Art. de opinión de Claudio Rizo Aldeguer

EL ENGRUDO, EL CUBO Y LA ESCOBA.

En tropel salen a la medianoche, cual bandada de pájaros en busca de la presa agazapada en la espesura de la noche tras el hueco de una esquina. Desde las calles, limpias e inocentes todavía, pueden verse lágrimas descolgarse del cielo, a regañadientes, quejándose de su destino y dibujando en las alturas un coro de palabras que sugieren provenir del averno: desempleo, deudas, embargo, insomnio… ¡Crisis! El acto de “pegada de carteles” es el símbolo que mejor representa el estallido de unas elecciones, hoy las locales y autonómicas; la puesta en marcha de un mecanismo gigantesco que actúa de imán para el votante, y que parece desoír, en esa exhibición de esa pompa, toda congoja que a éste le circunda. Pues no hay mayor consuelo para el “venido a menos” que el plato caliente ofrecido con sonrisa Photoshop sobre un panel forrado en oro, que la voz interesada que mana de un atril a la boca del Servef prometiendo empleo, o que el abrazo con doblez de quien busca verificar el voto para su causa en la profundidad de un bolsillo hecho jirones. Porque en la medianoche, después de cuatro años, la ciudad volvió a travestirse de futuros intangibles en su dolida desnudez, jugando con el alma, con el pan y la sal, a movimientos informes de masas pertrechadas de cubo y escoba, a puro calderazo de engrudo que sellaba en una pared la imagen del definitivo “colorín colorado, esta angustia se ha acabado”.

Hay que vender, lo que sea, quizá de eso vaya la vida. Vender, comprar. A veces mentir. O al menos, prometer, aunque sea sin tener. Hasta meter. Y la gente, cree, porque necesita creer, hacer suyo un sentimiento de grupo que aparea seguridad, aunque en esa entrega sepa a ciencia exacta que se le engaña. No importa que el político esgrima su discurso en un micrófono bajo sospecha, o que la sombra de una imputación le describa ondas concéntricas cada vez más estrechas alrededor de su corbata. Al que pisa la calle y siente llamaradas de fuego bajo sus pies, pareciera que no le disuada el antecedente nebuloso del que fabrica unas fábulas que ni los niños creerían. Valencia y Baleares, dos casos, saben, y muy bien, cómo mecer al bebé entre sus brazos y adormilarlo en un vaivén de sonrisas y opulencias vacías. Quizá sólo así se entienda la extraña seducción al alza en la intención de voto que la imputación de uno o varios delitos provoca en el seguimiento de los ciudadanos. Hasta el CIS, ese Oráculo que anticipa el pulso de la sangre antes de que ésta ocupe las venas, ya nos ha contado a pequeña escala la abundancia de ese flujo que llega, de gen dudoso, y que sortea, hábilmente, con la opacidad de los trámites y la gracia de los plazos, los tentáculos de la Justicia.

Los eslóganes son ganchos que nada dicen. Tratan al ciudadano de medio gilipollas con frases ampulosas e imposibles que rara vez se concretan. No se trata de ser el mejor, de sugerirnos propuestas, de invitarnos a recorrer caminos que nos susciten entusiasmos. Se tiende el desprestigio del adversario, antes que a los honores propios. “Su hundimiento será mi elevación”, podría rezar la más lapidaria, sangrante y sincera de las proclamas. Y como “sociedad” que es, la política, proclive al contubernio y al intercambio de parejas con puerta tapiada de adoquines, a pocos partidos, luego, les importa acostarse con su rival si tras el recuento precisan del beso del mismísimo diablo para ocupar el “sillón”. Ese que debiera ser el de la mayor dignidad y respeto. Por los demás. Y por uno mismo.

La ciudad vuelve a estar prostituida de imágenes que no cumplirán lo que dicen, porque ni ellos conocen, muchas veces, la naturaleza del jardín que venden. Ayer asistí a un Pleno que resultó esperpéntico por todas sus costuras. Enfrentamientos, bilis y rojeces en los rostros, coronado con un “tête-à-tète berlanguiano”, ya fuera del tiempo de Pleno, a modo de una prórroga ridícula, entre dos concejales, uno del PP y otro del PSOE, y en cuyo tercio sólo eché en falta la calva de Kiko Matamoros o la expresión adulterada de la Esteban diciendo aquello de “Yo por mi hija, mato”.

¿Ese es el ejemplo?

No. Esa es la realidad. Y quién sabe si es la que nos merecemos…

Otras noticias de interés

15 COMENTARIOS

  1. ¡Joder claudio! Siento ganas de hablarte de la gente que entra en política para hacer el bien; pero no es lo que toca; tienes tanta razón que me dejo las “vendettas” literarias para mejor duelo.
    En este caso lo que toca darte la enhorabuena por ser tan ponderado en tus expresiones aun a sabiendas de que la situación, patética, que estamos viviendo da para mucho más.
    ¿Merecernosla? Pues quien sabe, yo creo que unos sí y otros no, mientras los burros sean más abundantes que los otros no hay nada que hacer creo.
    Creo que el problema es la lealtad, una engañifa que nos envuelve en barro porque sí o sí.

  2. Comtemplando carteles me hago la siguiente pregunta Claudio,¿ tenemos los que nos merecemos?. Algunas de las imágenes que vamos a ver en las paredes durante esta campaña son puro photoshop. ni siquieran muestran a los ciudadanos la imagen física real del candidato/a, se quitan años ,arrugas, modelan la sonrisa, no expresan de verdad lo que una persona es ,su dignidad,su prestancia,la expresión de su verdadero carácter, todo es puro maquillaje para aparentar lo que uno no es, me recuerda lo de Dorian Gray de Oscar Wilde. ¿ a quien habrán vendido su alma estos políticos para aparecer siempre ante los ciudadanos tan radiantes en campaña electoral y llenos de promesas?. Hay quien lleva más de 25 años apareciendo en los carteles, otros son novicios en el asunto,noveles en el arte de la política que se lanzan al ruedo a veces sin capote o meros oportunistas de la coyuntura social y económica.Hay que vender lo que sea , lo que se hace bien y los errores cometidos,criticar al adversario sin ni siquiera conocerlo, algunos hasta creen que las urnas les absolverán de todos sus pecados ,que un voto tiene más fuerza que una sentencia judicial,todo vale en campaña,desde las afirmaciones más esperpénticas sobre la realidad como las mentiras más abyectas, pero eso sí, siempre en nombre del interés general.del pueblo soberano, de los vecinos y vecinas a los que tanto aprecian, y nosotros tragamos y tragamos y votamos libremente y después lógicamente sufrimos lo que hemos votado.Los demócratas siempre hemos sido grandes sufridores.

  3. enhorabuena por tus palabras, Claudio. Pienso, como Juan, que habrán personas que se «embarran» en responsabilidades sociales por altruismo, por dedicación etc…. ya que cuanto más responsabilidad tienes, tambien más problemas tienes, tambien eres el culpable de lo que no funciona como debiera. El poder de por si, da vertigo, nos dá la sensación de que podemos manejar personas a nuestro antojo, como meros peones; por todo lo cual nunca acabo de comprender la sed explicita de poder, las maximas simplistas para impactar a una supuesta masa amorfa y moldeable, y el recurso a las descalificaciones y cruce de reproches. Por no decir del culto a la personalidad enmascarado tan poco habilmente en fotos enormes, con asesores de imagen o baños de multitudes, que no suelen ser tantas….

  4. Es curioso, después de todo el día estudiando y haciendo trabajos, llega uno a casa reventado, lee el correo, mira por encima Novelda Digital mientras el estómago le pide a gritos algo de comer, pero de pronto veo tu fotografía mientras mis ojos se cierran ensueñecidos y mis dedos automáticos hacen clic sobre tu artículo, es entonces cuando me pongo a disfrutar de tus escritos, algo inmensamente extraño, pues mi cansancio es algo caprichoso y sibaritas.

    Así que mis más sincera enhorabuena una vez más, hoy tocaba cambiar lo de ¡qué bien escribes jodío! por algo más original.

    Y sinceramente, creo que no se podría matizar algo concreto de tu artículo, ya que desde el inicio hasta el fin, abarca un gran peso por sí propio, una dolorosa realidad que es el pistoletazo de salida de la carrera del mendigaje, pobrecitos de aquellos que crean que el cariño solo se renueva cada cuatro años, porque vivirán congelados el resto de sus días.

    Un abrazo

  5. Siguiendo la argumentación de: «contemplando carteles». Sí, he de reconocerlo; me ha enamorado la imagen de Mila, toda ella “hecha” juventud, hermosura y delicadeza. He de reconocerlo, su figura es casi de una pueril muchacha, me ha derrotado.
    ¡¡Soy un nuevo fan de la «Perla» lo reconozco. La pena está en que, hace unas semanas me encontré con ella en el Mercadona; y allí, su imagen y lozanía, se desvanecieron ante mí, en un plis plas.

  6. Has dado en el clavo, Claudio. Tienes una habilidad especial para percibir el sentir de la gente, en este caso, avasallados por la inmundicia del insoportable “paisaje” electoral. Y no solo lo percibes, sino que tienes el don de transformarlo en palabras.

    Mira por donde, puedo comprobar aliviada, que no soy la única a la que este espectáculo abruma y deprime.

    En el corto trayecto de mi casa al trabajo, siempre intento buscar la forma de infundir aire a mis pulmones. Al contemplar el cielo, nuestras fieles y probas golondrinas, consiguen con su incesante vuelo, atentas al piar de su numerosa prole, atiborrarme de esperanza.

    Son los pequeños detalles los que me ayudan a afrontar la jornada, cargada de incertidumbre y preocupación, una lucha sin cuartel donde ahora más que nunca, se requiere un continuo estrujo de neuronas anti crisis, todo ello sin perder la sonrisa.

    Pero ahora, mire donde mire, la de por si exigua belleza de mi entorno, decrece empapelada con las imágenes, ya no de la inoperancia pero si de la ineficacia, acompañada por el malestar reflejado en los rostros de los transeúntes, forzosamente ociosos y con demasiado tiempo para pensar, que asisten a este espectáculo “callejero”, con incredulidad y desconfianza.

    Después de todo; no conozco a nadie que haya cambiado su intención de voto, gracias a un cartel electoral.

    Gracias Claudio, por convertir en palabras nuestros pensamientos.

  7. Amigo claudio: Decirte primero que echo en falta los artículos de tu padre en ND.y felicitarte por tu articulo también redactado como siembre, en (cartas al director) también traté mi comentario sobre lo que pienso de los partidos políticos,

    Bueno Claudio, nos esperan quince días de sufrir con quince noches, para que nos cuenten quien da más si votamos por uno de ellos, trabajo, suelo industrial, empresas, bajadas sueldos alcaldes, concejales, y todos contentos hasta los tránsfugas rebosan felicidad, y el que tiene la oficina en el bar parada no te digo, tiene las paellas aseguradas cuatro años mas, y el atril con fotografía DE FONDO del SERVET en el maletero del AUDI, por si hay que sacarlo otra vez y recordar las 3600. Personas de Novelda que le van a dar trabajo si votan por ellos.

    Del portavoz Rafa y de Benigno que te voy a decir, nefasto, falta de clase, cansino, barriobajero, antipolítico, me gustaba mas cuando había uno que esta en Francia ahora era mas divertido.

    Un saludo afectuoso. José María Castelló .

  8. Pues infinitas gracias a todos. Me siento premiado y feliz por vuestras amables respuestas. Estoy hartito de decirlo, y lo repito, sin cansancio alguno: el que alguien, cualquier persona, emplee cinco minutos de su vida en leer algo mío, es ya un regalo para mí. Si además gusta, mucho mejor. Y si se critica, también me parece estupendo. Todos tenemos nuestra verdad. Ninguno más que otro. De corazón, gracias. A todos.

  9. Leer,asentir y aprender, eso es lo que me inspira tu artículo, no hacen falta comentarios, las cosas bien hechas tanto en forma como en contenido se merecen un silencio respetuoso y de reconocimiento.
    Wilfredo, aunque no escribas , se que nos lees, ya te lo dije en otra ocasión en este foro, las generaciones que nos preceden nos mejoran y mas si tienen bases sólidas en las que agarrarse y estoy seguro que tu tienes mucha culpa de eso.

  10. Ciudadano Kain (y a todos):

    Ojalá fuera como tu crees, por lo de que me pudiera dedicar profesionalmente a la escritura. Pocos placeres mayores en mi vida encontraría. Pero es muy difícil.

    La vida es la que es, y tampoco me disgusta la que conozco. Gracias, en todo caso. Se agradece en lo más hondo tus consejos. Y que sepas que eso que me apuntas lo llevo cada día en mi cabecita, de verdad. Y seguiré luchando porque así sea.

    Josema, Contemplando carteles, Bullavés, Alicia, Jose María Castello, Rafeel, Luis Mira, hjose, ciudadano Kain y Alunmo:

    GRACIAS…

  11. En el circo de la vida en general, y en el de la política en particular; no hemos de sentirnos extrañados por la actuación obligada de los trapecistas, malabaristas, contorsionistas, escapistas, acróbatas, ilusionistas, titiriteros, magos, monociclistas, forzudos, tragasables, domadores, ventrílocuos y cómo no, los payasos ¿Quién de nosotros no se ve reflejado en alguno de los personajes de un circo? ¿Quién está libre de no caer, en algún momento de su vida, en una de esas actuaciones? Pues a los políticos, más, pues ellos, siempre están en la cuerda floja, por lo menos dan la cara, aunque se la partan. Están expuestos al escarnio público, y, sacando a una minoría sinvergüenza, hay gente que se deja la salud y la familia en el empeño.
    No, la sociedad española no está siendo justa con la clase política, tal vez, porque esa misma clase, tampoco lo está siendo con el pueblo. O por lo menos, la minoría de ineptos y cara duras, están arrastrando a la inmensa mayoría que, no sabe cómo parar la sangría de descredito en la que están inmersos. Eso sí, a una parte importante de un partido importante, se las trae al pairo… Total, dicen ellos que tienen sus mayorías más que aseguradas y claro, gracias a eso, se creen con la patente de Corso. Así nos va, y nos irá.
    Perdona Claudio, se me ha ido el santo al cielo. Eres un fenómeno de la literatura, debieras plantearte muy seriamente dedicarte a ello profesionalmente, de verdad.

  12. Gracias Claudio por estos expléndidos artículos y gracias a Novelda Digital por propiciar que los podamos leer. Un saludo para todos

  13. Un despiste inusual, y que acabo de advertir ahora, me hizo omitir en mis agradecimientos a mi amigo Juan G. Olivares. Siento el despiste y espero que sepas disculpármelo. No entiendo cómo me ha pasado. Gracias, Juan. Y discúlpame por esta cabeza que tan malas pasadas me juega. Un abrazo.

  14. Tienes razon, Y yo me pregunto ¿servira para algO?¿la gente vota por el carte? y por quien es mas guapo? no vota por el programa politico?
    No se.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,611FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,910SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES