La procesión de las «40 horas» fue presidida por el obispo José Ignacio Munilla

Este año la Santa Misa fue oficiada por el recién nombrado obispo de Orihuela-Alicante monseñor José Ignacio Munilla, acompañado del párroco Francisco Rayos, el vicario Pedro Ildefonso, los sacerdotes Damián Abad y Fernando Elías Perez-Esteban y varios monaguillos.

El alcalde de Novelda, Fran Martínez, asistió a la Santa Misa acompañado de otros concejales del equipo de Gobierno y la oposición.

La misa de las 19.30 horas del pasado martes 1 de marzo, en la iglesia de San Pedro de Novelda, estuvo abarrotada por los fieles que, un año más, acompañaron al Santísimo por las calles noveldenses en la tradicional procesión de las «40 horas» que se celebra únicamente en nuestra población.

Las cuarenta horas es una festividad que se celebra en la iglesia, estando expuesto el Santísimo Sacramento, en conmemoración de las horas que Cristo estuvo en el sepulcro.

En el Jubileo de Cuarenta Horas, se expone solemnemente al Santísimo Sacramento, para que los fieles, en el curso de tres días, puedan adorar al Señor Sacramentado, con la oración y la penitencia.

A finales del siglo XIX, el noveldense Cayetano Navarro Segura (canónigo en Granada) participó en un viaje a Roma con su amigo y conocido Padre Manjón, que a su vez era párroco de la Iglesia del Barrio de Sacromonte. Ambos fueron a visitar al Santo Padre en Roma.

Allí solicitaron una bula para Novelda y Granada, que consistía en un triduo de reparación, que aún se celebra, para «perdonar» las injusticias y los excesos que ya se cometían desde la Edad Media en los tres días del Carnaval (fiesta pagana). Sin embargo, también se cree que se solicitó para pedir ayuda al Santísimo, ya que la ciudad de Novelda se encontraba inmersa en una pandemia. Debido a que no existe documentación de la época, el motivo exacto no se conoce, pero Novelda sigue manteniendo a día de hoy esta «Bula Papal».

A la misma vez que el triduo, el Papa concedió de forma extraordinaria realizar al final del mismo martes de Carnaval, una procesión con el Santísimo Sacramento en el Carro Triunfante por las calles de Novelda. El recorrido seguiría el mismo itinerario y procesión que la del Corpus en aquella época.

Con el tiempo, y tras los tres años de tregua (Guerra Civil), se acortó el trayecto de esta procesión y ahora sale el Santísimo en manos del cura párroco y bajo Palio. Este año portado en manos del obispo José Ignacio Munilla.

Y todo esto, bajo una condición, que el año que no se realice el triduo de reparación, la procesión quedaría totalmente anulada en su privilegio papal.

Este privilegio papal lo perdió Granada, de tal modo que, hoy por hoy, Novelda es la única población de España que realiza esta procesión. Por este motivo, muchos fieles salieron ayer en procesión con el Santísimo para seguir con esta cita religiosa.

En la parroquia de San Pedro, hasta los años 90, la exposición del Santísimo estaba acompañada durante la jornada, por las visitas de los escolares, las marías sagrarios, el apostolado de la oración …, en la adoración, se cantaba y rezaba el rosario. En el Altar Mayor, existían cuatro reclinatorios donde se oraba a turnos. En estos días, había un volteo general con repique de campanas.

Después de la exposición se finaliza con el rezo de una oración litúrgica del trisagio a la Santísima Trinidad. «Gloria al Padre, Gloria al Hijo, Gloria al Espíritu Santo. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, líbranos de todo mal». Acabado el trisagio, se celebra la Eucaristía. Las cuarenta horas tienen un componente de oración por la paz y se recuerda a Jesús en su pasión y muerte.

La procesión se realiza por las siguientes calles: salida de la Parroquia de San Pedro, recorrido por la Plaça Vella, Francisco Santo, San Isidro, Gran Capitán, Méndez Núñez y Mayor y ha sido presidida por el obispo Juan Ignacio Munilla.

En la plaza de San Vicente, frente a la Casa Mira, encontraremos una pausa (se prepara una mesa para el descanso de la custodia). Se inciensa al Santísimo y se canta el Pange Lingua. En la calle Mayor, a la altura de la Casa Museo Modernista, en vida de la propietaria Antonia Navarro, y durante la estancia de la Comunidad Religiosa San José de Cluny, también se preparaba otra mesa para hacer una pausa, que actualmente se ha perdido. El motivo era el descanso del sacerdote, ya que las antiguas custodias eran muy pesadas.

Tras la procesión le entregaron al obispo una torta de manteca, típico manjar para el martes de carnaval, así como un libro de la parroquia de San Pedro.

VÍDEO

Celebración de la procesión de las 40 horas de años anteriores:

2021

2020

2019

2018

2017

2016

2015

2014

2013

2012

2011

2010

2009

2008

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,756SeguidoresSeguir
3,710SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES