Art. de opinión de Luis Beresaluze Galbis

Okupas en la CAM

Me consta la politización de las Cajas, cada vez más evidente y molesta. No lo soporto. Y menos, su absolutamente impúdica puesta en escena. Pronto va a tener lugar la renovación del cincuenta por ciento de los miembros del Consejo de Administración de Caja Mediterráneo. La que aún llaman CAM pese a que la A central y definitivamente definitoria, se ha caído de sus documentos y ya solo queda en el logo, que no en el logro, de los logreros.

Ya ha hecho su trabajo el Consell valenciano, por lo que hace a representantes de la Generalidad. Rodillo del PP ante la pasividad o indiferencia inexplicables, porque les gusta la caja más que a un pseudo intelectual la ceja subvencionadora, del PSPV. Ahora les toca a los ayuntamientos, lo que en la jerga cajera se llaman, “entidades locales”. Luego quedan, sindicatos, impositores, empleados y no se si me dejo alguna calderilla menor.

Lo impresentable de unos y otros no se reduce a su obsesión de accedidos apesebrados. Ataña también a los motivos por los que se unen y rechazan y excluyen entre sí, aún entre los de las propias camadas. Ahora resulta que no solo interesa a PP y PSPV dominar cuantitativamente el voto del máximo órgano. Interesa además, por parte del PP, que los que lo ocupen sean zaplanistas o campistas y, en el mejunge, algún medio pensionistas o que hace a las dos vertientes, como el llamado José Manuel Uncio, que se encuentra cómodo en las dos versiones, con tal de fundir las dos Cajas. Y no solo por corporativismo o amigueteo. Porque a los campistas, tan favorables ahora a la fusión que pretende el PP valenciano por segunda vez, porque ya lo hizo, a tambores batientes, Zaplana en su virreinato, se oponen los zaplanistas alicantinos actuales, capitaneados por Ripoll, pretendiendo defender el alicantinismo de la entidad. El tal Unció peleó lo suyo por la fusión como zaplanista de los de antes, como director de IVF, Instituto Valenciano de Finanzas. No puede estar expresado en mejor “politiqués”, como llamaba el sociólogo Amando de Miguel al argot de los políticos. Instituto, Valenciano, Finanzas!!!!Bla, bla, bla, ruido, humo, cuento y monserga, que asumía, sin tapujos, “el control sobre la gestión de las Cajas valencianas”. Antes, repito, como zaplanista de Zaplana y ahora como campista de Camsps. Lo que realmente importa es el citado control de la gestión, no la cara que ponga uno, siempre “a la page” y con oportunidad…

Y ahí tenemos al PP valenciano desembarcando, por las “entidades locales”… a Alperi por Alicante, ex alcalde, ex presidente de la Cámara de Comercio, Ex presidente de la Diputación provincial y ex empresario fracasado de varias empresillas personales que siempre gestionó mal. También a Miguel Valor, ex responsable de Cultura en la Diputación Provincial y ahora, Concejal de los mismo en el Ayuntamiento de Alicante, ripollista en la Diputación y campista en el Ayuntamiento… Gente de peso y de paso. Quemada, amortizada, demasiado vista y sin ninguna relación profesional o académica o técnica especifica, relacionadas con la gestión de una institución financiera. Otros ayuntamientos populares aportarán a Juan Espinar, Miguel Zaragoza y Antonio Lorenzo, (Tárbena, Santa Pola y Algofar).

Y por el PSOE, se repesca para el nuevo Consejo a alguien que ya está en él, empresario noveldero, cunero por Orxeta??? Además de al zapatero calzadista zapaterista Vicente Bernad de Elche ( PUMA), Miguel Ángel Mateo por Los Montesinos y Natalia Caballé por Beniaireg.

No puede estar mas claro. Primero, ocupar la CAM. Luego, tratar de unirla a Bancaja, unos o de oponerse a ello, otros. Uncio sacó adelante una ley de las cajas valencianas que, sobre intensificar el famoso control de la gestion…,” aumentaba el poder de los partidos políticos en los nombramientos de los órganos de gobierno”. Y ¿Qué pinta la propia CAM esperando como un cordero a que se repartan sus despojos? ¿Y los criterios racionales para el nombramientos de los cargos, que deberían ser técnicos, experimentales, efectivamente económicos, desde sus correspondientes currícula y masters, obra publicada, docencia ejercida, etc. etc.?

¿Otra vez Alperi en Alicante? Dormitaba tranquilo en el cementerio de elefantes de las Cortes valencianas y ya lo tenemos otra vez aquí. Ya esta bien, señores. Este caballero ya lo ha sido todo. Que dejen acercarse a los cargos a gente nueva y con ganas. Y no digamos Valor, rebotado de tantas instituciones y ahora dispuesto a un nuevo reciclado. Todo resulta deprimente y decepcionante. La fusión deberían decidirla las partes más eficazmente gestionadoras de las dos Cajas en cuestión. Quienes haya en ellas con titulación y responsabilidad suficiente para estudiar la posible conveniencia o inconvenientes de la acumulación de intereses pretendida. No los políticos. Nunca los políticos. Mala gente, generalmente impreparada, con intereses inconfesables y absolutamente ajena a lo que quieren apropiarse. Los políticos jamás. Menos que nadie. Todo lo pudren y corrompen. Son sospechosos por definición. Solo piensan en lo suyo y debemos alejarlos de lo nuestro, Por sentido de legítima defensa, por salud moral y hasta por elegancia espiritual. Un político en la Caja, cerca de la caja (nótese el uso de mayúscula y minúscula, intencionado), es como una puta en el Vaticano, o la famosa zorra en el gallinero. Que le paguen por no hacer nada, donde sea, donde lo hayan puesto, y deje de molestar. No nos olvidemos de la CCLM (Caja de Castilla la Mancha). Generó un agujero de 9.000 millones de euros. No sobra cero alguno, asombrado lector…Palabra. Y ninguno de sus gestores políticos o políticos gestores está en la cárcel. Porque además de obvios, gandules y corruptos, son impunes…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí