el techo de cristal..siempre habra algien que opine distinto o bien o mal…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí