Art. de opinión de Almudena Juan Lledó (UPyD)

Huertos ecológicos

El pasado día 18, recibí un correo a cerca del final del plazo de inscripción para solicitar un huerto ecológico-familiar en Novelda. En un municipio en el que un cuarto de su población activa se encuentra en paro, y la tasa de desempleo juvenil es de un 50%. En un municipio en la que la industria fue un referente para la comarca y puntera en los sectores de mármol (Levantina, Bermarmol, Luis Sánchez…) y alimentación (Carmencita, La barraca, Sabater…) y que ahora se encuentra deslocalizada y en estado terminal, nos proponen la pujante idea de la adquisición de una pequeña parcela para que cultivemos nuestros propios productos ecológicos. Si no fuera porque el proyecto no logrará más que quedar en una anéctoda y así, permitir al ayuntamiento colocarse un tanto en la asignatura estrella del eco-progresismo de salón, parecería una bofetada a la economía del pueblo. En esta situación, en la que esta necesita ser reactivada, porque la desconfianza genera un bucle que asfixia la liquidez y estanca el mercado laboral; en un momento delicado para el pequeño comercio (que es el que genera el 70% del empleo en el país) proponen a la ciudadanía la estupenda y feliz idea de cultivar sus propios alimentos en huertos de escasos 80 metros cuadrados gestionados por funcionarios. Pero claro, todos deberíamos apoyar la iniciativa puesto que la intención de fondo, según indicaba el texto que recibí, parece ser que es la de y cito textualmente: “recuperar la cultura de la huerta de antaño” además de inculcarnos valores tan olvidados en la sociedad de hoy en día como el del trabajo solidario en común, etc., además y entre otras cosas el del poder “disfrutar del rejuvenecer y el placer de llevarte a tu casa lo que estás cultivando” porque como continua, “En momentos de crisis, tener un huerto para comer ¡Ayuda!” Bien, uno no sabe como tomarse una reflexión de este tipo, parece una mezcla entre frivolidad e incompetencia bien intencionada.

¿Sería esta la propuesta para regenerar la agricultura, de la que nos halaba Víctor Cremades concejal de hacienda, cultura y patrimonio según la entrevista de Novelda Digital (14 de octubre de 2009)? Y vuelvo a citar textualmente: “son momentos de diversificar la economía de nuestra ciudad en sus aspectos tradicionales, la industria por un lado y la agricultura por otro, por que en agricultura Novelda aún no ha dicho su última palabra…” La cuestión es ¿estaría pensando Víctor Cremades en esos momentos en la construcción de los “Huertos ecológicos”…?

4 COMENTARIOS

  1. Alguien sabe lo que cuesta la caseta portátil que sale en la foto??, pues señores, cerca de 10.000 euros o más, dinero que podía ser invertido en pagar facturas que se deben a proveedores, que junto con otros 400.000 de las asambleas podrían dejarse de tonterías y pagar a las empresas que son las que realmente necesitan el dinero para seguir adelante. Y ya no sigo.

  2. De buenas intenciones andan nuestros políticos locales hasta arriba. Todos. Y lo digo en serio. El problema es que para gestionar hace falta algo más que voluntad. Acaba cada cual haciendo lo primero que le viene a la cabeza y que no es ninguna de las cuestiones que nos pueden ayudar como sociedad o economía en su conjunto (un carril bici que no va a ninguna parte, unos ingresos que no se recaudan y da igual, un huerto ecológico, unas asambleas para discutir el destino de 400.000 euros, unos gastos de personal incontrolados casi ya el 50% del presupuesto,…) Entender que la parida hortelana es una frivolidad con la que está cayendo requiere una perspectiva que, a la vista de los hechos, no se tiene. Desgraciadamente, nos tenemos que quedar con la otra parte de la mezclaque describes, Almudena, sólo hay incompetencia bienintencionada.

  3. Pues supongo que no se refería a eso sra/ta Almudena.
    A lo mejor, si pensásemos lo mismo que ud pero con algo mas de profundidad llegaríamos a entender que en un pueblo que tiene como unos valores intrínsecos el de la agricultura desde siglos atrás , se ha dejado de preparar a jóvenes para esta actividad, y encontramos a medio pueblo sin trabajo, las tierras sin cultivar y los jóvenes sin saber que se puede comer de la tierra.
    Es un proyecto interesante, barato y que puede mover a mas de uno ahora y a muchos después, a apostar por cultivar en esas tahullitas que muchos Novelderos tenemos en vez de ir cada dos meses a quitar las malas hierbas.
    Quizás es que a ud misma le parezca una aberración el mismo hecho de pensar que hay que ensuciarse de estiércol para subsistir, pero la agricultura, abandonada en pos de una industrialización de la que vemos su máxima expresión en estas fechas, es un medio tan digno como otro, y , a mi personalmente, me parece estupendo que se creen unas aulas como los huertos ecológicos para promoverla.
    Como ve ,estamos de acuerdo en casi todo, solo falta el tema de los análisis a mas o menos profundidad.
    Sobre el comentario de que tenemos políticos con buenas intenciones, también quisiera profundizar con esta frase.
    Entre políticos capaces y corruptos y bienintencionados e incapaces me quedo con los últimos, porque ya sabe ud que hace mas quien quiere que quien puede.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí